Publicado: 07.04.2015 12:41 |Actualizado: 07.04.2015 14:28

Rosa Díez lamenta la pérdida de Cantó pero insiste en que "hay cantera" para sustituirle

La portavoz de UPyD asume que no podrá convocar unas primarias para designar un nuevo candidato a la Comunidad valenciana. En el Congreso ocupará su escaño Rafael Soriano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La líder de UPyD, Rosa Díez, a su llegada a la reunión de la Junta de Portavoces, hoy en el Congreso de los Diputados. EFE/Ballesteros

La líder de UPyD, Rosa Díez, a su llegada a la reunión de la Junta de Portavoces, hoy en el Congreso de los Diputados. EFE/Ballesteros

MADRID.- Con gesto serio y preocupado. Así se ha presentado Rosa Díez este martes tras conocer la decisión del diputado Toni Cantó de abandonar su escaño y renunciar a su candidatura a la Presidencia de la Comunidad Valenciana. La portavoz de UPyD ha lamentado, así, su "pérdida", aunque también ha señalado que en el partido "hay cantera" suficiente para sustituir al actor.

"Lamento su decisión, pero la respeto", ha esgrimido la líder magenta poco antes de acudir a la Junta de Portavoces del Congreso. "Cuando alguien se va de un equipo humano siempre es una pérdida", continuó, alabando el "trabajo, entusiasmo y generosidad" de Cantó, con quien no ha hablado ni antes ni después de su anuncio, pero a quien calificó de "gran parlamentario y compañero". 



Y ahí se quedó su autocrítica. En la pérdida de una persona dentro de un equipo humano. "Como en cualquier organización", intentó quitar hierro al asunto. 

E incidió en que su labor ahora será luchar para que todos los militantes, afiliados y dirigentes de UPyD no se aparten de su objetivo primordial: "Todos estamos por el proyecto y vamos a seguir defendiendo esas ideas", esgrimió, siempre mirando al futuro e instando a los suyos a no "perder de vista" que la formación es "un instrumento al servicio de los ciudadanos", más allá de las personas que la componen. "La verdadera crisis a la que nos enfrentamos es a la de millones de personas que están sin trabajo; esa es la que nos preocupa", mitineó, eludiendo toda mención a la crisis interna que desde hace tiempo asuela UPyD.

Sin embargo, Valencia se queda ahora descabezada, a la espera de nombrar a un nuevo candidato a la presidencia de la Comunidad. Díez asumió que ya no le queda tiempo para convocar unas primarias -el sistema de elección de candidaturas del que siempre presume UPyD frente al dedazo de otras formaciones- y explicó que será el Consejo Territorial quien hará una propuesta que el Consejo de Dirección nacional resolverá "hoy o mañana".

La líder de UPyD, Rosa Díez, a su llegada a la reunión de la Junta de Portavoces, hoy en el Congreso de los Diputados. EFE/Ballesteros

En cualquier caso, Díez incidió en que "hay cantera", "hay más personas" que pueden sustituir a Cantó como cabeza de lista. De momento, ningún nombre sobre la mesa, del mismo modo que no lo hay para ocupar su escaño en el Congreso. La portavoz justificó que aún no había tenido tiempo para estudiar las listas de 2011, por lo que no había todavía un nombre para sustituirle.

Aun así, a quien corresponde ocupar su lugar es a Rafael Soriano el número dos de la candidatura con la que UPyD concurrió por la circunscripción valenciana y que pertenece al sector afín a Rosa Díez. Soriano es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos; fue el candidato a la Presidencia de la Generalitat valenciana en las autonómicas de 2011 en las que UPyD no obtuvo representación, y actualmente es afiliado de base, informa Efe. No obstante, se desconoce si asumirá o no el acta de diputado nacional, por lo que su nombre aún no está confirmado.

A la espera de resolver la candidatura valenciana, a Díez se le van acumulando los problemas. Y no sólo por las voces críticas como las de los eurodiputados Enrique Calvet y Fernando Maura, que desde que fueron suspendidos de militancia no han dejado de arremeter contra la gestión de la dirección, sino por las bajas que están desangrando al partido, territorio a territorio. 

Así, tras la renuncia del Consejo Local de Málaga, la dirección de Andalucía, tras varias dimisiones ha tenido que crear una gestora en la Comunidad donde el batacazo electoral de los magentas ha terminado de dividir al partido. Al frente de la misma está Ramón Mesa como coordinador general y Ramón de la Herran (el candidato a la Junta que no consiguió representación en el Parlamento andaluz) seguirá como portavoz de la formación.

Quedan también por solventar las diferencias que la dirección nacional mantiene con otras delegaciones territoriales como la de Aragón o Asturias. Algunos de sus dirigentes podrían tomar la misma decisión e irse del partido, como también podrían hacerlo los dos diputados díscolos que todavía quedan en el Congreso: Irene Lozano y Álvaro Anchuelo, que ya se dieron de baja del Consejo de Dirección de UPyD.

Además, según ha adelantado hoy El País, el partido se enfrenta a graves problemas económicos (ha perdido dinero al no lograr la subvención pública de los diputados autonómicos) que podrían hacerle renunciar a presentarse en toda España el próximo 24 de mayo.