Publicado: 11.11.2015 19:01 |Actualizado: 11.11.2015 20:01

Rivera abre la puerta a aceptar ministros de PP y PSOE si gobierna

El presidente de C's insiste que no aceptará cargos en el Ejecutivo de otra formación, pero reta a Pedro Sánchez y Rajoy a "tener la mente abierta" para formar parte del suyo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la sede del partido en Madrid. EFE/Luca Piergiovanni

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la sede del partido en Madrid. EFE/Luca Piergiovanni

MADRID.- "Me gusta rodearme de gente que sabe más que yo". Así justificó su respuesta Albert Rivera tras ser preguntado acerca de quiénes serían sus posibles ministros en caso de alcanzar la Presidencia del Gobierno el próximo 20 de diciembre.

En realidad, el presidente de Ciudadanos argumentaba así el porqué había decidido incluir en sus listas al ex eurodiputado de UPYD Fernando Maura -que será número seis de la candidatura naranja por Madrid-, pero ello le sirvió de excusa para retar a Pedro Sánchez y Mariano Rajoy a "tener la mente abierta" como para barajar la posibilidad de entrar a formar parte de su Ejecutivo si él se hace con las riendas de la Moncloa. Así abría la puerta a un posible Gobierno que no fuera "monocolor", aunque él incidió en que no aceptaría sillas en un equipo del que no sea líder.

"Yo ya he dicho que no voy a estar de vicepresidente o de ministro de otro partido. Quienes no lo han dicho son los demás. No sé, si gana Ciudadanos, si los otros van renunciar a estar de vicepresidentes y de ministros nuestros o van a dejarnos que gobernemos como un Gobierno monocolor. Pero si hay que negociar con otros que quieren poner terceras personas o independientes, lo hablaremos. Los buenos liderazgos no temen al talento, ni siquiera a aquel que tiene matices ideológicos, por eso tenemos las puertas abiertas y la mente abierta a que eso sea así", especificó Rivera en una de sus habituales extensas respuestas.



De otro lado, el líder de C's volvió a mostrar su apoyo al presidente del Gobierno en su respuesta al proceso independentista iniciado en Catalunya con la aprobación de la resolución de Junts pel Sí y la CUP por parte del Parlament. "Yo habría hecho lo mismo", sentenció, en referencia a la senda iniciada con el recurso ante el Tribunal Constitucional

De hecho, Rivera -que no prevé volver a reunirse con el presidente en La Moncloa- se mostró partidario del tomar el camino judicial "paso a paso" -como Rajoy- y de dejar en manos de la Fiscalía otras opciones como la denuncia por la vía penal de aquellos a quienes pueda considerarse responsables de un posible delito de desobediencia. "Primero tiene que haber un dictamen del TC y, si se incumple, iniciar el siguiente paso, porque entonces sí podrían estar cometiendo un delito", dijo, sin descartar, en último caso, la opción de aplicar el artículo 155 de la Constitución -que podría sustituir al presidente de la Generalitat por el delegado del Gobierno o llegar incluso a suspender la autonomía-, pero también rechazando la opción de UPyD, que ha presentado ya una querella contra Carme Forcadell y los firmantes de la resolución por "conspiración para un delito de sedición"

Del mismo modo, Rivera rechazó tildar la situación en Catalunya de "golpe de Estado" -como sí hace Andrés Herzog-, aunque sí comparte que se trata de un "ataque a la democracia". "En 30 años no se nos había presentado un desafío como éste", añadió.

Un ataque a la democracia, apostilló, no sólo de toda España, sino de Catalunya, y acusó a Artur Mas de ser el responsable de vulnerar el autogobierno de la Comunidad. "Si alguien se salta la ley, pone en jaque todas las leyes", resumió. Y volvió a pedir a los catalanistas "que hayan recuperado el 'seny' (sentido común)" que no permitan al actual president en funciones "cargarse el autogobierno de Catalunya".

Así, dijo desconocer -más allá de cierto descontento en el Govern desvelado por la prensa- que exista un movimiento que pretenda moverle la silla a Mas dentro de Convergència, pero sí se mostró partidario de esta opción: "Ojalá encontremos interlocutores dentro del catalanismo político dispuestos a sentarse a la mesa y buscar un proyecto común para Catalunya y para Espana dentro de las leyes democráticas". E incluso aventuró que el Parlament volverá mañana a tumbar la investidura de Mas e incluso no descartó la posibilidad de llegar a repetir elecciones. "La gente se nos tiró encima cuando lo planteamos la misma noche de las elecciones (el 27-S), pero sólo habíamos hecho cuentas: a Mas le falta un escaño para poder ser elegido presidente por mayoría simple", presumió. "Y la independencia no es la solución y ellos (los 'catalinistas arrepentidos') lo saben", agregó. "De tener que repetir elecciones, la responsabilidad sería de Mas, que no ha sabido dar salida al 'plebiscito' que él mismo planteó", sentenció.

En cualquier caso, Rivera incidió en la idea de que recurrir al TC es sólo una medida a tomar "a corto plazo" pero vendió la necesidad de iniciar una "nueva etapa" tras el 20-D que de una salida al problema catalán "a largo plazo". En este punto, aunque dijo no querer hacer del desafío secesionista un punto de batalla electoral, sí se alejó de Rajoy, a quien criticó por no haber querido llevar a cabo una reforma de la Constitución y de las instituciones que dure "no una legislatura, sino una generación". "España sólo seguirá unida si la regeneramos", mitineó, recordando sus propuestas -algunas de ellas presentadas en Cáeiz el pasado sábado- frente a las de PP y PSOE, "que quieren que todo siga igual", concluyó.