Público
Público

Olivera miente en el Congreso a siete días de que el Gobierno nombre a la cúpula policial

El director del CITCO ha rebajado los indicios de delito sobre el PP y sus dirigentes en su declaración ante la comisión de investigación sobre la financiación ilegal de la formación de Rajoy. Pero además el comisario Olivera ha aportado datos falsos sobre su trabajo en la UDEF y el del comisario Villarejo, actitud que hace peligrar su ascenso al puesto al que aspira. 

Publicidad
Media: 4.54
Votos: 13
Comentarios:

Los comisarios José Manuel Villarejo (abajo) y José Luis Olivera (detrás) a su llegada a Melilla, en 2015. EL PAÍS

La declaración del exjefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), el comisario José Luis Olivera, ha pretendido reducir hasta la nada los indicios de delito que el inspector Manuel Morocho, jefe de la investigación Gürtel sobre financiación ilegal del PP, puso de manifiesto ante la comisión del Congreso de los Diputados sobre el cobro de sobresueldos por parte de los exministros Federico Trillo, Javier Arenas o Francisco Álvarez Cascos o, incluso, del propio presidente Mariano Rajoy. 

Pero en su comparecencia, el hombre que ocupa el cargo de Director del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), quien se enorgullece de que le califiquen como el Edgar Hoover español -- en referencia al director del FBI que persiguió a comunistas y guardaba grabaciones con todos los secretos de las más altas personalidades de EEUU-- ha caído en serias contradicciones, e incluso mentiras, a pesar de tener la obligación de contestar la verdad a los diputados. 

A lo largo de su comparecencia, todos los grupos parlamentarios a excepción del PP han sugerido que sus reticencias a avalar las afirmaciones del inspector Morocho, sobre los "indicios" que apuntan a los secretarios generales del PP, están relacionadas con los nombramientos en la cúpula policial que el Gobierno hará dentro de una semana. Olivera aspira a  dirigir la Jefatura Central de Información, Investigación y Ciberdelincuencia, que engloba el grueso del poder policial al tener el mando de la Comisaría General de Información, de la Policía Judicial, de Extranjería y de la División Internacional. El puesto con "más chicha y poder" dentro de la nueva cúpula de la Policía, aseguran altos mandos policiales. 

Las sospechas sobre su gestión: agentes encubiertos, detectives, fondos reservados e informes apócrifos

Olivera no se ha aclarado cuando explicaba lo que competía a su labor operativa como jefe de la UDEF, frente a su labor de coordinación al frente del CITCO. Por ejemplo, ha asegurado a preguntas de la diputada de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Ester Capella:  “Yo le explico mi operación Cataluña; es cuando a mí me requiere el fiscal jefe Anticorrupción para que vaya a colaborar en una operación que es mi operación Cataluña”. 

Estos hechos se corresponden, a finales de 2013, con las gestiones que realizó junto al comisario de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas ante los fiscales catalanes. Sin embargo, en esa fecha, tal como ha admitido Olivera en el Congreso, su labor ya era meramente de coordinación en el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO), por lo que su intervención en el caso Palau estaba totalmente fuera de las funciones de su cargo.

Extracto del informe de Asuntos Internos que acredita los negocios del comisario Villarejo con imputados en operaciones de la UDEF, cuando la dirigía  José Luis Olivera

Lo mismo ha ocurrido cuando la diputada de Podemos, Gloria Elizo, le ha preguntado por las intervenciones en investigaciones de la UDEF del comisario José Manuel Villarejo --en la actualidad en prisión ac,usado de cohecho y de blanqueo de capitales-- sobre las que ha afirmado que éstas siempre se han circunscrito al periodo cuando el presunto "agente encubierto" estaba adscrito a la DAO. Y lo ha elogiado: “El comisario Villarejo colaboró en determinadas investigaciones y aportó datos de sumo interés sobre el crimen organizado”.

Nuevamente, Olivera obvió algo que sus compañeros de la Unidad de Asuntos Internos dejan constancia en un informe desvelado por Público y que fue remitido a la Fiscalía en 2016. De 2005 a 2012, tiempo en el que Olivera dirigió la UDEF, el comisario Villarejo participó en las operaciones Malaya, Astapa y también Gürtel, sin que su firma ni aportación figurasen recogidas en ninguna diligencia, puesto que no fue hasta el año 2010 cuando Villarejo fue enviado a la Jefatura de Aragón y, después, en 2011, a la Dirección General de la Policía. 

Extracto del informe de Asuntos Internos donde queda claro que Villarejo estaba en la Comisaria General de Policía Judicial, donde está la UDEF, cuando participó en operaciones con Olivera como Malaya, Astapa o Gürtel hasta 2010.

En ese tiempo, en 2009, la UDEF detuvo al gestor suizo Arturo Fasana, pieza clave en el entramado de blanqueo de capitales de la trama Gürtel, después de que Villarejo le citara en el aeropuerto de Barajas --cuya comisaría dirigía el compañero con el que ahora está en prisión, el comisario Carlos Salamanca-- sin que el policía firme ninguna de las diligencias relacionadas con este hecho y que constan en el sumario. Es decir, en contra de lo declarado por Olivera, el trabajo de Villarejo no se limitó "a dar información de inteligencia que luego contrastas," sino al hecho operativo de la detención de Fasana, según explica un exsocio del comisario en el libro La correa al cuello, sobre la investigación de la trama Gürtel. 

Tampoco ha contestado Olivera a por qué la UDEF no hizo caso a la solicitud del juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Antonio Pedreira, que en 2009 le mandó  investigar unas nuevas grabaciones aportadas por el denunciante de la trama Gürtel, el exconcejal de Majadahonda José Luis Peñas, en las que expresamente un empresario le decía al concejal que David Marjaliza era "el tapado de Granados" y que Esperanza Aguirre lo sabía. Y se ha desentendido también de  las sospechas de que el hecho de que el ex consejero delegado de OHL, Javier López Madrid, contratara los servicios de Villarejo había facilitado que la UDEF nunca lo hubiera relacionado con la financiación ilegal del PP. Esto le ha costado al yerno de Villar Mir su imputación en las causas Lezo y Púnica, que también investigan la corrupción de los dirigentes madrileños del PP Francisco Granados e Ignacio González en los mismos años que Gürtel.

Los trabajos operativos de antiterrorismo que no corresponden al comisario Olivera

Pero las confusiones de Olivera acerca de cuándo su trabajo era operativo, o no, se dejan ver también en la fotografía de 2015 que ilustra este reportaje. A preguntas del diputado de Bildu, Oskar Matute, Olivera ha asegurado tajante: “El CITCO no hace investigaciones, no es órgano operativo, el CITCO hace análisis”. 

Sin embargo, según consta en la denuncia que el comisario Villarejo puso contra el periodista de El País Javier Ayuso y contra el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) esa imagen ponía en riesgo sus tareas operativas junto al director del CITCO, ya que se trataba de un viaje en 2015 para hablar con una fuente relacionada con el terrorismo yihadista. 

Según apuntan fuentes antiterroristas consultadas por Público: "Olivera tiene que distribuir la información oficial dentro de sus tareas de coordinador, como la alerta que tenía que pasar a los Mossos sobre los posibles ataques en Barcelona, pero no obtener la información. ¿Qué hacían realmente en ese avión Villarejo y Olivera? Seguir el protocolo policial está claro que no".