Público
Público

Acuerdo El PSC acepta que el PSOE marque la posición en pactos y temas constitucionales

Los militantes catalanes recibirán una carta para decidir si quieren o no estar en el censo para elegir al secretario general del PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández (c), acompañado por el portavoz, Mario Jiménez Díaz (d), y la adjunta a Organización, Ascensión Godoy Tena. EFE/Javier Lizón

Al final se llegó a un acuerdo para seguir manteniendo la relación política y electoral entre el PSOE y PSC (tras la crisis que provocó el Comité Federal del 1 de octubre cuando los socialistas catalanes no acataron la decisión de entregar el Gobierno a Mariano Rajoy), en el que el los socialista catalanes acepta finalmente que sea siempre Ferraz quien marque la posición en los pactos y en temas constitucionales.

En concreto, en el documento se afirmar que corresponde “al PSOE la definición de la posición política en los asuntos de naturaleza o relevancia constitucional, así como en aquellos cuya aplicación excede del ámbito territorial de Catalunya”.
Al PSC se le garantiza, como hasta ahora, la intervención y participación en los órganos que tomen estas decisiones y específicamente, el Comité Federal, pero dándose por hecho de que acatarán la decisión que tome el máximo órgano del PSOE.

Y lo mismo ocurre con el tema que provocó la crisis. De forma nítida el documento recoge que “el Comité Federal del PSOE es el órgano competente para establecer las líneas fundamentales de la política electoral y determinar la política de alianzas electorales”.

De hecho, el PSC también reconoce que el Comité Federal es el único ámbito de decisión en relación con la investidura del presidente del Gobierno.

El portavoz de la Comisión Gestora del PSOE, Mario Jiménez, durante la rueda de prensa posterior a la reunión que la gestora del partido socialista ha celebrado en Madrid. EFE/Javier Lizón

En cuanto a la polémica del censo, Ferraz también parece haber ganado el pulso. Sólo podrán votar los militantes del PSC que estén al corriente del pago de la cuota, como ocurre con el PSOE desde hace más de una década. El ex secretario de Organización del partido impuso esta condición hace ya más de una década, pero el PSC no la cumplió.

Como ocurría antes en el PSOE, había muchos militantes que no pagaban la cuota pero sí eran contabilizados o podían participar. Así el PSC decía que contaba con unos 18.000 militantes pero, a raíz de este conflito, se ha visto que sólo tienen derecho a participar en torno a 13.000. Para intentar paliar esta anomalía, se enviará una carta a todos los militantes para saber si quieren participar todavía en el proceso de primarias.

Además, el PSOE también ha impuesto que los militantes que participen en su Congreso estarán integrados en un censo propio, con validez para todo el proceso congresual, y que determinará la proporcionalidad del número de sus representantes en los órganos del partido.

Finalmente, se ha acordado la creación de una Comisión de Coordinación política PSOE-PSC para dirimir los problemas que puedan surgir en la interpretación de este acuerdo.

Ambas partes dicen estar satisfechas con el acuerdo, aunque muchos dirigentes opinan que ha sido el PSC el que más ha cedido en este pulso ante el riesgo de ruptura de un pacto que se formalizó en 1978.