Publicado: 04.10.2016 17:32 |Actualizado: 04.10.2016 17:48

La mayoría de voces en el Grupo Socialista se inclina por dejar gobernar a Rajoy

Los 'sanchistas' optaron por no intervenir y sólo Margarita Robles, que no es afiliada, defendió el 'no' al PP

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 10
Comentarios:
El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, se ha reunido en el Congreso con el grupo parlamentario socialista para explicar sus planes. EFE/Paco Campos

El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, se ha reunido en el Congreso con el grupo parlamentario socialista para explicar sus planes. EFE/Paco Campos

MADRID.- El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, pidió desde el primer momento que al Grupo Socialista y a la representación institucional del partido en general, no se traslade la división del partido y que se mantenga la unidad, lo que aparentemente se logró este lunes en la reunión interna.

La mayoría de las intervenciones fueron de veteranos socialistas como José Antonio Trevín o Cipiría Ciscar, y todas dirigidas a lo que ahora se llama “la abstención técnica”, es decir, facilitar en una segunda investidura el Gobierno de Marino Rajoy. Los sanchistas, afines al anterior secretario general, optaron por no intervenir.



Trevín, ex presidente del Principado de Asturias, pidió lealtad y poner por delante el interés de España; y el que fuera ex secretario de Organización del PSOE, Cipriá Ciscar, apostó por “no bloquear, y que sepamos hacer oposición después” porque, en su opinión, “eso es lo que nos piden todos los españoles”.

La ex portavoz socialista Soraya Rodríguez siguió en la misma línea apostando porque la decisión final la tome el Comité Federal y, posteriormente, “todos seamos responsables y lo expliquemos en las agrupaciones”, dijo.

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, conversa con el portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, en los pasillos de la Cámara donde ha mantenido una reunión con el grupo parlamentario socialista para explicar sus planes. EFE/Paco Campos

Con parecido discurso estuvo Juan Luis Gordo, defendiendo, “unión, calma y no a terceras elecciones”. Y también el diputado vasco, Odon Elorza, indicó que hay que acabar con un año de guerra interna y que entiende “la abstención técnica”.

Y ningún diputado de los que apoyaban el “no es no” tomó la palabra, salvo la ex magistrada Margarita Robles que no pertenece al PSOE pero indicó que la reunión del Grupo Socialista es el único órgano donde puede expresar su opinión.

Robles defendió que no se puede pasar en dos días de un “no” rotundo a la abstención, y le salió su carrera jurídica: “¡Eso hay que motivarlo!”, dijo. Y añadió que, en su opinión, “para España no es bueno un Gobierno de Mariano Rajoy”.

Los sanchistas optaron por guardar silencio en los que les pareció una reunión ya preparada para oír las voces que se querían oír: “Ahí no vamos a entrar”, dijo un dirigente de este sector.

El presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, responde a las preguntas de los periodistas en los pasillos del Congreso tras la reunión Grupo Parlamentario Socialista celebrada en la sala Constitucional del Congreso de los Diputados.EFE/Paco Camp

El presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, responde a las preguntas de los periodistas en los pasillos del Congreso tras la reunión Grupo Parlamentario Socialista celebrada en la sala Constitucional del Congreso de los Diputados.EFE/Paco Campos

Luego se llegó a la discusión de dónde se sientan los dimitidos de la Ejecutiva Federal, y hubo mucha confusión. Primero Sánchez en la quinta fila por encima de Eduardo Madina, luego en el mismo sitio que ocupaba su gran rival, y finalmente parece que se acercará más a las filas donde estará la nueva dirección del partido. Al ex secretario de Organización del PSOE, Cesar Luena, y a la ex dirigente de la Ejecutiva, Susana Sumelzo, los han mandado a la sexta fila.

La reunión fue menos traumática de lo que se preveía, aunque Javier Fernández es consciente de que todavía no se ha arreglado nada: “El horizonte puede exigirnos tomar decisiones dramáticas”.

Pedro Sánchez optó por no acudir a la reunión ni al Pleno del Congreso de la tarde y Eduardo Madina llegó tarde por cuestiones profesionales. El placebo Fernández parece que funciona.

Finalmente, se mantiene Antonio Hernando como portavoz parlamentario, lo que ha levantado todo tipo de suspicacias en los sanchistas. Se veía venir.