Público
Público

Presupuestos El PSOE decide no negociar los Presupuestos con el PP y presentar unas cuentas alternativas

Quiere diferenciarse del Partido Popular y planteará un proyecto de estabilidad presupuestaria, pero que apueste por las políticas sociales

Publicidad
Media: 3.71
Votos: 7
Comentarios:

La portavoz del grupo socialista, Margarita Robles, en su escaño durante un Pleno del Congreso. EFE/Mariscal

La decisión está tomada por la dirección del PSOE. No habrá negociación con el Partido Popular sobre los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año.
Pese algunas declaraciones -consideradas “imprudentes” por Ferraz- realizadas por algunos miembros de la Ejecutiva Federal, dando a entender la posibilidad de intentar buscar un acuerdo sobre las Cuentas públicas para 2018, la decisión de Pedro Sánchez es oponerse al previsible proyecto continuista que presentará el Gobierno de Mariano Rajoy y elaborar un Presupuesto alternativo.

Es decir, el PSOE no se limitará a presentar una enmienda a la totalidad y pedir la devolución de los Presupuestos del Partido Popular, sino que elaborará con los datos de que disponen unos presupuestos propios, que serían los que aplicarían si estuvieran en el Gobierno.

El objetivo de Sánchez, según fuentes cercanas al secretario general, es presentar una alternativa diferenciada del Partido Popular, en la que sin renunciar a la estabilidad presupuestaria y al control del déficit, se apueste por políticas sociales y por aumentar las partidas en sectores como la Sanidad, la Educación y la Dependencia. El equipo económico del PSOE ya está trabajando en elaborar dicho Presupuesto, que será dado a conocer a principios de año, coincidiendo con los que presente el Ejecutivo.

Esta iniciativa no es nueva, y fue en el primer año de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del PSOE cuando se decidió no conformarse a la hora de abordar el debate presupuestario con presentar una enmienda a la totalidad o intentar pactar algunas partidas, sino demostrar que se puede gestionar el dinero público de otra manera diferente a la del Partido Popular.

Esto no quita que el PSOE sí esté dispuesto a negociar la financiación autonómica, algo que se abordará en la última semana del año, aunque se prevén unas negociaciones largas y difíciles, que precisamente el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quiere vincular a la negociación presupuestaria.

Sin el apoyo del PSOE y el previsible voto en contra del resto de partidos de la oposición, el Gobierno sólo los podrá sacar adelante en el caso de contar con el apoyo del PNV, ya que se da por hecho el respaldo que les dará Ciudadanos.

El PSOE no quiere anticipar acontecimientos, pero en Ferraz no se oculta que en el caso de que los nacionalistas vascos no cedan finalmente y decidan no apoyar las Cuentas del Gobierno de Rajoy, se presente un escenario de adelanto electoral a finales de 2018 o en la primavera de 2019, coincidiendo incluso con las elecciones autonómicas y municipales, fijadas para el último domingo de mayo de dicho año.

DISPLAY CONNECTORS, SL.