Público
Público

Presupuestos PNV y PP sí se ponen de acuerdo en Euskadi para sacar los presupuestos

Responsables de ambos partidos mantienen contactos para facilitar la aprobación de las cuentas vascas, acuerdo que se cerraría en las próximas horas. A cambio, el PNV podría dar su apoyo al proyecto presupuestario del Gobierno de Rajoy

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
Urkullu y Rajoy conversan en un acto. EFE

Urkullu y Rajoy conversan en un acto. EFE

Euskadi no es Catalunya, el lehendakari Urkullu no es el president Puigdemont y el Parlamento Vasco no tiene nada que ver con el Parlament catalán. Esas tres premisas resumen el espíritu de cercanía y negociación que reina estos días entre PNV y PP, dos partidos que están dando pasos sólidos para tratar de garantizarse el respaldo mutuo a sus respectivos proyectos de Presupuestos, tanto en Vitoria como en Madrid. El presidente Mariano Rajoy lo tiene claro: si los nacionalistas catalanes dan dolores de cabeza, los vascos pueden deparar justo lo contrario.

En este romance hay reuniones públicas, pero también de las otras. En la primera categoría se sitúa el encuentro mantenido este lunes entre el consejero de Hacienda y Economía del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu, y una delegación del PP vasco compuesta por su secretaria general, Nerea Llanos; el portavoz en el Parlamento, Borja Sémper, y el parlamentario Antón Damborenea. Se trataba de la segunda cita en menos de una semana, siempre con un mismo objetivo: concretar el respaldo de los conservadores al proyecto de presupuesto del Gobierno de Urkullu, un secreto a voces que podría ser confirmado en las próximas horas por Azpiazu.

A finales de la semana pasada, el consejero adelantó que este miércoles daría a conocer los nombres de sus socios a la hora de aprobar las cuentas autonómicas. El anuncio pilló por sorpresa a todo el arco parlamentario, incluyendo tanto a sus aliados del PSE –partido con el que gobierna en minoría- como a los tres partidos que se sitúan en la oposición: EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP. Para sacar adelante los presupuestos, el gobierno de Urkullu necesita el apoyo –o al menos la abstención- de alguno de esos grupos.

Si la política vasca fuese una porra, prácticamente todas las apuestas estarían del lado de los populares. Así lo confirmaban este lunes distintas fuentes parlamentarias, las mismas que daban casi por descartado cualquier posibilidad de acuerdo con EH Bildu, que tiene previsto reunirse este martes con Azpiazu. 24 horas antes de ese encuentro, los portavoces de la coalición abertzale en la cámara vasca reclamaron una serie de modificaciones presupuestarias por un valor de 164 millones de euros, que se dedicarían principalmente al fomento del empleo, la industria y la sanidad.

Aún más lejos está Elkarrekin Podemos, que desde un principio marcó distancia del proyecto de Presupuestos de Urkullu y reivindicó otro modelo de cuentas para otro modelo de país. Su oferta pasa por una fiscalidad que obligue a pagar más a quienes tienen más, así como “reducir gastos superfluos en asesores y altos cargos” y priorizar “determinadas partidas de gasto social y creación de empleo de calidad”. Este lunes, el grupo de izquierdas mantuvo un nuevo encuentro con Azpiazu, al que volvieron a transmitir su oferta. A la salida de la reunión, Tinixara Guanche y Julen Bollain –representantes de Elkarrekin Podemos- resumieron la charla en una frase: “El Gobierno vasco ha dado un portazo al giro social que pedíamos”.

Con el calendario en la mano

En ese contexto, el PP parece más fácil de convencer. El partido encabezado por el exministro Alfonso Alonso se conforma con aumentar las ayudas a familias con hijos y reforzar la apuesta en el área de I+D+I, unos aspectos que el PNV estaría dispuesto a asumir. A falta de conocer otros detalles, en el Parlamento Vasco prácticamente todos dan por hecho que la bancada del PP dará el "sí quiero" en la votación de las cuentas, que tendrá dos ceremonias: el día 30 se votarán las enmiendas a la totalidad –el plazo de presentación caduca el jueves 23-, mientras que la aprobación definitiva tendría lugar en el pleno del 11 de abril. “Es evidente que el PNV descarta la posibilidad de acuerdo con las fuerzas progresistas y opta, por el contrario, por pactar con la versión más antisocial del PP”, criticó Bollain tras la reunión con Azpiazu.

En medio de esas expectativas, el propio Rajoy ha dado a entender que su partido respaldará el proyecto del PNV. “No tiene ningún sentido paralizar la aprobación de un presupuesto porque perjudica a los ciudadanos”, afirmó el presidente tras la cumbre del pasado viernes en Bruselas. Si bien se negó a hablar de “moneda de cambio” –una expresión que también rechazan en filas nacionalistas-, fuentes de ambos partidos han reconocido que existen contactos al más alto nivel para tratar de concretar el respaldo de los cinco diputados nacionalistas a los Presupuestos del Gobierno. Si ese apoyo se concreta, el Gobierno –gracias a la suma de votos del PP, Ciudadanos, Coalición Canaria y PNV- lograría salvar el trámite de las enmiendas a la totalidad. Las negociaciones, ya sea en Vitoria o Madrid, están en marcha.