Publicado: 30.11.2016 08:43 |Actualizado: 30.11.2016 08:43

Toni Comín defiende un cambio de modelo en el sistema sanitario catalán

El conseller de Salud afirma que ya está en marcha la desprivatización de la gestión de hospitales y centros de atención sanitaria y asegura que las políticas del Gobierno de Junts pel Sí, del que forma parte, son más de izquierdas que las que aplicó el tripartito del PSC, ERC e ICV.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El Conseller de Salud de la Generalitat, Toni Comín, en un fotograma de 'La Klau Critica'.

El Conseller de Salud de la Generalitat, Toni Comín, en un fotograma de 'La Klau Critica'.

BARCELONA. “Estamos ante la derecha más de izquierdas de Europa”. Así se ha pronunciado el Conseller de Salud del actual ejecutivo catalán, Toni Comín, sobre uno de los partidos con los que comparte la responsabilidad de gobernar, el Partit Demòcrata Europeu Català (PDECat).



Comín justifica de esta manera la compatibilidad de su política “desprivatizadora” de la gestión del sistema sanitario catalán con el conservadurismo del partido refundado por Artur Mas y los dirigentes de la fuerza política que dirigió Jordi Pujol, la antigua Convergència Democràtica de Catalunya.

En su opinión, las políticas del actual gobierno de la Generalitat son más de izquierdas que las del tripartito.

Lo explica de esta manera en una entrevista realizada por el periodista Sergi Picazo en el programa de La Klau-Crítica, que se emitió este martes y se puede visionar en PúblicoTV. Una entrevista seguida de un debate en el que participaron la secretaria de organización del PSC, Assumpta Escarp; la diputada de la CUP Eulàlia Reguant y la comisionada de Salud del Ajuntament de Barcelona, Gemma Tarafa.


Antoni Comín, que fue diputado con el Partit dels Socialistes de Catalunya, se dio de baja hace más de dos años y luego se presentó a las elecciones con la candidatura independentista de Junts Pel Sí, explicó que lo que pretende es que las empresas privadas con ánimo de lucro dejen de gestionar parcelas del sistema sanitario catalán. “Estoy sacando a los operadores privados”, ha asegurado. “Cuando se les acaban los contratos no se los renovamos”,

Él cree en la necesidad de que dicho sistema evolucione hacia “un modelo comunitario”, que compense las desigualdades y ponga en práctica políticas de discriminación positiva hacia las áreas y sectores de población que presentan mayores problemas de salud y requieren más atención.

En su opinión, es necesario repensar la atención primaria “en base a la situación socioeconómica de las diferentes áreas de Catalunya”.

Mutuas privadas ¿para qué?


El predecesor de Comín, Boi Ruiz, que se distinguió por la dureza en la aplicación de recortes, aconsejó en su día acogerse a los planes de las mutuas privadas. Así se le ha recordado al Conseller actual, que ha argumentado que la gente paga a las mutuas no por la calidad de lo que ofrecen sino “debido a los tiempos de espera” en el sistema público. “Hay que reducir esos tiempos” ha dicho Comín, porque “la gente sabe que lo mejor está en la sanidad pública”.

Y ahí Toni Comín ha aprovechado para romper una lanza en defensa del independentismo. “Si no arreglamos el déficit fiscal no podremos reducir los tiempos de espera”. La única manera que tiene Catalunya para alcanzar tal cosa es la creación de “una república propia”.

Cuba y la actual izquierda

Al arrancar la entrevista se le pidió una valoración sobre Cuba tras la muerte de Fidel Castro, y Comín, que es hijo de un conocido líder del PSUC y de Cristianos por el Socialismo, Alfonso Carlos Comín, recordó la buena posición en la que aparece la isla caribeña en el índice de desarrollo humano elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), sin justificar por ello las restricciones de las libertades.

La socialdemocracia actual, según él, ha de tener “la ventana abierta” a nuevos desafíos. “El gran reto de la izquierda”, dijo, “es dar el salto a un sistema de mercado no capitalista”.

Debate sobre los presupuestos

El Vicepresident Oriol Junqueras había presentado hacía pocas horas el proyecto de presupuestos de la Generalitat, de cuya aprobación depende en buena medida la aplicación de la hoja de ruta soberanista.

Eulàlia Reguant de la CUP, Gemma Tarafa de Barcelona en Comú y Assumpta Escarp del PSC señalaron “insuficiencias” en diferentes aspectos. Insuficientes para emprender el camino hacia la erradicación de la pobreza, para la mejora del sistema sanitario y en concreto de la atención primaria, y para hacer frente a los problemas de salud que aparecen entre sectores de población infantil.

Reguant insistió en que hay que sectores de población catalana cada vez más pobres, “cada vez más fuera” y Toni Comín ha admitido que la desigualdad y la pobreza se encuentran a niveles muy altos, pero también ha afirmado que “poco a poco van disminuyendo”. Y en cuanto a los presupuestos destinados a Salud puso en valor el aumento que se propone del 4’4 por ciento, que equivale a un incremento en 400 millones de euros.

El Conseller destacó sobre todo el aumento en 100 millones de la partida destinada a salud mental.

Tarafa reclamó impuestos más altos para contar con más recursos y una reestructuración financiera a fondo, porque en su opinión lo que hace falta es revisar “el modelo sanitario hacia el que se quiere caminar”.