Público
Público

Palau de la Música Millet daba a su secretaria sobres a nombre del extesorero de CDC para que los guardara en la caja fuerte

Elisabeth Barberá explica en el juicio que ella no los confeccionaba y que desconoce si dentro había dinero.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Elisabet Barberà, exsecretaria personal de Fèlix Millet en el Palau de la Música, a su salida esta mañana de la Ciutat de la Justicia. EFE/Toni Albir

La que fue secretaria del expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet durante más de 30 años, Elisabeth Barberá, ha desvelado en el juicio que éste le daba sobres cerrados a nombre del extesorero de CDC Carles Torrent para que los guardara en la caja fuerte y, posteriormente, se los pedía para dárselos al que era tesorero convergente.

En su declaración como testigo en la sesión de este miércoles del juicio del caso Palau, Barberá ha explicado que ella no los confeccionaba y que desconoce si dentro había dinero, pero ha asegurado que eran sobres "gruesos".

"Normalmente me daba un sobre y me decía de guardarlo en la caja fuerte", ha indicado Barberá, que ha asegurado que cuando Torrent -extesorero de CDC, fallecido en 2005- iba al Palau a visitar a Millet, éste le pedía a ella el sobre a su nombre para dárselo.

A preguntas del fiscal anticorrupción Emilio Sánchez Ulled de si coincidía una anotación de Millet con el mensaje 'Dinero para Torrent' con la entrega de sobres, Barberá ha dicho "podría ser".

Ha confirmado una anotación en su agenda que corresponde a una llamada de Torrent porque la empresa Hispart les reclamaba el pago de una factura impagada y que posteriormente ella llamó para informar a Torrent de que ya estaba pagada a instancias de Millet.

Según el fiscal, Hispart es una de las empresas que facturaron al Palau de la Música trabajos que en realidad realizaron para CDC pero que se trataba de camuflar.

Barberá ha contestado al fiscal que aparecían a menudo en los documentos que Millet le hacía confeccionar las palabras Ferrovial, Generalitat, comisión y GPO (las siglas que corresponderían a las comisiones que se embolsaron Millet y Montull -su mano derecha en la institución cultural-, y ha dicho que todas las anotaciones se hacían por indicación de Millet: "Inventarnos, no nos inventábamos nada en secretaría".

Sobre si conocía a Daniel Osàcar, el que fue tesorero de CDC tras la muerte de Torrent, y que se sienta en el banquillo de los acusados en este juicio, ha dicho que no lo conocía entonces y que no lo vio nunca.

Este desconocimiento no sería extraño ya que, según la versión que dio Montull en juicio, los tratos con Osàcar los llevaba él directamente, mientras que en el caso de Torrent sí que éste despachaba directamente con Millet.

Montull se reunía con Osàcar

En esta dirección, la secretaria de Jordi Montull, Anna Morante, ha confirmado este miércoles que su jefe se reunió al menos en dos ocasiones en la institución cultural con Daniel Osàcar, aunque no se fijó si éste salió llevando sobres con dinero en efectivo.

"Lo vi pasando por delante de mi puerta para acceder al despacho de Montull", ha indicado la testigo, que no obstante ha precisado que, por su trabajo, no siempre se encontraba en su oficina, por lo que no podía controlar todas las visitas que recibía Jordi Montull.

A preguntas del abogado Xavier Melero, que defiende a Daniel Osàcar, la secretaria ha aclarado que no se fijó si cuando el extesorero de CDC, que afronta una petición de siete años y medio de cárcel, salía del despacho de Montull llevaba encima sobres con dinero en efectivo.

"No me fijaba en lo que llevaban en las manos las visitas de Montull. No era mi trabajo", ha alegado la testigo, que ha afirmado que no recuerda haber visto al anterior tesorero de CDC Carles Torrent, que supuestamente era quien se reunía con Fèlix Millet para cobrar en efectivo las presuntas mordidas de Ferrovial a CDC hasta que falleció en 2005, momento en el que el trámite lo hacían supuestamente Jordi Montull y Daniel Osàcar.

En su declaración como acusado, el pasado 9 de marzo, Jordi Montull reconoció ante el tribunal que a partir de 2005 fue él quien se encargó de hacer llegar las supuestas mordidas a CDC en metálico: "Yo tenía el dinero en un sobre a punto, él (Osàcar) venía, contaba el dinero, lo recogía y se lo llevaba".

En el juicio también ha declarado hoy como testigo Juan Carlos Pérez, que era el director de una oficina de Bankia en Via Laietana, que ha reconocido que Montull fue a cobrar en efectivo un cheque por valor de 184.000 euros en el año 2007, aunque ha alegado que no supervisó la operación: "Si lo tuviera que revisar todo, tendría que dormir en la oficina -ha dicho-".

No obstante, ante la insistencia del Fiscal e incluso de la presidenta del tribunal, Montserrat Comas, el testigo ha detallado que les advirtieron el día antes de que se iba a efectuar este reintegro y que el trabajador de la oficina que se encargó de la transacción no comprobó la identidad de la persona que fue a cobrar el dinero.

Tras una investigación interna, ha detallado, finalmente comprobaron que se había consignado que el reintegro lo había efectuado Montull.