Público
Público

Moción a Rajoy Sánchez quiere aprobar parte de las más de 60 proposiciones vetadas por Rajoy si llega al Gobierno

Han afectado a pensiones, agua, tasas judiciales, la derogación del “impuesto al sol” o que el Estado asuma las exhumaciones de la guerra civil y de la dictadura.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6

Pedro Sánchez en una imagen de archivo. EFE

En el “breve tiempo” que Pedro Sánchez quiere estar al frente del Gobierno, si triunfa de moción de censura, quiere levantar el veto que ha mantenido el Ejecutivo de Mariano Rajoy a las más de sesenta proposiciones de ley presentadas en esta legislatura y que han quedado en papel mojado.

El Gobierno, consciente de que estaba en minoría en la Cámara Baja, ha abusado del artículo 134 de la Constitución como nunca se había hecho en toda la etapa democrática. Dicho artículo dice que el Ejecutivo podrá paralizar la tramitación de cualquier Proposición de Ley si estas suponen “un aumento de los créditos o una disminución de los ingresos presupuestarios”.

Con ese criterio, el Gobierno ha paralizado medidas de apoyo a los emprendedores, la derogación del “impuesto al sol”, asumir el coste de las exhumaciones de la guerra civil y de la dictadura, el cierre progresivo de centrales nucleares, las tasas judiciales, varias iniciativas sobre pensiones y otras muchas.

El veto del Gobierno ha afectado a todos los grupos, incluso a Ciudadanos que también ha visto paralizadas dos iniciativas, aunque el boicot mayor lo han sufrido el Grupo Mixto, Unidos-Podemos y el PSOE.

El Tribunal Constitucional, recientemente, ha sentenciado que la utilización de este artículo constitucional no puede usarse a su libre albedrío y que tiene que justificar las razones para su aplicación, lo que no hizo cuando se pidió que se paralizase el calendario de Lomce.

La resolución judicial ha llevado a Unidos Podemos a registrar de nuevo 16 proposiciones de ley que le fueron vetadas, y el PSOE está a la espera de un informe jurídico solicitado por la Mesa del Congreso para presentar las 11 que le fueron rechazadas. Todo esto, sin embargo, estará ya vinculado a saber si triunfa o no la moción de censura.

Uno de los objetivos de Sánchez si llega al Gobierno es tramitar y, en su caso, aprobar parte estas proposiciones de ley paralizadas. Fuentes consultadas indicaron que las presentadas por el PSOE se podrán llevar directamente por parte del Gobierno y, con respecto a las presentadas por otros grupos, muchas de ellas ya no tendrán en contra el veto del Ejecutivo, por lo que seguirán su tramitación parlamentaria.

El PSOE no quiere adelantar a cuáles de sus propuestas o la de otros grupos les dará prioridad, aunque si cumple el compromiso de estar en el Gobierno “unos meses”, serán aquellas que estén más consensuadas y cuya tramitación sea más corta y sencilla.

Sánchez cree que, en unos meses, se le puede dar la vuelta a la consideración generalizada de que ésta ha sido una legislatura perdida.