Publicado: 04.07.2016 17:38 |Actualizado: 04.07.2016 17:38

PP dice que no presiona a PSOE y respeta sus plazos pero pide responsabilidad

El vicesecretario de Comunicación de los conservadores, Pablo Casado, asegura que "no va a poder haber unas terceras elecciones" y que en su formación "se alegran mucho" de que el Partido Socialista siga siendo la segunda fuerza con más apoyos. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado. / EP

El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado. / EP

MADRID.- El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha subrayado hoy que su partido no piensa presionar al PSOE y respetará sus plazos para decidir sobre la investidura de Mariano Rajoy, pero ha apelado a su responsabilidad porque es la formación que tiene "la llave" para desbloquear la situación.

Además, Casado ha explicado que el acuerdo "de mínimos" que ha ofrecido Rajoy a los demás partidos durante la mañana de este lunespasa necesariamente por el techo de gasto y los presupuestos generales del Estado para el año que viene, dos de las cuestiones que más urgen.

"En lo que estamos todos de acuerdo es que no va a poder haber terceras elecciones", afirma Casado

En rueda de prensa tras la reunión del Comité de Dirección del PP, Casado ha admitido que los populares aguardan a la celebración del Comité Federal del PSOE el próximo sábado al señalar que "no sería muy efectivo meter toda la presión" sobre los socialistas estos días.
Ha insistido, no obstante, en que es el PSOE el único que tiene la posibilidad de desbloquear la investidura, aunque sea con la abstención de uno solo de sus diputados.

En el PP entienden así que no habrá problema para conseguir el beneplácito de Ciudadanos y del PNV para la investidura de Rajoy, que en cualquier caso no sería suficiente, como tampoco esperan impedimentos de Coalición Canaria, el único partido con el que Rajoy ha concertado ya una cita.



Precisamente, en esta rueda de prensa Casado ha subrayado la "posición responsable y constructiva" que ha tenido en esta legislatura el lehendakari, Iñigo Urkullu, en su relación con el Gobierno central, y ha destacado que los nacionalistas vascos han aprendido de la "deriva secesionista" catalana y están más por el debate de lo que "interesa", como infraestructuras o políticas sectoriales.

Pero, como ha insistido Casado en esta rueda de prensa, se necesita al PSOE para que Rajoy sea investido. Ha insistido así en que los socialistas siguen siendo para el PP el primer partido con el que quieren pactar, y mantienen su ofrecimiento de un acuerdo "en la modalidad que sea".

En cualquier caso, ha reiterado que el PP respetará los tiempos del PSOE: "No queremos presionar ni al PSOE ni al comité federal ni al secretario general", ha señalado el dirigente popular, quien en cualquier caso ha insistido en apelar a la responsabilidad histórica que los socialistas han demostrado en otras ocasiones.

"En lo que estamos todos de acuerdo es que no va a poder haber terceras elecciones", ha dicho Casado, quien también ha asegurado que la intención de Rajoy es reunirse con todas las fuerzas políticas -excepto Bildu- antes de la constitución de las Cortes, prevista para el 19 de julio.

Pablo Casado ha subrayado en esta comparecencia que el PP quiere un acuerdo "de base amplia" y, "si es posible", con el PSOE y Ciudadanos, a los que su partido, ha dicho, sigue tendiendo la mano con "generosidad, altura de miras y luces largas".

También quieren en el PP que la investidura se decida y se vote "cuanto antes", aunque ha recordado que por el momento los contactos que puede mantener Mariano Rajoy son informales.

Sí esperan en su partido que una vez que se celebre la constitución de las Cortes el Rey convoque "cuanto antes" a los partidos para proponer un candidato a la investidura, y el PP espera que su candidato acuda a ese debate con el "máximo apoyo" posible.

Ha asegurado Casado que en el PP se "alegran mucho" de que los socialistas sigan siendo la segunda fuerza política en España, y por eso precisamente le pide esa responsabilidad que no habrían podido reclamarle a Podemos.

Espera además que esas primeras declaraciones de los dirigentes del PSOE negando cualquier tipo de acuerdo con el PP fueran "fruto de la inmediatez" tras los comicios y ahora "se puedan matizar".

Incluso, Pablo Casado ha querido subrayar, "en descargo del señor Sánchez", que tras las elecciones de diciembre el líder socialista "hizo lo que el Comité Federal le dejó".

Confía ahora en que ese órgano y el líder socialista "vean que es muy positivo para el PSOE, pero en general para toda España, desbloquear esta situación".

No ha podido Pablo Casado dar detalles de los contactos que haya mantenido o piense mantener Rajoy en los próximos días, una agenda que maneja exclusivamente el presidente y de la que no ha dado cuenta a su Comité de Dirección.

Sí ha habido las llamadas "protocolarias" el mismo día o el posterior a los comicios según el dirigente popular, quien ha insistido en que las conversaciones que haya de aquí al 19 son "preliminares y exploratorias", pues hay que esperar al encargo formal del Rey.

En cualquier caso, ha insistido en más de una ocasión en que la mano del PP sigue tendida para el PSOE y para Ciudadanos, e incluso ha considerado que tanto Pedro Sánchez como el líder de C's, Albert Rivera, estarán al final "a la altura de las circunstancias".

Por otra parte, y preguntado sobre la posibilidad de que el PP ceda un puesto en la Mesa del Congreso a Ciudadanos, Casado se ha limitado a señalar que la disposición de su partido al diálogo no solo afecta al gobierno y a la investidura sino también al ámbito parlamentario.