Público
Público

El PP comienza a poner trabas a la comisión que investiga su caja B

El grupo popular solicita un informe a los servicios jurídicos del Congreso de los Diputados sobre los límites del trabajo de la comisión: el temporal, el institucional y el jurídico

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3
Comentarios:

Los diputados del PP José Antonio Bermúdez de Castro, Fernando Martínez Maíllo y el portavoz popular, Rafael Hernando, conversan durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso. EFE/Mariscal

La comisión parlamentaria de investigación de la presunta financiación ilegal del PP ni siquiera ha comenzado sus trabajos y el grupo popular ya ha comenzado a poner trabas y peros. En la primera reunión que ha celebrado la Mesa de esta comisión, constituida el pasado jueves tras su aprobada por el pleno de la Cámara baja, la formación conservadora ha puesto en cuestión diversos aspectos de su funcionamiento.

Los populares quieren que antes de que se inicien los trabajos la semana próxima se despeje el ámbito temporal de la investigación, esto es desde qué año se van a investigar las finanzas del partido, el ámbito institucional que puede abarcar (si se pueden pedir papeles a ayuntamientos, diputaciones y comunidades así como citar a responsables públicos) así como las posibles injerencias con los procesos judiciales en marcha.

“Los grupos que solicitaron la creación de esta comisión junto a los que la respaldaron no han manifestado una opinión conjunta; es más, han mostrado criterios diferentes sobre estas cuestiones”, ha explicado la diputada del PP Beatriz Escudero, vicepresidenta de la comisión, al finalizar la reunión de la Mesa. En consecuencia, su grupo ha solicitado un informe a los letrados de la comisión para que “clarifiquen estas cuestiones que hemos planteado” ya que en su opinión generan interrogantes.

Pese a que Escudero no ha querido concretar cuál es la posición de su grupo respecto a estos asuntos sí ha puntualizado que, por ejemplo, Mariano Rajoy, actual presidente del PP y presidente del Gobierno, “era un vicesecretario general más en 1999, año de referencia de la primera pieza del caso Gürtel”.

El presidente de la comisión, el diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo, ha dicho que su objetivo es “no hacer el ridículo. Nos miran con microscopio y hasta con telescopio. Este primer encuentro ha sido serio y cordial; por mi parte pretendo que sea un proceso ágil, transparente y diáfano”, ha comentado al finalizar la reunión, de una hora de duración.

En principio, la Mesa de la comisión volverá a reunirse el próximo miércoles a primera hora de la mañana y dos horas más tarde lo hará el pleno de los comisionados. Será la primera vez que se reúna una comisión parlamentaria para investigar las irregularidades en la financiación de un partido en democracia.

Para esas dos citas el presidente ha encomendado la tarea de elaborar ya un plan de trabajo, con comparecencias y solicitudes de documentación, así como la mecánica de actuación de las sesiones de la comisión, especialmente con las personas llamadas a comparecer.

En relación a este punto se ignora en qué momento lo hará el presidente del Gobierno, aunque hay consenso en que sea el primero en comparecer ante los comisionados. La diputada Beatriz Escudero ha comentado que a la vista del calendario parlamentario (debate de los presupuestos a finales de este mes, los plenos para los debates de la moción de censura anunciada por el grupo Unidos Podemos y la vuelta de los PGE al Congreso tras su paso por el Senado) “lo más probable es que comparezca a primeros de julio”.