Público
Público

El final de ETA Personalidades internacionales certifican el final de ETA y llaman a Rajoy a aprovechar este momento histórico

El palacete del País Vasco francés donde vivió el poeta Edmond Rostand, autor de Cyrano de Bergerac, acoge un histórico encuentro que sirve como aval de la disolución de ETA en Euskadi. El ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, expresó su adhesión mediante una carta.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

El británico Jonathan Powell (c), durante la lectura del comunicado que certifica el fin de ETA, acompañado de un grupo de personalidades políticas internacionales en una conferencia en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains. EFE/ Juan Herrero

Tono solemne, miradas cómplices y suspiros varios. Así, entre inocultables gestos de satisfacción, una amplia representación de políticos, sindicalistas y personalidades internacionales de distintos ámbitos han aterrizado este viernes en Kanbo, una pequeña localidad del País Vasco francés, para certificar que ETA ya es parte de la historia. El objetivo era hablar de lo que pasó esta semana, pero también de lo que deberá pasar a partir de la siguiente. La idea es clara: si no hay terrorismo, ya no debe existir una política de excepcionalidad.

“Recurrir únicamente a la seguridad y a la cárcel es raramente eficaz. Esta frase, extraída de la declaración final dada a conocer en torno a las 13.30 en Villa Arnaga, el caserón neoclásico donde vivió el célebre escritor Edmond Rostand, autor de Cyrano de Bergerac.

El Foro Social Permanente, la organización Bake Bidea (Camino a la Paz) y los mediadores del Grupo Internacional de Contacto (GIC) eligieron este palacete al otro lado de la frontera para celebrar lo que bautizaron como “Encuentro Internacional para avanzar en la resolución del conflicto en el País Vasco”, título que se dio a conocer hace ya varios días, cuando aún había innumerables dudas sobre cómo y cuándo se produciría la declaración de disolución de ETA.

El misterio se desveló el jueves, cuando un comunicado escrito y un mensaje de audio grabado por Marixol Iparragirre y Josu Urrutikoetxea confirmaba la desaparición. Esa declaración final era clave de cara al acto de este viernes en Kanbo, que ha contado con la participación de varias personalidades internacionales. Prácticamente todas pidieron que sus datos se mantuvieron en absoluto hermetismo hasta que llegaran al encuentro, básicamente por temor a las “presiones” que pudiese ejercer el gobierno español para evitar su presencia.

El abogado Brian Currin, el político irlandés Gerry Adams y el alcalde de Bayona Jean Rene Etchegary se hacen una foto ante de la reunión de un grupo de personalidades políticas internacionales en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains para avalar el final de ETA. REUTERS / Vincent West

Entre esos invitados internacionales estaban el ex director del Fondo Monetario Internacional, Michel Camdessus; el ex primer ministro de Irlanda, Berti Ahern; el político mexicano Cuathémoc Cárdenas –fundador del Partido de la Revolución Democrática, ex candidato a la presidencia del país y actual coordinador de asuntos internacionales del Gobierno de la Ciudad de México-; el histórico líder del Sinn Fein, Gerry Adams; y Jonathan Powell, diplomático británico y asesor del ex primer ministro Tony Blair en el proceso de paz que se desarrolló en Irlanda del Norte.

Todos ellos se han dejado fotografiar en los jardines de Villa Arnaga junto al abogado sudafricano Brian Currin, jefe del GIC –un grupo que ha trabajado intensamente para lograr el final de ETA-, y Jean-René Etchegaray, alcalde de Baiona y presidente de la Mancomunidad Única del País Vasco francés, un cargo que le eleva al nivel de “lehendakari” a este otro lado de la frontera. Currin y Etchegaray hicieron de anfitriones, al igual que Agus Hernán y Anais Funosas, caras visibles del Foro Social Permanente y Bake Bidea respectivamente.

La lista de asistentes se completaba con una amplia representación de cargos electos del País Vasco francés –han acudido integrantes de todos los partidos a excepción del ultraderechista Frente Nacional-. Desde este lado de la frontera han acudido dirigentes del PNV –con su presidente Andoni Ortuzar a la cabeza-, EH Bildu y Podemos Euskadi, mientras que PSE y PP optaron por no participar.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y el dirigente de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, saludan a Brian Currin antes del inicio de la reunión en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains para avalar el fin de ETA. EFE/Juan Herrero

Tampoco ha habido representación oficial de los gobiernos de Euskadi y Navarra, cuyos máximos responsables, Iñigo Urkullu y Uxue Barkos, protagonizarán este viernes a la tarde una comparecencia conjunta, en la que darán a conocer una declaración propia. Quienes sí han aceptado la invitación han sido los representantes de los sindicatos ELA, LAB y UGT.

“Las heridas perduran”

Más allá de la expectativa creada entre las ausencias y presencia, el momento clave de la jornada llegó a última hora de la mañana, cuando los participantes volvieron a salir al jardín para dar a conocer la declaración oficial. La lectura de la versión en euskera estuvo a cargo de Irati Cuevas, una joven de 21 años oriunda de Gernika, la villa salvajemente bombardeada hace 81 años por la Legión Cóndor siguiendo órdenes del franquismo. Junto a ella estuvieron Camdesus, Powell y Cárdenas, quienes se encargaron de leer el texto en francés, inglés y castellano respectivamente.

En ese manifiesto final, los expertos internacionales destacaron los pasos dados desde la Conferencia Internacional de Aiete en octubre de 2011, un evento que sirvió de antesala al cese de la violencia definitiva anunciado por ETA pocos días después. “Creíamos que había una verdadera oportunidad de superar el último enfrentamiento armado en Europa”, destacaron. Sobre ese punto, lamentaron la falta de involucramiento del gobierno español en un proceso de paz.

“Ayer ETA anunció su decisión de dejar de existir. Es un momento histórico para toda Europa, ya que marca el fin del último grupo armado en todo el continente”. No obstante, reconocieron que faltan esfuerzos duraderos para la normalización de la vida cotidiana en la región” y destacaron que las “heridas profundas perduran” y que “familias y comunidades permanecen divididas”. Al respecto, saludaron la declaración dada a conocer por ETA el pasado 20 de abril, en la que reconoció el daño causado, aunque indicaron también que “debe haber más esfuerzos para reconocer a las víctimas” y que “todas las partes deben ser honestas” en torno al pasado.

Los periodistas siguen la intervención de Gerry Adams, en una conferencia en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains para certificar el final de ETA. EFE/ Juan Herrero

En ese capítulo de las apelaciones, hubo otra claramente dirigida al gobierno de Rajoy, que durante todo este tiempo ha estado instalado en el inmovilismo: “La paz no es un juego de suma cero, sino un asunto de voluntad política”.

El aplauso de Kofi Annan

Antes de que se diera a conocer esta declaración, los principales invitados internacionales realizaron pequeñas intervenciones en el interior del palacete. Camdessus fue el encargado de transmitir el mensaje del ex secretario general de la ONU Koffi Annan, quien no pudo estar presente en esta jornada. Todos los presentes recordaban que en 2011, este Premio Nobel de la Paz tuvo un papel preponderante en la Cumbre de Aiete. Hoy también lo ha tenido.

La Villa Arnaga en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains, lugar de la conferencia de personalidades políticas internacionales para avalar el final de ETA. EFE/ Juan Herrero

En su mensaje escrito, Annan ha querido expresar que se trata del “final de un capítulo difícil de la historia de España”. “Esta declaración demuestra que el diálogo político es crucial para construir una paz duradera”, remarcó. Si bien aún “queda mucho por hacer para sanar las heridas y volver a construir las relaciones rotas por 40 años de conflicto”, subrayó que se acaba de poner fin “al último conflicto armado de Europa”. “Este día se tendría que celebrar en toda Europa”, comentó. Mientras en Kanbo aplaudían el mensaje de Annan, los medios combinaban esta cobertura con el mensaje institucional que Mariano Rajoy ofrecía desde La Moncloa.

“La venganza no es una solución”

Precisamente, durante las intervenciones que se realizaron en Villa Arnaga hubo distintas apelaciones al gobierno español. “El enfado no es una política y la venganza no es una solución”, dijo por ejemplo Gerry Adams, quien invitó al Ejecutivo de Madrid a aprovechar el momento actual y acercar a los presos vascos a cárceles de Euskadi. “Durante las guerras se mata al enemigo, pero construir la paz es mucho más difícil”, reflexión el líder irlandés.

Por su parte, Powell destacó que se trataba de un momento histórico para Euskadi, para España” y para el resto del viejo continente, ya que a partir de ahora habrá “una Europa sin violencia política”, lo cual convierte al País Vasco en un “ejemplo para todos los conflictos que siguen existiendo”. En esa misma línea apuntó Brian Currin, quien llamó a seguir trabajando en los ámbitos aún pendientes: la “reconciliación” con las víctimas –algo en lo que admitió que existen “dificultades”- y la situación de los presos.