Publicado: 02.09.2015 13:46 |Actualizado: 02.09.2015 14:13

Madrid y Barcelona toman la iniciativa para acoger a refugiados

Carmena destinará una partida en los presupuestos del Ayuntamiento y Colau pone en marcha una red de ciudades de acogida. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Ada Colau y Manuela Carmena. EFE

Ada Colau y Manuela Carmena. EFE

Ante las reticencias del Gobierno de Mariano Rajoy, las ciudades de Barcelona y Madrid han tomado la iniciativa para liderar la acogida de refugiados en España.

La alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, ha anunciado que el Ayuntamiento destinará una partida en los presupuestos de 2016 para "viviendas y acogimientos puros habitacionales" para refugiados, mientras que la regidora de Barcelona, Ada Colau, presentó ayer su propuesta para una red de Ciudades de Acogida con la que otras ciudades como Madrid, Valencia, Sabadell o Sant Feliu de Llobregat se han mostrado dispuestas a colaborar. También el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha afirmado que la capital navarra se sumará a la red.

"Me parece importantísimo que demos pasos adelante... cómo vamos a negarnos a acoger a los refugiados", ha exclamado Carmena en declaraciones a Onda Cero, quien además ha dicho que quieren tener "preparados todos los servicios para extenderlos y tenerlos actualizados", en temas como el idioma.

Preguntada por si ellos van a sugerir la cuota de refugiados que pueden llegar a la capital, Carmena ha dicho que en eso tienen que ser "muy precisos" y que están dispuestos "a hacer lo necesario para acoger a quien más lo necesita" pero también están "deseando que sea el propio gobierno" quien les diga "las personas que previsiblemente van a llegar a Madrid".



Barcelona, que por ahora está estudiando si destinará viviendas a los refugiados, ha reforzado con 200.000 euros el Servicio de Atención a Inmigrantes, Emigrantes y Refugiados (Saier) para tratar de paliar la situación de "colapso" en unos servicios que el año pasado atendieron 728 peticiones de asilo, según el consistorio.

La iniciativa principal, no obstante, consiste en un registro de familias que se ofrezcan a acoger a refugiados y a prestarles otras ayudas, que incluye vivienda, asesoramiento legal, trabajo social, atención psicológica o servicios de traducción e intérpretes. La propuesta nació tras la reunión mantenida el martes con entidades especializadas en acogida y asilo, que mostraron sus dificultades para alojar a más personas.

Colau ha pedido al Gobierno de Mariano Rajoy que "esté a la altura de las circunstancias" y denunció que el Estado tiene fondos económicos destinados a esa finalidad que "no se están utilizando".

Aunque el presidente del Gobierno aceptó el martes antes Merkel estar dispuesto a acoger más refugiados en España (de momento sólo se ha comprometido con 2.739 de los cerca de 5.000 que le pide Bruselas) ha exigido cambios en los criterios de reparto entre los Estados miembros, así como que Grecia e Italia construyan centros de acogida. La disposición de España a colaborar con la mayor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial ha sido hasta ahora muy limitada: la propia vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó en una entrevista ayer que el país esta "muy saturado" por la inmigración irregular.