Publicado: 27.02.2014 11:05 |Actualizado: 27.02.2014 11:05

Valcárcel: "Catalunya sabe que su jueguecito tiene un final dramático"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con un discurso europeísta y antinacionalista. Así ha presentado este jueves Ramón Luis Valcárcel su prevista candidatura a las elecciones europeas. El todavía presidente de la Región de Murcia no encabezará la lista del PP, pero sí formará parte de ella, tal y como ha confirmado la propia secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal. "El Partido Popular cuenta con él en un lugar privilegiado en el Parlamento Europeo", ha sentenciado Cospedal en un desayuno organizado por la agencia Europa Press en Madrid, al que también han acudido los titulares de Justicia y Fomento, Alberto Ruiz Gallardón y Ana Pastor, respectivamente, entre otros conservadores.

Valcárcel, cuyo éxito en 19 años de presidencia de su comunidad ha sido el de "defender los intereses de los murcianos pero sin enfrentarse nunca con España"—según Cospedal—, ha centrado su discurso en defender una Europa unida, libre de "caducos planteamientos aldeanos de los nacionalismos a ultranza que persiguen un interés decadente y trasnochado que no es el camino hacia el bienestar y el progreso". El jefe del Ejecutivo murciano se unió así al camino emprendido esta semana por el secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López Istúriz, que abogó por crear un "frente común para luchar contra los extremos antieuropeos". También Cospedal siguió por esa senda criticando la "tendencia a creer que los los radicalismos manifiestos en aquellos a los que nadie elije tienen más valor que los que formamos parte de organizaciones grandes que pretenden representar a los ciudadanos que los elijen". "Es importante la existencia de partidos fuertes para que Europa no sea la Europa del populismo", zanjó ella.

"La Europa de las divisiones, de las guerras y de las trincheras no es la Europa que la gente se merece", alegó, por su parte, Valcárcel, recordando que "los episodios tremendámente dramáticos de la Europa de hace sólo 60 años se debieron a la virulencia de los nacionalismos". Por ello, se mostró contrario a las "actitudes endogámicas y populistas que mantienen su pensamiento único y excluyen al que piensa distinto que ellos" y que el conservador considera "un riesgo especial" de la Unión Europea actual. "Es curioso que mientras en unas zonas de Europa se queman banderas europeas, en Ucrania haya personas que se dejan la vida por defender nuestros valores", espetó.

En lo referente a España, Valcárcel —que cree que "todo es reformable" aunque no considera preciso reformar "ni el Estado de las autonomías ni la Constitución"— no fue menos crítico con el nacionalismo catalán. Preguntado sobre su opinón sobre la consulta que el Govern de Artur Mas pretende llevar a cabo sobre el soberanismo de su comunidad, el presidente de Murcia zanjó la cuestión parafraseando al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el debate del estado de la nación: "Lo que sé es que el referéndum no va a ocurrir". "Catalunya sabe que este jueguecito está muy bien, pero tiene un final que puede ser dramático para los catalanes puesto que, si ocurriera, Catalunya dejaría de ser Europa", espetó.

Y lo que vende Valcárcel, casi como parte ya de la campaña electoral del PP de cara a los comicios europeos de la próxima primavera, es precisamente su intención de contribuir a una "Europa unida" que sea capaz de terminar con la "incertidumbre europeísta" de los ciudadanos debida, dijo, "a los efectos de la crisis" y a los "errores" de los que deben "aprender". En este sentido, el también presidente del Comité de las Regiones de la UE reconoció que ha habido "decisiones de las instituciones europeas que no han sido entendidas por los ciudadanos, bien porque no se les han explicado bien, bien por innecesarias, inoportunas o mal gestionadas".

Valcárcel cree que "la izquierda" es la "mano negra" que llevó a la comisaria europea de Interior a criticar la actuación de la Guardia Civil en Ceuta

Así, Valcárcel habló también del "desafío" de la inmigración, culpando a Europa de  haber "desatendido" su frontera sur. "Es torpe que desde otros países se piense que las tragedias de Lampedusa, de Ceuta o de Melilla afectan sólo a España e Italia", denunció. "Europa ha de estar a la altura del proceso de integración que necesitan los inmigrantes que vienen a vivir su sueño europeo", defendió. Y aprovechó la ocasión para criticar las palabras de la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, que ayer culpabilizó a la Guardia Civil de la tragedia de Ceuta por haber creado "tal pánico que 15 personas se ahogaron". De hecho, Valcárcel casi llegó a insultar a Malmström por hablar "con irresponsabilidad y desconocimiento" sobre lo sucedido.  "Cuando alguien se muestra con tanta contundencia hablando desde la ignorancia hay que pensar que detrás de eso hay una mano negra", sentenció. ¿Quién? "Los partidos de izquierdas que alimentan esas teorías contra España", zanjó, presumiendo de ser un hombre que llama "al pan, pan y al vino, vino".

"Si los ciudadanos perciben una Europa fuerte, nunca dudarán de su eficacia", alegó Valcárcel, continuando con su discurso europeísta. Y, para ello, abogó por "simplificar la burocracia", así como por "aspirar a la unión económica y financiera" que permita la recuperación económica de la comunidad. "Europa sólo será creíble si empieza a crear empleo", sentenció. "Debemos aspirar a más democracia y menos burocracia, a que Europa no sea nunca el problema, sino la solución", añadió. Del mismo modo se expresó Cospedal, que apostó por "alcanzar la unión fiscal y financiera, que Europa funcione como un sólo bloque unido en política exterior y sea una Europa más democrática y más transparente". 

La ministra de Fomento, Ana Pastor, el de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, arroparon hoy a Valcárcel en los desayunos informativos de Europa Press. EFE

Respecto a la sucesión de Valcárcel al frente del Gobierno de Murcia, Cospedal defendió la "naturalidad" de su decisión. Criticando las "páginas de periódicos" que se han escrito sobre las recientes escisiones  y bajas en el seno del PP, la secretaria general del partido conservador señaló que la decisión del actual presidente del Comité de las Regiones es la "culminación de sus aspiraciones europeas", para lo que tendrá que "ceder el testigo y promover la renovación en la Región de Murcia". "Un proceso tan natural y tan lógico como la vida misma", insistió.

"Bárcenas es un canalla, un chorizo"

El cruce de flores fue constante durante la hora y media que duró el evento. Cospedal presumió de que, "a pesar de las ingratitudes que tiene la política, de que su familia haya sido sometida a injerencias y acosos indescriptibles en una democracia", "después de Murcia queda político para rato". "El PP cuenta con él en un lugar privilegiado en el Parlamento Europeo porque así sabremos que los intereses de Murcia y de España van a estar bien representados", alentó la secretaria general del PP.

Valcárcel, por su parte, le devolvió el piropo destacando la "valentía" de Cospedal al enfrentarse al caso del "canalla, del chorizo" Bárcenas, y puso fecha a su salida del Gobierno regional. Como estaba previsto, será en primavera, "en los primeros días de abril, probablemente". También habló de los candidatos a sucederle, presentes también en el evento. "Mi sucesor lo va a decidir el PP", admitió, sin que ello le impidiera defender a su favorito —el consejero de Educación de Murcia, Pedro Antonio Sánchez— de las polémicas judiciales en las que se ha visto envuelto: "De doce causas abiertas, doce se han archivado", zanjó.

Arias Cañete es una de las "muchas" apuestas de Valcárcel para encabezar la lista del PP a las europeas

Tampoco quiso mojarse proponiendo un cabeza de lista para las elecciones europeas. "Hay muchas personas con más mérito, más experiencia y más trayectoria que yo", se limitó a contestar, citando al ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, o al secretario de Estado para la UE, Iñigo Méndez de Vigo, como dos de los "muchos" que él propondría para tal cargo.

En esta ocasión, Valcárcel aprovechó para echar flores también al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y afear al principal partido de la oposición. Preguntado por si el retraso en el nombramiento del candidato del PP a las europeas podría beneficiar a su contrincante socialista, Elena Valenciano, y perjudicar a los conservadores, Valcárcel sentenció: "Lo que beneficia al PP es cuando habla Valenciano". "Rajoy no deja nada a la improvisación; las elecciones son un movimiento de piezas de ajedrez y él seguro que administra los tiempos con acierto", agregó. 

Tampoco se quejó de la distribución que desde el Gobierno central se hace de la financiación autonómica, a pesar de que fue uno de los tres barones del PP que la semana pasada se reunieron para estudiar "los agravios" que ello les causa. "No vamos contra nadie, sólo queremos hacer algo que era de justicia", explicó. "España es una complejidad en cuanto a financiación: hay que intentar contentar a todos o no enfadar a unos más que otros. Algo está fallando en nuestro sistema y hace falta un dinero que aún no hay para solucionarlo, pero hay que plantearlo cuanto antes", defendió.

Por último, se despidió con un "Yo no soy político, soy persona" y, preocupado por la "lacra" del paro, concluyó: "Gracias a Dios y al Gobierno que preside Mariano Rajoy, estas cosas pueden cambiar".