Público
Público

Independencia de Catalunya Puigdemont reprende a Felipe VI: "Así, no"

En un mensaje institucional, el presidente catalán advierte que seguirá adelante en el camino a la independencia si no hay una intermediación para dialogar con el Estado. 

Publicidad
Media: 4.13
Votos: 8
Comentarios:

El presidente Puigdemont durante su mensaje institucional. | EFE

"Me voy a dirigir al rey en una lengua que sé que él entiende y habla: 'Así, no'". Contundente, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, reprendió al rey Felipe VI por su mensaje del día anterior: "Con su decisión de ayer, decepcionó a mucha gente en Catalunya que le aprecia y que esperaba de usted otro tono". Por eso, dijo que el rey perdió una oportunidad de dirigirse a todos los ciudadanos como debería hacer por el papel que le da la Constitución, que además "le otorga un papel moderador que en ningún caso ha tenido y que ayer declinó". Finalmente, le acusó de no haber tenido interés en saber la opinión y la visión del Govern en ningún momento del proceso soberanista, y de aceptar en cambio "un rol inadecuado que sólo busca allanar" las decisiones del Gobierno central.

En una declaración institucional desde el salón Mare de Déu de Montserrat del Palau de la Generalitat, Puigdemont dijo que ayer el rey se dirigió "a una parte de la población e ignoró deliberadamente a los millones de catalanes que no pensamos como ellos" y a los catalanes que "han sido víctimas de una violencia policial que ha helado el corazón a medio mundo" el pasado 1-O.

El reproche a Felipe VI fue uno de los puntos fuerte de un breve discurso en el que condenó en términos muy duros las cargas policiales del pasado domingo y en el que dejó claro que el Govern seguirá la senda marcada hacia la independencia de Catalunya —la  Declaración Unilateral de Independencia que podría aprobarse la semana que viene—  si no hay una intermediación para abrir un diálogo con el Estado. "Seguimos un camino democráticamente marcado por la voluntad de los ciudadanos, y esto en lugar de ser combatido debería comenzar a ser comprendido y a ser respetado", añadió.

Puigdemont se mostró dispuesto a "emprender un proceso de mediación" sobre el proceso independentista tras el referéndum del 1-O y alabó el sentido democrático de los catalanes: "Paz, diálogo y acuerdo forman parte de la cultura de nuestro pueblo, pero nunca hemos una recibido una respuesta positiva del Estado y eso es una grave irresponsabilidad".

Puigdemont, al rey: "Con su decisión de ayer, decepcionó a mucha gente en Catalunya que le aprecia y que esperaba de usted otro tono"

Puigdemont constató que el Gobierno central no ha dado nunca ninguna respuesta positiva a iniciativas de mediación, y pidió que este conflicto "se encarrile desde la política y no desde la policía". Insistió en que su ejecutivo tiene "la puerta abierta siempre al diálogo y respeto hacia el otro", aunque dio por hecho que "en los próximos días" las instituciones catalanas tendrán que "aplicar el resultado del referéndum" del 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional.

El president añadió que Catalunya seguirá enseñando su mejor cara en los próximos días: "Cuando las instituciones de Catalunya tendremos que aplicar el resultado del referéndum", dijo.

Hubo un momento de su discurso en el que habló en castellano. Lo hizo para agradecer el apoyo de "los ciudadanos españoles que en estos días han expresado su compromiso con las demandas de los catalanes": "Ciudadanos que nos han enviado su amistad y su solidaridad muy valiosa en los momentos que estamos viviendo. Seguramente las autoridades españolas deberían explicar mejor lo que ocurre en Catalunya, con visiones más ponderadas que ayudaran a entender un problema político que sabemos que es complejo".

Y añadió: "Somos un solo pueblo, que ama las lenguas que habla, que no tiene ningún problema con las identidades, las nacionalidades y las culturas, que quiere continuar contribuyendo al desarrollo del Estado español y que jamás va a prescindir de la enorme riqueza que representa la pluralidad".