Publicado: 01.12.2013 20:33 |Actualizado: 01.12.2013 20:33

Valenciano acusa a Rajoy de "practicar el ilusionismo" para vender su reforma laboral

Rubalcaba afirma que el Gobierno pretende convertir en "delincuentes" a todos los que protestan con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Elena Valenciano, ha acusado hoy al Gobierno de Mariano Rajoy de "practicar el ilusionismo" con "campañas muy caras para vender su reforma laboral", mientras "prepara" más recortes de derechos y libertades. La vicesecretaria general del PSOE, considera en una publicación en la red social Facebook que el Gobierno se comporta como "un ilusionista", que utiliza a su ayudante para distraer la atención y no desvelar "su truco".

En opinión de la dirigente socialista, el Ejecutivo de Mariano Rajoy "practica el ilusionismo" porque "proclama el falso éxito de su gestión económica" con "campañas muy caras para vender su reforma laboral". Mientras tanto, el Gobierno prepara una "vuelta de tuerca" de los derechos de los trabajadores, una regulación "restrictiva" del derecho de huelga y una "ley de orden público de corte autoritario y represor", sostiene Elena Valenciano, quien, por ello, califica al Ejecutivo de "desilusionista".

Además, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha acusado al PP, "un partido que ha delinquido", de querer convertir en "delincuentes" a todos los ciudadanos con la Ley de Seguridad Ciudadana, cuando "el primero que ofende a los españoles es el presidente, Mariano Rajoy". "La llaman de mínimos y en realidad es una ley contra la huelga, una ley de orden público que pretende dificultar la libertad de expresión. Un partido que sabemos que ha delinquido pretende convertir en delincuentes a los ciudadanos que quieren hacer uso de sus libertades, esa es la gran paradoja", ha señalado.

Acompañado del primer secretario del PSC, Pere Navarro, en el acto de clausura de la Semana Federal organizada por los socialistas catalanes para explicar la propuesta de reforma constitucional, Rubalcaba ha ironizado con que "el Gobierno está preocupado por las ofensas y quiere hacer un registro. Pues ya tenemos el primer nombre que ofende a los españoles y a España: Mariano Rajoy".