Publicado: 14.08.2015 22:27 |Actualizado: 14.08.2015 22:27

El PP quita la alcaldía de un pueblo coruñés al BNG gracias a un edil no adscrito que se presentó por el PSOE

El portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, ha señalado que la moción en Boimorto supone un "atropello por parte del PP". Mariano Rajoy ha mostrado su apoyo a esta moción de censura porque su partido "ha ganado las elecciones".

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:

BOIMORTO (A CORUÑA).-  El Partido Popular de Galicia ha arrebatado hoy al Bloque Nacionalista Galego (BNG) el gobierno del municipio coruñés de Boimorto, en lo que es la primera moción de censura en España desde las elecciones municipales del 24 de mayo.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de vacaciones en Galicia y que hoy ha visitado la localidad coruñesa de Ordes, ha mostrado su apoyo a esta moción de censura, porque su partido, recordó, "ha ganado las elecciones".



A preguntas de los periodistas, el jefe del Ejecutivo central y presidente del Partido Popular ha incidido en que "en democracia debe ganar el que tiene más apoyo de la gente" y ha asegurado que "ya sería bueno que todos se fueran dando cuenta de esto".

En el caso de la moción de censura tratada hoy en pleno en Boimorto (A Coruña), los cinco concejales del PP y otro edil no adscrito que se presentó en las listas del PSdeG-PSOE han materializado la primera moción de censura desde el 24-M.

El nuevo regidor ha afirmado que los resultados de las elecciones del pasado 24 de mayo, en las que el PP obtuvo el 54% de los votos

De esta forma, Xosé Luis Rivas, Mini, del BNG, ha sido relevado en la Alcaldía por el popular Gonzalo Concheiro con el apoyo de José Balado.

El nuevo regidor ha afirmado que los resultados de las elecciones del pasado 24 de mayo, en las que el PP obtuvo el 54% de los votos, hacen legítima la medida votada hoy.

Entre el público asistente ha estado el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, que dijo en declaraciones a los medios que la moción supone un "atropello por parte del PP", dado que supone la "compra de un tránsfuga para echar abajo un alcalde democrático elegido por la mayoría de vecinos y vecinas de Boimorto", afirmó.

El edil que con su voto ha propiciado el cambio de gobierno ha escuchado contra él gritos como "mira que tiene cara" por parte del público asistente al pleno, pero ha dicho que es una "profunda decisión personal y política" que tiene por objeto corregir el "error" de haber apoyado en su momento la investidura del nacionalista Rivas.