Público
Público

Los lunes oficiales del ministro Zoido en Sevilla

Desde que llegó al cargo, en noviembre de 2016, el ministro de Interior programa actos en su ciudad de origen casi todos los lunes, algunos tan extraños como visitar una fábrica de polvorones o una charla en un colegio católico. El caos del atascazo en la autopista AP-6 le pilló este sábado viendo el derbi Sevilla-Betis

Publicidad
Media: 3.29
Votos: 17

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, visita una fábrica de mantecados del municipio sevillano de Estepa. MANTECADOS ESTEPA

El pasado 4 de diciembre, el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, responsable de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, se colocó sobre el traje una bata blanca y una gorra para visitar una conocida fábrica de polvorones en Estepa (Sevilla). La máxima autoridad sobre la Policía y la Guardia Civil rodeado de mantecados. A muchos les sorprendió la foto oficial que difundió su propio gabinete, más propia de un alcalde o incluso de la presidenta de la Junta. Resultó que el 4 de diciembre era lunes y es habitual que la agenda del ministro de Interior reserve el lunes (y a veces el viernes) para algún acto oficial en Sevilla, su ciudad natal, donde fue alcalde, donde aún vive su familia.

No es que estuviera allí sólo para visitar la fábrica de polvorones. Por la mañana también había presidido los XIII Premios Plaza de España a los Valores Constitucionales, que concede la Delegación del Gobierno en Andalucía, y que este año entregó Zoido al exvicepresidente Alfonso Guerra, al recién fallecido Manuel Olivencia y al cantante Raphael, entre otros.

La agenda oficial de Zoido tiene muchas X en Sevilla y alrededores andaluces, casi siempre en lunes, lo cual le permite prolongar el fin de semana, desde los viernes a mediodía, cuando coge el primer AVE tras la reunión del Consejo de Ministros, hasta el martes. Se puede hacer un seguimiento del ministro de Interior a través de la agenda que Moncloa publica cada semana, a veces con espacios en blanco que luego rellena su propio gabinete en convocatorias de prensa. Así vemos que desde que tomó posesión del cargo, el 4 de noviembre de 2016, Zoido ha tenido más actos oficiales en Sevilla en lunes que en cualquier otra parte de España.

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, da una charla sobre la Constitución a los alumnos del colegio Salesianos de Triana. SALESIANOS DE TRIANA

El problema es que para justificar su presencia en la capital andaluza, en ocasiones el ministro de Interior ha confirmado su presencia en eventos que chirrían con la naturaleza de su cargo: la visita a la fábrica de polvorones en un pueblo sevillano; la inauguración de una campaña navideña de “compras seguras” junto a los comerciantes de Córdoba; una visita al Museo de Bellas Artes de Sevilla por el 400 aniversario de Murillo; una charla a los alumnos del colegio de los Salesianos de Triana; la visita a la caseta de la Guardia Civil en la Feria de Abril; impartir una charla sobre Derecho Civil en la Universidad de Sevilla; conmemorar los 30 años de una empresa del municipio sevillano de Utrera; asistir a la toma de posesión de un comisario en Jeréz de la Frontera (Cádiz); visita a los padres de Marta del Castillo… Casi siempre en lunes.

A veces las visitas de Zoido arrastran consigo hasta Sevilla reuniones de máximo nivel del Ministerio de Interior, como la cumbre del G6 junto a sus homólogos de Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y Polonia, que tuvo lugar un lunes (16 de octubre) en la última planta de un rascacielos de Sevilla; o la anterior cumbre sobre terrorismo, que también hizo venir a la capital andaluza a los ministros de Interior de Francia, Marruecos y Portugal. También un lunes (2 de julio).

Otras veces ha elegido Sevilla o alrededores para hacer anuncios de calado nacional, como la presentación de las nuevas infraestructuras para los futuros CIE (Centros de Internamiento de Extranjeros), que hizo un lunes en Algeciras (27 de noviembre). Cuando la Guardia Civil hizo una de las mayores incautaciones de heroína en España, en el Puerto de Algeciras, el ministro de Interior decidió informar directamente desde allí.

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, difunde en su cuenta oficial de Twitter la imagen de su vuelo oficial a Sevilla, para asistir al día de la Policía.

El pasado 2 de octubre, un día después de que las televisiones de medio mundo emitieran las cargas policiales contra algunos de los catalanes que fueron a votar en el referéndum ilegal por la independencia, Zoido viajó en avión oficial a Sevilla para condecorar a varios agentes por el Día de la Policía, entre ellos los que fueron sus escoltas mientras fue alcalde. Aquel día chirrió más de la cuenta.

El siguiente fue la asistencia del ministro al al palco del Estadio Sánchez Pizjuán para ver el derbi Sevilla-Betis, el sábado, mientras 4.000 conductores quedaban atrapados por la nieve en la AP-6. El caos en la carretera implicaba directamente a su Ministerio, responsable de la Dirección General de Tráfico, que dirige su amigo y compañero en el Ayuntamiento de Sevilla, Gregorio Serrano.

Sobre Serrano han caído las críticas más duras y todo el peso de la oposición, que reclama su dimisión por cómo ha gestionado la crisis en la autopista. El Director General de Tráfico se encontraba en Sevilla durante el caos en las carreteras, estaba en casa, con su familia, “pasando los Reyes”, y gestionando la crisis por teléfono, en contacto con su equipo que estaba reunido en Madrid.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, acompañado por el delegado del gobierno, Antonio Sanz, en el palco presidencial del estadio Sánchez Pizjuan durante el partido entre el Sevilla y el Betis. EFE/Jose Manuel Vidal.

Su jefe estaba viendo el fútbol y él estaba con su familia, “pero trabajando”. Serrano ha respondido a las críticas con ironía y cierta rabia contenida, algo que ya hacía cuando era concejal de Fiestas Mayores en el Consistorio sevillano, y los ataques de la oposición lograban enfurecerle. “A Gregorio se le nota todo en la cara, se aguanta la respiración y se pone rojo”, recuerda un compañero de partido, aún en el Ayuntamiento.

Como Director General de Tráfico, su primera reacción ante la crisis más grave a la que se ha enfrentado desde que está en el cargo ha sido culpar a los conductores (hasta 14 horas atrapados en sus vehículos) por no haber previsto la gran nevada que estaba anunciada y por no haber evitado ciertas carreteras. A partir de ahí ha recibido un sinfín de críticas de todos los frentes, incluido de su propio partido y de su propio Gobierno. Al ver tambalear su posición, Serrano decidió disculparse personalmente este martes a través de su cuenta de Twitter, pero volvió a usar la ironía, provocando un nuevo cabreo entre los suyos: “Pido disculpas a todos los que estén molestos porque la tarde de la tremenda nevada sobre la AP-6 estaba con mi familia en Sevilla pasando el día de Reyes, una maravillosa ciudad donde funcionan las líneas telefónicas e internet”.

Serrano se ha parapetado en Sevilla, “una ciudad maravillosa”, para esquivar las críticas que en realidad cuestionan cómo ha gestionado la crisis de la tormenta, y no desde dónde lo hizo. Sin embargo el director de la DGT ha puesto el foco en la ciudad a la que pertenece él y su jefe, el ministro de Interior, desnudando así el hábito natural de Zoido para programar su agenda para despertarse cada lunes en Sevilla, con su familia.