Publicado: 31.05.2015 18:28 |Actualizado: 31.05.2015 19:15

Mas y Urkullu creen que es un "error" sancionar a los clubs por la pitada 

Pedro Sánchez ha llamado a Felipe VI por teléfono para darle su apoyo, el Gobierno ha condenado el acto y otros como Ada Colau creen que hay que "estar con el derecho a la libertad"

Publicidad
Media: 3
Votos: 6
Comentarios:
El Rey junto a Villar y Artur Mas en el palco del Camp Nou / REUTERS.

El Rey junto a Villar y Artur Mas en el palco del Camp Nou / REUTERS.

MADRID.- Una sonora y controvertida pitada se escuchó este sábado durante la interpretación del himno español. Era la celebración de la final de la Copa del Rey, que jugaron el Athletic Club y el FC Barcelona en el Camp Nou. Los políticos, la afición y Felipe VI se reunieron allí para disfrutar del partido de fútbol, aunque todos ellos dejaron claras sus posturas respeto a temas tan controvertidos como la independencia. Cuando el himno empezó a sonar, parte de los aficionados abuchearon la música y provocaron una de las pitadas más monumentales de los últimos tiempos, el presidente de la Generalitat sonrió y el Rey levantó la cabeza con orgullo.



El Gobierno, aún con el partido en juego, emitió una nota en la que explicaba cómo esa pitada era una "muestra o manifestación de intolerancia reprochable", sobre todo cuando se trata de un "espectáculo deportivo, que todos los españoles tienen derecho a disfrutar, sin la protesta y la perturbación que algunos quieran imponer".

Por ello, convocó para el próximo lunes la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, con el objetivo de "proceder a denunciar las actuaciones inconvenientes y, en su caso, proponer las sanciones que fueran procedentes, en aplicación de la vigente legislación, cuyos principios deben ser preservados".

El PP tampoco tardó en reaccionar por medio de su vicesecretario de Organización y electoral del Partido Popular, Carlos Floriano, que dijo que su partido "muestra su más rotunda condena por la pitada al himno nacional que ha tenido lugar durante la final de la Copa del Rey".

 

"Es una lamentable e intolerable ofensa el abucheo a los símbolos nacionales en presencia de su majestad el rey"añadía Floriano. Por su parte, la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, consideró que la pitada fue una "inaceptable falta de respeto a los símbolos e instituciones constitucionales".

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, pidió al Gobierno que intente "repensar" la posibilidad de sanciones por la pitada durante el himno español en la final de la Copa del Rey porque, a su juicio, ello "sólo logrará un efecto bumerán", además de "hacer el ridículo".

Mas dijo que el incidente "debe situarse en un contexto normal en este tipo de acontecimientos" y comentó que "puede gustar más o menos que se pite un himno o a una figura", pero que ante todo "se debe mantener el equilibrio y las buenas formas". 

El Gobierno vasco e Iñigo Urkullu han considerado que está "fuera de lugar" y es "un error" pretender sancionar a Athletic y FC Barcelona por "una decisión de sus aficiones", en referencia a la pitada al himno español en la final de la Copa del Rey. Asimismo, ha defendido que se está ante una "cuestión socio-política que merece otras reflexiones y concienciación en los ámbitos político-institucionales y sociales".

Sin embargo, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha sido el único que ha llamado al rey Felipe VI para transmitirle "todo su apoyo y el del partido" por la pitada al himno. Sánchez ha expresado al Rey "el respeto del PSOE por los símbolos del Estado" y "la importancia de mantener el prestigio de las instituciones y los símbolos". El líder de los socialistas manchegos, Emiliano García-Page, dijo este domingo que sentía "tristeza después de ver gestos como los de este sábado y ver cómo algunos reniegan de su pasado".

Podemos: el secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, dijo que "entiende" que haya gente "que pueda sentirse ofendida cuando se pita un himno" pero que, en su opinión, la libertad de expresión debe estar por encima de todo y la solución no es "prohibir" nada, sino encontrar "símbolos" que "unan".

Ada Colau, la líder de Barcelona en Comú y candidata a ser elegida alcaldesa de Barcelona Ada Colau dijo que "mientras se haga de forma pacífica hay que estar con el derecho a la libertad de expresión y lo que debería preocupar a los responsables políticos es por qué se producen esas protestas".

Josep Maria Bartomeu, presidente del FC Barcelona, y el propio club consideran que "cada uno ha expresado su sentir" y que se quedaba con la imagen de civismo de las dos aficiones tanto en las calles de Barcelona como en el campo. 

Por otro lado, Vicente del Bosque aseguró que "no pitar el himno es el deseo de todos en cualquier actividad deportiva. Hay que respetarlo porque es la seña de identidad de un país, y en otros países nadie ataca ni pisotea la bandera, ni se pita el himno".

Aunque los que más lejos han llevado la crítica a esa pitada han sido Manos Limpias, presentando una denuncia ante la Fiscalía. Ángel María Villar, por "ser cooperador necesario", y el Gobierno de la Generalitat de Cataluña, "por omisión imprudente al no evitar los hechos delictivos", están metidos dentro de esta denuncia.