Publicado: 25.02.2014 10:25 |Actualizado: 25.02.2014 10:25

El socio de Urdangarín utiliza a la infanta para defender a su mujer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin al frente del Instituto Nóos, ha remitido al juez José Castro un escrito en el que enumera hasta 71 argumentos en contra de la imputación de su mujer, Ana María Tejeiro, por un presunto delito de blanqueo de capitales, contraponiendo la actuación de ésta al papel ejercido por la Infanta Cristina al frente de Nóos y de la sociedad de la que es copropietaria junto a su marido, Aizoon.

Mediante un escrito, la defensa de Torres se opone a la petición del sindicato Manos Limpias de que Tejeiro sea citada a declarar por blanqueo -solicitud que la acusación popular extiende al propio Torres y a Urdangarin-, haciendo referencia, entre otros argumentos, a los gastos personales en que incurrieron los Duques a través de Aizoon o la presunta mediación del Rey don Juan Carlos en favor de iniciativas promovidas por Urdangarin.

Así, haciendo alusión velada en más de quince ocasiones al monarca o a la Casa Real, el letrado subraya cómo en ningún documento de Hacienda figura una donación por parte de su padre de 1,2 millones de euros "sin ninguna previsión para pagar impuesto de sociedades".

El abogado de Torres se refiere en concreto a la transferencia de 1,2 millones que el Rey don Juan Carlos transfirió en 2004 a una cuenta titularidad de los Duques de Palma, y que según la Infanta fue un préstamo que recibieron del Monarca como ayuda para la compra del palacete de Pedralbes, en Barcelona.

"Ningún funcionario de la Hacienda Pública ha asesorado a Tejeiro para pergeñar que una donación fuera transparente y presuntamente camuflarla como préstamo", incide el letrado al respecto.

En un duro escrito, de once páginas, el abogado Manuel González Peeters prosigue con las comparaciones entre Tejeiro y Doña Cristina al recalcar que "no es el padre" de la primera "quien durante la recepción del Día de la Hispanidad, el 12 de octubre de 2007, le comunica a ella y a su marido que ha conseguido 110 millones de patrocinio para su proyecto de vela", en velada alusión a la iniciativa Ayre impulsada por el Duque.

Hace alusiones en más de 15 ocasiones al monarca o a la Casa Real    En esta misma línea, González Peeters sostiene que "no fue una amiga entrañable del padre de Tejeiro", en alusión a la noble alemana Corinna Sayn Wittgenstein por su relación de amistad con el Rey, "quien propuso presidir la Fundación Laureus". Y es que, según uno de los numerosos correos entregados por Torres al juez, Urdangarin pedía a Corinna formar parte de la fundación de la Fundación Laureus, por recomendación del Rey don Juan Carlos.

En otro de sus argumentos, afirma que la mujer de Torres "no es amiga" de la princesa Alia de Jordania y de su marido, "tal vez contactos clave para explotar las posibilidades de un negocio de trasvase de aguas de ese país, a cambio de lo cual Aguas de Valencia efectuó pagos en Suiza".

Mientras tanto, el letrado asevera que no fue Tejeiro quien se encontró con la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y con el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps, "en la entrega de los premios Salvador de Madariaga en Valencia en 2004, y comentó con ellos la posibilidad de celebrar allí el Valencia Summit", evento deportivo por el que el Instituto Nóos percibió hasta 3,6 millones de euros públicos, de los que, según la Agencia Tributaria, únicamente gastó a tal efecto 910.668 euros.

Del mismo modo, abunda que no fue su defendida quien se encontró con el expresidente del Govern Jaume Matas "en una suelta de tortugas en Cabrera en el verano en el que se empezó a hablar del interés estratégico de Baleares por el turismo deportivo".

Precisamente, en Palma acabaron celebrándose en 2005 y 2006 dos ediciones del Illes Balears Forum que acarrearon un coste para las arcas públicas de 2,3 millones, a pesar de que Nóos habría destinado en realidad aproximadamente un millón de euros.

"Tejeiro no conocía con anterioridad a personajes de la talla de Matas, Camps o Barberá", subraya el letrado, recalcando además que "no se produjo ninguna reunión en la casa del padre de Tejeiro con Camps y Barberá", en clara referencia al supuesto encuentro mantenido con ambos en la Zarzuela por Torres y Urdangarin para abordar el proyecto del Valencia Summit y exponer los objetivos perseguidos por Nóos. Torres situó esta reunión el 29 de enero de 2004, casi nueve meses antes de que fuese firmado el convenio para la celebración del primer Summit.

Ya en relación con Aizoon, de la que según las investigaciones se habrían servido los Duques para defraudar a Hacienda y blanquear los fondos que de forma presuntamente ilícita obtuvo el Duque de las administraciones públicas y de las asesorías que prestó a entidades privadas, subraya que Tejeiro "nunca ha comprado un cuadro en la prestigiosa galería Parés por 4.400 euros y lo ha cargado a la empresa", como tampoco ha contratado a través de Aizoon "a un profesor de salsa y merengue" o ha facturado a esta mercantil "los gastos de su fiesta de cumpleaños".

Finalmente y en clave de formación de ambas imputadas, González Peeters señala que "Tejeiro no ha recibido la formación con cargo al erario público que sí ha recibido la esposa de Urdangarin, lo que la hace más altamente cualificada para saber y entender el alcance, razón y contenido de sus actos, en el peor de los casos".

Es más, subraya que su patrocinada "no tiene un nivel profesional como directivo como para percibir un salario entre efectivo y en especie próximo a los 400.000 euros".

"Y así, en cuanto a las diferencias, podríamos seguir casi hasta el infinito, si bien se aprecia que las consignadas son harto ilustrativas", sentencia la defensa del matrimonio.

Precisamente, sobre la petición de Manos Limpias de que se les impute un delito de blanqueo a ambos así como a Urdangarin, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma dio el pasado jueves diez días a la Fiscalía y al resto de partes a fin de que se pronuncien sobre si deben ser citados a declarar para ser interrogados en este sentido.