Publicado: 27.09.2016 19:19 |Actualizado: 27.09.2016 23:30

El PP azuza a los críticos con Sánchez para que le hagan el trabajo a Rajoy

Los dirigentes conservadores instan a los barones díscolos del PSOE a imponerse en el Comité Federal del sábado para ordenar una abstención al Gobierno conservador

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este martes en la Cámara Baja. EFE/Emilio Naranjo

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este martes en la Cámara Baja. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.- El PP se ha colocado del lado del PSOE, pero sólo de aquellos que son críticos con Pedro Sánchez. Si ese sector vence en el Comité Federal del sábado, la dirección socialista habrá impuesto -aunque sea de forma velada- la abstención de sus diputados para que Mariano Rajoy pueda revalidar su puesto en la Moncloa.  Y el presidente en funciones no habrá dado ni un paso más para negociar su propia investidura

Con ese fin, todos los dirigentes conservadores han azuzado este martes a los barones críticos liderados por Susana Díaz, instándoles a recuperar "la sensatez" y a "no suicidarse" junto a su secretario general. 



Es el caso del vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, que ha pedido al sector díscolo que "intente poner orden en esta deriva" que, además de forzar terceras elecciones -a su parecer-, también "puede llevarse por delante al partido y la estabilidad de España". 
"Un partido no es una secta y si el líder decide suicidarse, lo que no puede hacer es que todos sus compañeros se suiciden colectivamente", ha argumentado. "Sánchez está dispuesto a morir matando, pero que tenga claro que el PP no va a permitir que siga perjudicando a la ciudadanía española", ha mitineado. 

Casado: "Un partido no es una secta y si el líder decide suicidarse, lo que no puede hacer es que todos sus compañeros se suiciden colectivamente"

"Nos preocupa que Sánchez tenga secuestrado al PSOE, pero que tenga de rehenes a los españoles es profundamente preocupante", argumentó también el número tres de los populares, Fernando Martínez-Maíllo, que defendió la espera de Rajoy para llamar a Sánchez y proponerle una negociación de cara a una segunda intentona de investidura. "El PP sigue queriendo un acuerdo con el PSOE que permita el gobierno de Mariano Rajoy y espera que ese partido recapacite, pero tienen que ser ellos los que tomen la decisión", se justificó. Y mostró su esperanza en que sean los propios socialistas (críticos) quienes "desencallen la situación". 

También los barones del PP Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Alonso han remado en esa misma dirección. "El secretario general del PSOE juega a una huida que sólo lleva a su organización política a un suicidio colectivo, a una presencia casi testimonial", expuso el gallego, que apeló a que esa situación es "inmerecida" para el principal partido de la oposición. "El PSOE no se merece estar en la esfera de lo irrelevante", lamentó el presidente de la Xunta. "La ciudadanía quiere estabilidad, no quiere broncas y Sánchez debe hacer caso a lo que dicen las urnas", resumió, por su parte, el líder del PP vasco. 

Feijóo: "El PSOE no se merece estar en la esfera de lo irrelevante"

El portavoz popular en el Congreso, por su parte, ha confiado también en que los socialistas "resuelvan sus problemas cuanto antes" y vuelvan a la "sensatez". "Que vuelvan a la sensatez y permitan lo que siempre se permitió en esta Cámara: que gobierne quien ganó las elecciones", mitineó Rafael Hernando. "Más allá de las cuestiones de los militantes está el conjunto de los españoles", agregó. 

"El PSOE es un partido muy importante en este país, que ha jugado un papel muy importante en la democracia española y lo tiene que seguir jugando", opinó también Celia Villalobos en los pasillos del Congreso. La diputada del PP y exvicepresidenta de la Cámara Baja deseó al PSOE "que resuelva sus problemas lo antes posible y de la mejor forma posible"; es decir, absteniéndose en un hipotético pleno de investidura y permitiendo un Gobierno de Rajoy sin que éste haya ofrecido nada nuevo a cambio para ello. 

Insultos a Pedro Sánchez

En las declaraciones de los conservadores no han faltado tampoco descalificaciones personales de Pedro Sánchez. Así, Maíllo le tildó de "político perjudicial para España y tóxico para el interés general", mientras que Feijóo aseguró que él habría dimitido si estuviera en su lugar.

Pero el más mordaz ha sido Casado, que consideró que la postura de Sánchez "roza el terreno de la psiquiatría". "No es justo para los españoles someterles a este escarnio y a esta vergüenza, por culpa del egoísmo, el personalismo y las fracturas internas del PSOE", concluyó.