Público
Público

Moción de censura Podemos teme que Ana Pastor calque el modelo Cifuentes para beneficiar al PP en la moción a Rajoy

De cara a la moción de censura al presidente del Gobierno, que se debate el día 13 en el Congreso de los diputados, la formación morada vaticina que la presidenta de la cámara, del PP, podría forzar el Reglamento para favorecer al Ejecutivo y a su partido. Critican la "escasa información" que hasta la fecha han recibido sobre el desarrollo de este pleno.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8
Comentarios:

Ana Pastor y Mariano Rajoy.

Podemos teme que la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, calque el modelo de desarrollo del pleno de moción de censura que tuvo lugar este jueves, en la Asamblea de Madrid, contra Cristina Cifuentes, de cara al debate de la moción contra Mariano Rajoy, en la Cámara Baja, el próximo martes.

Aunque los reglamentos de ambas cámaras son distintos, fuentes de la dirección del partido morado sospechan que la presidenta, del PP, puede tomar este precedente como referencia, para forzar el Reglamento al máximo y favorecer con los tiempos y turnos de palabra al grupo del Partido Popular. "La presidenta de la Asamblea hizo una interpretación torticera para favorecer al PP, fue un espectáculo lamentable", sentencian.

La actuación de la presidenta de la cámara autonómica, Paloma Adrados -también del PP- fue criticada por el resto de grupos -PSOE, Podemos y C's-, que la acusaron de interpretar indebidamente el Reglamento para permitir que todos los miembros del Gobierno de la presidenta Cifuentes, que no intervino, pudieran subir a la tribuna en varias ocasiones, en algunos casos para verter acusaciones contra Podemos y la propia candidata a la Presidencia, Lorena Ruiz-Huerta.

En el partido morado justifican su temor en base a que han recibido "escasa información" por parte de la Presidencia de la cámara sobre cómo tendrá lugar el debate. Aseguran haber formulado varias preguntas a los letrados del Congreso -"Que habitualmente ayudan muchísimo"-, aunque afirman no haber recibido tantas respuestas. Temen que se les haya dado instrucciones para que no den demasiados detalles, aunque tampoco han solicitado una reunión con la presidenta para conocer más datos. "Normalmente los letrados nos informan". "No sabemos si va a ser exactamente igual que en las dos ocasiones anteriores [con Felipe González y Antonio Hernández Mancha como candidatos, en 1980 y 1987, respectivamente]". "Que nos lo aclaren", apostillan.

El Reglamento del Congreso recoge, entre los artículos 175 y 179, que el candidato -Pablo Iglesias, secretario general de Podemos- y un diputado o diputada de su grupo -Irene Montero, portavoz parlamentaria de Unidos Podemos-, podrán intervenir sin límite de tiempo. Se espera que Iglesias se centre en la defensa de su programa, y que ensalce algunos de los logros del Ejecutivo de Portugal -una coalición de izquierdas-, mientras que la portavoz parlamentaria correrá con el peso del discurso impugnatorio y la denuncia de los casos de corrupción que afectan al PP.

Sobre las intervenciones del resto de grupos, es el Artículo 177.2 el que recoge las normas a seguir: "Tras la interrupción decretada por la Presidencia, podrá intervenir un representante de cada uno de los Grupos Parlamentarios de la Cámara que lo solicite, por tiempo de treinta minutos. Todos los intervinientes tienen derecho a un turno de réplica o rectificación de diez minutos".

"El circo del PP"

En la moción a Cifuentes, que fue rechazada con los votos de PP y Ciudadanos, la abstención del PSOE y el respaldo de los 27 diputados de Podemos, la oposición criticó las formas y la interpretación normativa de Adrados.

Laura Díaz Román, vicepresidenta tercera de la Asamblea de Madrid (Podemos), explicaba que la presidenta se había aferrado al Artículo 113.6 del Reglamento para no poner coto a las intervenciones del Gobierno. No obstante, apuntaba que el 113.7, matiza que el artículo anterior sólo se aplica en los debates "sin precepto específico regulador". Y la figura de la moción aparece regulada en los artículos 187, 188 y 189, por lo que, a interpretación de los tres grupos, la norma no se aplicaría, y el Gobierno no debería disfrutar de todos los turnos de palabra de que gustara.

Desde Podemos denuncian también los insultos del PP -su portavoz, Enrique Ossorio, se refirió a ellos como "partido pederasta", "partido de narcotraficantes" o "partido de corruptores de menores"-, y temen que en esencia las intervenciones del martes sean bastante similares, aunque con insultos menos obvios. Los dardos entre ambas formaciones fueron constantes este jueves, y no se espera que la tensión se rebaje en una cámara integrada por el doble de grupos.

Después de uno de los rifirrafes más duros, Cifuentes y todos sus diputados abandonaron el pleno, y sólo volvieron para votar. "¿En qué país de Europa se puede ver que una presidenta salga de un pleno de moción de censura en su contra, y sin haber intervenido una sola vez?"."El PP decía que Podemos quería montar un espectáculo, y fueron ellos quienes montaron el circo", zanjan.

El jueves, a su salida del hemiciclo acompañada por los diputados de su grupo, Cifuentes aseguró que la actitud de Podemos le había llevado a decidir que no intervendría, aunque minutos antes del último enfrentamiento verbal sí tenía previsto hacerlo. Salvo sorpresas, se espera que Rajoy diga exactamente las mismas palabras que la presidenta madrileña desde la tribuna del Congreso: ninguna.