Público
Público

El PP mantendrá el pacto antiyihadista aunque el PSOE derogue la cadena perpetua

Rajoy y Sánchez han firmado esta tarde en La Moncloa su primer acuerdo de Estado. Socialistas y conservadores seguirán intentando sumar a otras fuerzas parlamentarias.

Publicidad
Media: 3
Votos: 6

Mariano Rajoy y Pedro Sanchez se estrechan la mano tras la firma del acuerdo en materia de lucha contra el terrorismo yihadista . REUTERS/Juan Medina

MADRID.- El presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE han firmado este lunes el pacto antiyihadista, oficialmente denominado Acuerdo para afianzar la unidad en defensa de las libertades y en la lucha contra el terrorismo.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, tras una intensa negociación de sus hombres en el Congreso, los portavoces conservador (Rafael Hernando) y socialista (Antonio Hernando), han consensuado un texto de ocho puntos que, si bien incluye en el número 2 la referencia a la cadena perpetua ("la máxima pena privativa de libertad recogida en el Código Penal"), también antepone una cláusula de los socialistas por la que el Partido Popular se compromete a mantener el pacto aunque el PSOE alcance la mayoría suficiente para derogar la cadena perpetua.

La "prisión permanente revisable" o cadena perpetua de facto fue incluida por el PP en la reforma del Código Penal aprobada en solitario por los conservadores en el Congreso. La cláusula exigida por Sánchez para aceptar la rúbrica de hoy reza que "en todo caso, el presente acuerdo no se verá afectado por los posible cambios en el sistema de penas que puedan producirse en el futuro en función de las posiciones mantenidas por las partes en el curso de la tramitación de la reforma del Código Penal".

La escenificación de la firma del pacto antiyihadista ha estado revestida de la máxima formalidad por parte de La Moncloa con la asistencia a la solemne Sala de Tapices de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros del Interior, Jorge Fernández Díaz, y de Justicia, Rafael Catalá, además del director del Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas; del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, o de los portavoces parlamentarios de PP y PSOE.

Por parte socialista, ha destacado la presencia del exdirector de Gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González, José Enrique Serrano (actualmente diputado por Madrid), y de la también parlamentaria de la Cámara Baja y portavoz socialista de la Comisión de Justicia, Rosa Aguilar.

El Gobierno confía en que el recorrido de esta proposición confluya con la modificación del Código Penal, ahora en tramitación en el Senado

La proposición de ley orgánica recogida en el punto 1 del acuerdo antiyihadista será registrada mañana martes en el Congreso y, durante su tramitación parlamentaria, PP y PSOE confían en sumar el apoyo de otras fuerzas parlamentarias. Fuentes de Presidencia han señalado que el Gobierno confía en que el recorrido de esta proposición dure dos semanas y confluya con la modificación del Código Penal en el Senado, después de que se debata y se vote el 19 de febrero en la Cámara Baja.

"Como una sola fuerza"

Tanto Rajoy como Sánchez han subrayado en sendas intervenciones tras la rúbrica del acuerdo (no se han admitido preguntas de la prensa) la necesidad del "consenso" y la "unidad" de los dos principales partidos en la lucha contra el terrorismo.

El discurso del secretario general del PSOE, sin embargo, ha adquirido tintes de disculpa en algunos momentos, al señalar Sánchez que "durante los últimos 27 años, el PSOE siempre ha antepuesto la necesaria unidad contra el terrorismo a cuestiones partidistas". El líder socialista ha explicitado lo inevitable que era llegar a este acuerdo con el PP al asegurar que "los ciudadanos merecen que los políticos sepamos estar a la altura de las responsabilidades que nos han encomendado".

Por su parte, el presidente del Gobierno ha borrado de su mente los ataques que dirigió a Zapatero durante la etapa de éste en el Ejecutivo ("Usted ha traicionado a los muertos", 2008) y ha señalado que PP y PSOE han actuado hoy "como una sola fuerza", porque en política antiterrorista, "el consenso resulta imprescindible"