Publicado: 29.10.2015 14:20 |Actualizado: 29.10.2015 16:03

Rajoy rectifica y convoca este viernes a Iglesias para hablar sobre Catalunya

El secretario general de Podemos anuncia que el presidente le ha llamado para fijar el encuentro que tendrá lugar a las 16.30 horas en el palacio de La Moncloa

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8
Comentarios:
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, antes de comparecer ante los medios de comunicación en la sede del partido. EFE/Ballesteros

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, antes de comparecer ante los medios de comunicación en la sede del partido. EFE/Ballesteros

MADRID.- No entraba en sus cálculos iniciales hablar con Pablo Iglesias, pero este jueves ha rectificado. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha llamado al secretario general de Podemos para fijar una reunión, según ha anunciado el propio Iglesias a través de Twitter, y como ha confirmado su equipo a este diario. 

El encuentro tendrá lugar el viernes a las 16.30 horas en el Palacio de La Moncloa, poco después de que el presidente del Gobierno se reúna con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Rajoy ha emprendido una ronda de encuentros con los líderes políticos a tenor de la situación en Catalunya, en busca de nuevos apoyos políticos ante el desafío independentista emprendido por el nuevo Parlament.

"Es positivo que Rajoy acepte dialogar con quienes no piensan como él, así que mañana Pablo Iglesias acudirá a Moncloa para presentarle al presidente los cinco grandes acuerdos que necesitamos para cambiar este país, a explicar que tenemos que tender puentes y no levantar muros", reza el comunicado que Podemos ha difundido en torno a las 15:00 horas de este jueves.

"La democracia consiste en que el diálogo tiene sentido establecerlo con quien piensa diferente", espetaba Iglesias a Rajoy este jueves

El diálogo con la formación morada no entraba en sus planes al no considerarla una "fuerza constitucionalista", como justificó el presidente del Gobierno en una entrevista en Cadena Ser este miércoles, algo que Iglesias le reprochó apenas unas horas después, durante la presentación de su equipo de campaña.

"La democracia consiste en que el diálogo tiene sentido establecerlo, no tanto con quien piensa igual, sino con quien piensa diferente. Estoy convencido, Mariano, de que si lo piensas estarás de acuerdo conmigo", respondía el candidato de Podemos a La Moncloa. 

La reunión de este viernes dejará además dos imágenes inéditas: las primeras fotografías de Pablo Iglesias y Albert Rivera con el presidente del Gobierno.



Rivera: "Iglesias tiene que decir si estamos todos con la unión de los españoles"

Antes de trascender la reunión entre el líder del Ejecutivo y el secretario general de Podemos, Albert Rivera opinaba que son los partidos que defienden "la unidad de todos los españoles" los que deben participar en este diálogo.  

"Ayer Pablo Iglesias nos criticó a los partidos constitucionalistas. Yo creo que deberíamos hablar todos pero no para hacer politiqueo sino política con mayúsculas. Ahora no es momento de criticar al Gobierno o a la oposición. Pablo Iglesias tiene que decir si estamos todos con la unión de los españoles, la Constitución y la democracia o no", sentenció, recordando que Podemos "votó a favor de Forcadell [cinco de los 11 diputados de Catalunya Sí que Es Pot, que agrupa a Podemos e ICV-EUiA.. "No se puede hacer una cosa en Catalunya y otra en el resto de España", zanjó.

Por otro lado, el presidente de Ciudadanos manifestó, a su llegada al Casino de Madrid, donde protagonizará el Foro ABC, al que han acudido numerosos periodistas y empresarios, que mañana no irán a La Moncloa con intención de pedir nada a Rajoy, sino de "escucharle".

Aunque sí repitió que su propuesta será la de recurrir al Tribunal Constitucional la admisión a trámite -que ha dado por hecha aunque aún no se ha producido por un defecto de forma- de la resolución independentista de Junts pel Sí y la CUP, "un documento antidemocrático y no constitucional". "La Mesa del Parlament no es un registro, es un órgano de gobierno de la Cámara autonómica que no puede discutir si las leyes se cumplen o no, ni poner en duda la legitimidad de los tribunales", concluyó.