Público
Público

Rajoy cesa al Govern, disuelve el Parlament y convoca elecciones para el 21 de diciembre

El Gobierno destituye a Puigdemont, Junqueras y el resto de consellers de la Generalitat.

Publicidad
Media: 2.88
Votos: 8
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa ofrecida esta tarde en el Palacio de la Moncloa tras la declaración unilateral de independencia en el Parlament de Catalunya. - EFE

Con toda la premura posible. Así ha reaccionado el Gobierno a la declaración de independencia de Catalunya votada este viernes en el Parlament. El pleno del Senado aprobó, apenas una hora después, las medidas de aplicación del artículo 155 de la Constitución, que autoriza al Ejecutivo central a cesar a todo el Govern catalán. “El ejercicio de dichas funciones corresponderá al Gobierno de la Nación o a los órganos o las autoridades que cree a tal efecto o designe el Gobierno de la Nación”, reza el acuerdo votado.

Esa fue, precisamente, la primera medida tomada en el Consejo de Ministros extraordinario que Mariano Rajoy convocó para las 18.00 horas. No sólo han aprobado recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) la citada declaración de independencia ─que se producirá el lunes, al estar el registro cerrado ya─, sino que en cuanto, este sábado, los nuevos decretos sean publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el president, Carles Puigdemont; el vicepresident, Oriol Junqueras; y el resto de consellers estarán oficialmente destituidos, sus carteras quedarán en manos de los ministerios y desparecerán, incluso, otros organismos de la Generalitat como las embajadas.

Rajoy: "Es urgente devolver la voz a los catalanes, a todos, y en condiciones democráticas"

Además, Rajoy ha sorprendido al anunciar la convocatoria de elecciones anticipadas para el próximo 21 de diciembre, que, curiosamente, no coincide en domingo, como es habitual, sino en jueves. En un intento de demostrar que "el 155 no es una suspensión de la Autonomía de Catalunya", así como de argumentar que no quiere "prolongar la situación de excepcionalidad", el presidente anunció la inmediata disolución de Parlament con el fin de convocar "lo antes posible" unos comicios que, según sus palabras, permitan a Catalunya "reconciliarse con la verdad, la ley y consigo misma", así como "devolver la legalidad" a la Comunidad. "Es urgente devolver la voz a los catalanes, a todos, y en condiciones democráticas", sentenció tras arremeter contra Puigdemont: "Tuvo la oportunidad de volver a la legalidad y convocar elecciones y no lo hizo. Por eso el Gobierno de España toma estas medidas", espetó.

El Gobierno cesa a los responsables de Interior catalanes

El PP había aceptado ─ya el jueves en la Comisión específica del Senado para tal fin─ una modificación de su texto inicial a propuesta de los socialistas. Las medidas que desarrollan el 155 de la Constitución serán aplicadas de manera "proporcionada y responsable" y se podrá, además, "modular su aplicación si se produjeran cambios en la situación u otras circunstancias que así lo aconsejen". Sin embargo, lejos de "moderar" su actuación, Rajoy decidió empezar con la ejecución del 155 con plato fuerte, aunque sea por poco tiempo y de forma exprés..

El Ejecutivo anuncia que todas las competencias de las consellerías quedarán en manos de sus correspondientes ministerios

Así, todas las competencias de las consellerías quedarán en manos de sus correspondientes ministerios. Especial atención ha merecido el departamento de Interior, donde tanto el secretario general, Cèsar Puig, como el director general de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler, serán también destituidos. De ser "necesario", según el acuerdo aprobado en el Senado, Rajoy podrá enviar un "despliegue de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en Cataluña", así como sustituir a los Mossos por miembros de la Policía Nacional y la Guardia Civil. También podrá todavía, si quiere, designar a un órgano específico de coordinación de la labor de los ministerios una opción que, a día de hoy, no se prevé.

Las cuentas catalanas, que ya fueron intervenidas por Cristóbal Montoro el 15 de septiembre, verán incrementado el control sobre las mismas al incluirse el de "los ingresos que corresponde recaudar o recibir por cualquier título a la Comunidad Autónoma, sus organismos, entes y entidades vinculadas o dependientes de la misma y de su sector público empresarial".

Eliminado ha quedado, en su trámite en el pleno del Senado, el control de los medios de comunicación públicos catalanes. El PP, tras horas debatiendo con sus socios, aceptó finalmente la enmienda del PSOE que pedía eliminar esa medida de la propuesta inicial y que tanto TV3 como RAC siguiesen sólo vigiladas por el propio Parlament de Catalunya, como hasta ahora. No obstante, Madrid sí controlará el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información y el Centro de la Seguridad de la Información de Catalunya.

Cinco reales decretos en el BOE

Además, al haberse convocado ya las elecciones, la Junta Electoral Central sí controlará ─como siempre que hay comicios─ parte de las emisiones de la televisión y radio catalanas. Los anuncios de campaña, las apariciones de cada formación en los informativos y el control de los debates electorales quedarán, así, de todas todas, en manos del Ejecutivo central.

La Cámara catalana, que iba a ver sus funciones limitadas, ya no tendrá ninguna al quedar disuelta por completo

La Cámara catalana, que iba a ver sus funciones limitadas (no podría proponer un candidato a la presidencia, ni celebrar debates de investidura, ni promover mociones de censura ni celebrar sesiones de control al Govern ni aprobar nada en contra de la Constitución o el propio 155), ya no tendrá ninguna al quedar disuelta por completo. Con ello, el Gobierno se asegura eliminar las dudas sobre la constitucionalidad de que fuera el Ejecutivo central, desde Madrid, quien limitara las funciones de un Parlament compuesto por diputados elegidos directamente por los ciudadanos.

En total, el BOE publicará este sábado cinco reales decretos distribuidos de la siguiente manera: uno con el cese de Puigdemont, otro con la destitución de Junqueras y el resto de conselleres y un tercero con las correspondencias y equivalencias entre consellerias y los ministerios que han de asumir sus competencias. El cuarto hace referencia a la extinción de organismos catalanes ─las 'embajadas', el patronato del Diplocat, y el Consell Asesor para la Transiciò Nacional─, así como al cese de los delegados de la Generalitat en Bruselas y Madrid, el de los citados cargos de Interior y el de hasta 141 cargos que pertenecen al personal eventual que fue nombrado directamente por los cargos destituidos (jefes de gabinete, de prensa, etc.). El quinto es ya el de la convocatoria electoral.