Publicado: 15.07.2015 11:02 |Actualizado: 15.07.2015 14:39

Rajoy quiere ahora que el Congreso apruebe el tercer rescate a Grecia

La oposición interpreta la iniciativa del presidente como un intento de prolongar la presencia de la crisis griega en la agenda política española. Sánchez le recrimina, además, su visión partidista de lo acontecido en Grecia y tener un papel irrelevante en la Unión Europea con pérdida de poder institucional.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 6
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el pleno del Congreso sobre Grecia. / BALLESTERO (EFE)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el pleno del Congreso sobre Grecia. / BALLESTERO (EFE)

MADRID.— El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado este miércoles que piensa llevar al Congreso de los Diputados, para su debate y votación, el plan de tercer rescate a Grecia acordado el pasado lunes in extremis en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del Eurogrupo en Bruselas. De esta forma, Rajoy se equipara a otros seis países en los que el respaldo parlamentario es obligatorio para dar el visto bueno al programa de rescate: Alemania, Holanda, Finlandia, Austria, Estonia y Eslovaquia .

"Aunque no es obligatorio creo que las aportaciones de España son lo suficientemente elevadas para contar con la aprobación parlamentaria", ha dicho Rajoy en su primera intervención. Este anuncio ha supuesto una sorpresa para el hemiciclo, incluso en su propia bancada, porque no existen precedentes. Sin embargo, Rajoy cuenta con la ventaja de contar con la mayoría absoluta en la Cámara baja.



La iniciativa del presidente del Gobierno se entiende como un intento de prolongar en el escenario político español la crisis de Grecia y sus consecuencias, especialmente entre la ciudadanía, sometida a un corralito desde hace más de dos semanas. “Esto lo hace para mantener la tensión de su estrategia del miedo ante la sociedad española”, dijeron a Público varios miembros de los grupos parlamentarios de la oposición.

La comparecencia de Rajoy para explicar el Consejo Europeo de los pasados días 25 y 26 de junio se ha visto desbordada por la vorágine de acontecimientos que se han desarrollado en las últimas tres semanas, tanto en Grecia como en Bruselas, desde las negociaciones frustradas de finales de junio hasta el acuerdo alcanzado en la madrugada del pasado lunes, pasando por la celebración del referéndum y el triunfo del 'NO' al austericidio impuesto por el Eurogrupo.

"Esta ha sido un triste historia que. Al final, puede acabar mejor de lo que hubiéramos podido imaginar hace tan solo unos días", ha concluido Rajoy como corolario de una intervención en la que ha justificado la actuación de los países del euro hacia Grecia "por la necesidad de recuperar la confianza, perdida desde la llegada de Syriza al poder". Según Rajoy, "la solución final no es fácil" y dependerá de que se cumplan los compromisos alcanzados el pasado lunes.

Por su parte, el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, ha reprochado a Rajoy su lamentable papel desarrollado en el curso de la crisis. "Hemos pasado de ser un peso pesado a ser un peso ligero, a la altura de Chipre siendo la cuarta economía de la zona euro. Usted ha sido un convidado de piedra", ha dicho en una intervención en la que ha lamentado la ausencia de un plan humanitario para la población griega más desfavorecida en el contexto del acuerdo alcanzado el pasado lunes.

Sánchez ha recriminado a Rajoy "dar una visión partidista de la crisis griega en lugar de hacer patriotismo" con el propósito de amedrentar con amenazas a la sociedad española con lo que está sucediendo en el país heleno con el gobierno presidido por Tsipras. “Hace una utilización vergonzosa del sufrimiento griego contraponiendo las reformas que usted ha hecho, cuando la realidad es muy distinta. Es una de sus mentiras intolerables”, ha insistido Sánchez.

El debate entre ambos mandatarios ha estado presidido por una fuerte controversia. Rajoy se ha empleado a fondo en descalificar la capacidad política e intelectual del líder socialista para sostener un debate de altura sobre cuestiones europeas y, especialmente, para abordar la crisis griega. “Lo que usted ha dicho hoy vale igual para un debate sobre la PAC (política agraria común), el IBI (impuesto sobre bienes inmuebles) o el Consejo Superior de Deportes. Algo de sobreactuación y poco más”, ha afirmado Rajoy para responder a sus críticas.

Réplica

En la réplica, Sánchez ha ironizado sobre las capacidades intelectuales de Rajpy. "Sobre su superioridad intelectual, usted como el señor Cañete, si el hombre demuestra su superioridad sobre las mujeres le tachan de machista. Esto es lo que tienen, señorías, los hijos de buena estirpe, que están todos cortados por el mismo patrón", ha asegurado el socialista entre fuertes murmullos en la bancada popular.

Y ha añadido: "Para reflexión de altura del presidente ésta sobre la derrota de De Guindos para presidir el Eurogrupo: unas veces se gana, otras se pierde; lo seguiremos intentando". En la contestación, Rajoy ha seguido con la ironía, cargada de descalificación: "Al señor Sánchez no le voy a replicar porque todos tenemos un mal día, lo cual es humanamente comprensible".

El presidente del Gobierno ha tenido también descalificaciones para el representante del grupo de La Izquierda Plural, Alberto Garzón. "Usted ha hecho, como siempre, una enmienda a la totalidad", le ha dicho para responder las duras críticas del dirigente de izquierdas por la posición de su Gobierno "en contra de los intereses del pueblo griego, la gran víctima de la incapacidad de la Unión Europea para resolver el origen de la crisis en la que lo ciudadanos helenos no tienen ninguna responsabilidad".

Etiquetas