Publicado: 25.09.2015 23:10 |Actualizado: 26.09.2015 17:26

Mas: "Las urnas del domingo nos llevan a la prosperidad económica"

JxSí clausura la campaña electoral con un acto multitudinario en las Fuentes de Montjuïc que ha reunido a 70.000 personas, según los organizadores, y en el que el líder de ERC, Oriol Junqueras, se ha emocionado.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Artur Mas, con Raül Romeva y Oriol Junqueras, durante el mitin de Junts pel Sí./ EFE

Artur Mas, con Raül Romeva y Oriol Junqueras, durante el mitin de Junts pel Sí./ EFE

BARCELONA.- Una avenida Maria Cristina a rebosar, con la Fuente de Montjuïc como inmejorable telón de fondo, ha albergado esta noche el fin de fiesta de Junts Pel Sí. Una clausura que ha contado con todos los ingredientes posibles: música, épica, memoria histórica, lágrimas y hasta una pizca de humor.

La fiesta arrancaba a las 19.30 con actuaciones de rumba catalana, una de las constantes en los mítines de la candidatura independentista. Los rasgueos de guitarra han acompañado las primeras palmas de las decenas de miles de asistentes que han llenado la popular vía barcelonesa. A las 20.00 horas, la marea humana se desplegaba hasta la Plaça España, ante la desconcertante mirada de los muchos congresistas que habitualmente peinan esta zona.



A continuación, se ha proyectado a través de las pantallas gigantes el vídeo del lío de Mariano Rajoy en Onda Cero. Al presidente del Gobierno español se le ha presentado ante un atónito público con mucha ironía como "uno de los candidatos que han contribuido a hacer campaña por JxSí" y las imágenes han provocado aplausos y abucheos por igual. La emisión, para más inri, ha ido acompañada de la frase: "Ha mentido sobre tu nacionalidad. Las otras amenazas también son falsas".

Los números 1 de JxSí en las provincias catalanas de Lleida, Tarragona y Girona han sido los primeros candidatos en subir al escenario principal. Josep Maria Forné, candidato en la provincia leridana, ha recordado que el 27-S se ganará "la libertad, la prosperidad y la dignidad" del pueblo catalán. Por su parte, el representante tarraconense, Germà Bel, ha recordado que "muchas veces" no han "sabido donde ir" pero que actualmente esto ha cambiado: "Hoy queremos hacer un estado de abajo a arriba". Bel también ha pedido que la gente sea "crítica" después de las elecciones, un guante que ha recogido el candidato por Girona, Lluís Llach, que antes de que pudiera articular palabra, ha visto como el público se ha arrancado cantando su éxito La Estaca, a lo que el cantautor ha respondido con un "¡Nunca más súbditos!". Llach también ha catalogado el proceso independentista como "la insurrección pacífica y democrática más importante de Europa" y ha concluido: "Sólo a los catalanes corresponde decir qué somos, cómo somos y quiénes queremos ser".

La siguiente sorpresa de la noche ha corrido a cargo del productor televisivo Josep Maria Mainat, que en calidad de candidato de JxSí, ha subido al escenario para pedir el voto a los "más débiles" que, según él, "han querido asustar con mentiras y amenazas". A continuación han subido al escenario los dos integrantes del mítico grupo musical La Trinca, del que Mainat formó parte en su juventud. Guitarra en mano, los tres han versionado un clásico del refranero popular catalán, Volem pa amb oli (Queremos pan con aceite), pero cambiando el tradicional plato por la palabra "libertad".

De Pau Casals a Muriel Casals

La cantante Monica Green ha recogido el testigo de los tres músicos para reproducir el discurso del músico Pau Casals en la ONU, donde explicaba que "Catalunya había sido la nación más grande del mundo", en lo que ha sido otro de los momentos emotivos de la velada. Y ahora sí, han aparecido tres de los principales candidatos de JxSí por Barcelona: Eduardo Reyes (6), Forcadell (2) y Muriel Casals (3).

Para la expresidenta de Òmnium, la Catalunya independiente debe aspirar a ser "un modelo democrático y respetuoso con todo tipo de opiniones y expresiones lingüísticas y culturales". Para que esto sea posible, ha añadido, "se necesitan buenos responsables y buenos gobernantes". Casals ha insistido en el papel de la ciudadanía más allá del 27-S. "Vigilaremos estricamente a los gobernantes que salgan de las urnas el lunes. No permitiremos ninguna irresponsabilidad porque somos garante de la calidad democrática de nuestro país".

M. Casals: "No permitiremos ninguna irresponsabilidad porque somos garante de la calidad democrática de nuestro país"

Más breve e intenso que de costumbre se ha presentado Reyes. El líder de Súmate se ha comprometido a que en el futuro país "los abuelos nunca tengan la incertidumbre de cobrar o no las pensiones y los estudiantes tengan todos las mismas oportunidades". "Que nuestros nietos digan con la cabeza bien alta: 'este país lo construyeron nuestros padres y abuelos para darnos una vida más digna'", ha lanzado como último deseo antes de pasar el turno a Carme Forcadell.

"La mayoría hemos soñado este día. O escribimos las páginas más gloriosas de la historia de Catalunya o continuamos en las de España", ha lanzado la expresidente de la Assemblea Nacional Catalana en el arranque de su intervención, que ha completado mencionando a Francesc Macià: "Él nos dijo que fuéramos dignos para Catalunya", ha lanzado, "por eso la historia no nos perdonaría que no lo diésemos todo por aquellos que sí lo hicieron".

Uno de los momentos más emotivos del último acto electoral de JxSí ha llegado con la irrupción al escenario central de varios artistas catalanes, que han cantado la canción oficial de la coalición junto a Lluis Llach, Monica Green y Josep Maria Mainat. Con la interpretación en directo del Més lluny, la avenida Maria Cristina se ha quedado a oscuras y cada asistente ha levantado una pequeña linterna que los organizadores habían repartido en el acceso al recinto exterior. Tras la canción, el dirigente de Súmate Gabriel Rufián y el actor Joel Joan han puesto de manifiesto por qué son dos de los independentistas con más tirón popular. Rufián ha dedicado un poema a sus padres y se ha despedido con un "¡Visca Catalunya lliure i justa!". El polémico Joan, por su parte, ha optado por una intervención más canalla y ha enumerado a todos los que tendrán cabida en el futuro estado que anhela: "Los que cargan a la derecha, a la izquierda, al centro y los que no cargan. Los hippies, hipsters, gais, laicos, religiosos, blancos, morenos y rojos gamba, todo estáis invitados".

Junqueras, emocionado; Mas, nuevamente épico

Una hora y media después de que arrancara el acto, ha llegado el turno que todos los asistentes estaban esperando. Oriol Junqueras, líder de ERC; Artur Mas, presidente de la Generalitat, y Raül Romeva, nº1 de JxSí, han intervenido por este orden para cerrar un acto que los asistentes han ido salpicando con gritos de "¡Independència!" y "¡República!".

"Durante mucho tiempo me he dedicado a explicar historia", ha arrancado el profesor de universidad y nº5 de la candidatura, "y resulta que ahora estamos haciendo historia, la más bonita de un pueblo, la de la libertad". El líder republicano ha advertido antes de lanzarse a contar una anécdota de su abuelo que probablemente se le cortaría la voz y, efectivamente, no ha evitado dejar una de las imágenes de la jornada, con los ojos vidriosos, explicando al público que cuando él era pequeño, su abuelo, que votó en contra de la Constitución de 1978 "porque la encontraba insatisfactoria", le dijo en un paseo por Montjuïc que "Catalunya, un día, fue admirada por el mundo pero que sería muy difícil volver a verla". "Yo, con la ingenuidad e inconsciencia de un niño le prometí que lo lograríamos. Y este día ha llegado", concluía la anécdota.

Mas: "Una nación sin conciencia no tiene alma, y sin alma, una nación no tiene futuro"

En un terreno más político, Junqueras ha prometido, con el favor de unas masas absolutamente entregadas, que no van "a rendirnos" y ha pedido a la gente "una conjura" para que "nunca más" se conforme "con frases como 'Vale más pájaro en mano, que ciento volando'". En lo que ha parecido a todas luces un dardo envenenado a la voluntad histórica de CiU de pactar o a las dudas que a muchos les genera la posición de Artur Mas en todo este proceso, ha insistido: "Nuestro objetivo y nuestro compromiso no se satisface ni con uno ni con cien pájaros. Queremos volar con libertado con otros pájaros, no nos conformaremos con menos".

Junqueras ha terminado pidiendo "corresponsabilidad e implicación" a todas las instituciones y ámbitos sociales para llevar este proceso al éxito. "En esta candidatura hay gente preparada y que pone toda su ilusión y esperanza. Nuestro gran valor es la confianza", ha terminado.

Artur Mas, de nuevo enfundado en el traje de la épica y con una voz que ya no está para más mítines, ha iniciado su discurso saludando a la gente como "compatriotas". Seguidamente ha querido poner en valor todo el proceso vivido desde que juró el cargo de presidente de la Generalitat. "A veces he estado solo en la toma de algunas decisiones y me he preguntado el sentido último de lo que estamos haciendo", ha empezado. "Pues bien: hoy sé que todo lo que hemos hecho tiene un gran sentido". En un discurso que ha sonado a 'créanme, voy en serio', Mas ha completado la reflexión personal: "He entendido que ni los insultos, ni los ataques, ni los menosprecios, ni las querellas ni las amenazas eran importantes".

Según Mas, Catalunya ha hecho dos cosas extraordinarias en todo este tiempo que dura el proceso: "Demostrar una inmensa capacidad de movilización y dar el mejor ejemplo del mundo" y "poner de acuerdo a partidos y gente tan distinta de una forma tan generosa" en lo que ha considerado una "visión, sentido y sentimiento de país" y "una lección para el resto de estados del mundo".

Romeva: "La gente ha salido de su espacio de confort para sumar. Por eso la del domingo será la victoria de todos"

En su llamamiento al voto ha enumerado las razones por las que el nuevo estado catalán deberían traer una vida mejor a los catalanes: "Estas urnas nos llevan a la prosperidad económica, a la justicia social, a la igualdad de oportunidades, nos llevan a la esperanza y a la libertad", ha recalcado con énfasis. En su última intervención, ha repetido en dos ocasiones una frase que ha sido ampliamente jaleada: "Una nación sin conciencia no tiene alma, y sin alma, una nación no tiene futuro".

Con menos ímpetu de lo habitual, haciendo evidente el desgaste de la campaña, Raül Romeva ha concluido el acto con un mitin algo descafeinado, si bien ha aprovechado para recordar que esta campaña marcará "una transición en el curso de la historia". Para el ex eurodiputado por ICV, Catalunya lleva "mucho tiempo avisando", pero "al otro lado no ha habido ninguna propuesta, ninguna oferta y ningún respeto. Se han cargado el estado de derecho".

Otro recado al gobierno central, en esta ocasión por los problemas burocráticos que muchos catalanes residentes en el extranjero han tenido a la hora de ejercer su derecho a voto: "Mucha gente no podrá votar porque también han fallado también en esto". Pero el mensaje principal que ha querido lanzar Romeva para dar por terminada la fiesta de JxSí ha tenido que ver con la unidad de una coalición que ha logrado poner de acuerdo a Convergència con ERC: "La gente ha salido de su espacio de confort para sumar. Por eso la del domingo será la victoria de todos".

Los organizadores cifraban al término del acto en 70.000 personas las que se han congregado en el final de campaña de JxSí, un hito que han querido remarcar como el acto político "más masivo de los últimos años en Europa".