Público
Público

El PP insta a PSC y Cs a pactar en Catalunya tras el 21-D

Los conservadores creen que Bélgica acabará entregando a Puigdemont a España y amenazan de nuevo con el 155 en caso de que vuelva a ganar el independentismo en Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, durante la rueda de prensa que ha ofrecido tras la reunión del Comité de Dirección del partido. EFE/Chema Moya

"Tenemos que estar juntos, llegar a acuerdos y alcanzar la mayoría que nos dé el gobierno". Con estas palabras ha instado hoy el PP al resto de formaciones "constitucionalistas" a negociar un futuro juntos en Catalunya tras las elecciones del 21 de diciembre (21-D). Así lo ha expresado el vicesecretario de Comunicación de la formación, Pablo Casado, que ha pedido PSC y Ciudadanos "unir fuerzas" para derrotar en las urnas a los independentistas catalanes.

"Podemos proponer un proyecto que se tiene que medir en las urnas con cada programa y cada candidatura, pero luego tenemos que unir fuerzas", argumentó el portavoz conservador tras el Comité de Dirección que presidió Mariano Rajoy.

También el líder del PPC, Xavier García Albiol, lanzó el mismo mensaje desde Catalunya. "Estamos obligados a ponernos de acuerdo el día siguiente para tirar adelante este cambio en la Generalitat", pidió a socialistas y naranjas, informa Europa Press. "No les pueden temblar las piernas", agregó, confiando en las últimas encuestas que, según él, revelan que "es posible este cambio".

Casado también confía en que ni PDeCAT, ni ERC ni la CUP ni cualquier posible coalición entre estas formaciones llegue a alcanzar una mayoría suficiente como la que ahora tenían. En cualquier caso, de ser así, los conservadores advierten: "Después del 155 nada vuelve a ser igual". "Es un aviso a navegantes, incluso los independentistas ya han visto que se puede poner en práctica ese precepto constitucional", sentenció Casado, que cree que ese antecedente será "suficiente para disuadir de un proyecto que no llega a ninguna parte".

Aun así, mostró "tristeza" por la reelección del expresident del Govern, Carles Puigdemont, como candidato del PDeCAT al 21-D siendo -como él lo denominó- "prófugo de la justicia". "Su huida es un espectáculo propio de Berlanga. Es una actitud cobarde con sus compañeros e irresponsable con los ciudadanos y sería de psicología, más que de política, que intente volver a llevar a su tierra otra vez a un desafío del que él es uno de los máximos responsables", sentenció. "Puigdemont ya es parte del pasado y su futuro lo determinarán los tribunales", agregó.

En este sentido, Casado se mostró convencido de que, llegado el momento, Bélgica no se opondrá a devolver a Puigdemont a la Justicia española. "No valoramos que un Estado miembro de la Unión Europea no colabore ante órdenes de detención internacional. Nosotros siempre hemos sido respetuosos con el comportamiento de nuestros socios de la UE y esperamos que el resto también lo sea", vaticinó.

, defendió al jefe del Ejecutivo de las críticas recibidas por el ex primer ministro belga Elio di Rupo, que tildó a Rajoy de "franquista autoritario". "Hay que desterrar ya ese complejo. Nuestro Gobierno no tiene nada que envidiar a Bélgica. Vivimos en un país maravilloso en que el Estado de derecho funciona y los catalanes tienen la suerte de tener una Constitución que les defiende", zanjó. Casado.

portavoz conservador también volvió a eludir las críticas recibidas por Rajoy tras el encarcelamiento del exvicepresident, Oriol Junqueras, y los exconselleres, precisamente, por las dudas que genera sobre la independencia judicial. "En un Estado de derecho todos conocemos el Código Penal, no hace falta ser abogado. Por eso decíamos que era muy peligroso seguir por esa senda. El poder judicial actúa de igual forma para cualquier persona, se llame como se llame y milite en el partido que milite", argumentó tras afirmar que en el PP nadie se alegra de que nadie vaya a la cárcel.

En Génova tampoco creen que esa situación vaya a pasarles factura en las urnas, pese a que las encuestas revelan una considerable pérdida de escaños. "El Gobierno no toma medidas por el resultado electoral: tiene la responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la ley y, si tiene coste, lo asumiríamos", defendió el vicesecretario de Comunicación. "Nosotros sólo respetamos las decisiones judiciales", concluyó.