Público
Público

Casi 15.000 migrantes han entrado por mar en España en lo que va de año

La cifra supera ya las 13.246 personas que llegaron a España por vía marítima y terrestre durante todo 2016.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La embarcación Salvamar Mimosa en el rescate de una patera en el Mediterráneo./Archivo 

Casi 15.000 inmigrantes han arribado a bordo de pateras a las costas españolas en lo que va de año, una cifra que supera el total de entradas tanto por mar como por tierra que se registraron en todo 2016, cuando consiguieron llegar a nuestro país 13.246 personas.

Son los últimos datos de la Organización Internacional de Migraciones (OIM), que cifra en 19.067 el número de migrantes que llegaron a España hasta el 31 de octubre, de los que 14.753 lo hicieron por mar y 4.314 por fronteras y aeropuertos.

En Europa, se han contabilizado un total de 159.513 entradas, de las que 150.982 se produjeron en las costas, señala la OIM, que destaca además que 2.839 personas perdieron la vida tratando de alcanzar el continente, 154 de ellas España.

Solo en las últimas dos semanas y hasta el pasado 1 de noviembre, han llegado casi 1.200 inmigrantes, 418 por tierra y 777 por mar.

Pero son cifras que no paran de variar, pues hasta última hora de la tarde de ayer fueron rescatadas en aguas españolas 589 personas que viajaban aglutinadas en 37 pateras. 

600 migrantes rescatados en menos de 48 horas

A lo largo de la mañana del sábado, también han sido localizadas otras dos embarcaciones en aguas del Estrecho, una con cinco inmigrantes y la otra con seis, según ha informado Salvamento Marítimo. Así, ya son 600 los inmigrantes rescatados en poco más de 24 horas.

En estos diez primeros meses del año, los servicios de Salvamento Marítimo han coordinado el rescate de 13.533 inmigrantes -en su mayoría del África Subsahariana- embarcados en 824 pateras, cifras que suponen un importante incremento en relación al mismo periodo de 2016, cuando atendieron 357 pateras que transportaron a 5.384 personas.

Las intervenciones se suelen realizar principalmente en las aguas del Estrecho de Gibraltar con motivo de la ruta entre Marruecos y Ceuta hacia las costas de Tarifa (Cádiz), seguida del mar de Alborán.

De hecho, en la jornada del viernes, efectivos de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civil rescataron un total de 251 personas cuando intentaban alcanzar las costas españolas en siete embarcaciones en aguas del Estrecho.

Mientras, otros once inmigrantes, todos varones de origen magrebí, y tres de los cuales aseguraban ser menores de edad, fueron liberados tras ser avistada la patera en la que viajaban a unas treinta millas al este de la costa de Torrevieja (Alicante).

Aunque fue en Murcia donde se localizaron el mayor número de pateras, registrando así la mayor oleada de llegadas a sus costas de los últimos años: allí, embarcaciones de Salvamento Marítimo, de la Guardia Civil y de la Armada trabajaron a destajo en un operativo que concluyó a las 3 de la madrugada para rescatar a 284 personas, entre ellas varias mujeres y bebés, que arribaron en 26 pateras.

Todo ello pese al pronóstico desfavorable en alta mar en la zona.

Y es que la buena climatología y las redadas en los entornos de las fronteras de Ceuta y Melilla por parte de la Gendarmería marroquí explican que numerosos inmigrantes subsaharianos hayan intentado acceder a las costas peninsulares en estos meses.

Como la que este cuerpo desplegó anoche en Ceuta cuando un grupo de unos 80 inmigrantes subsaharianos trataron de entrar a la ciudad, aprovechando la intensa lluvia que dificultaba la visión, bordeando el espigón fronterizo y por el mar.

Trece de ellos -12 de los cuales dijeron ser menores de edad- lograron alcanzar una playa a nado, lo que provocó la paralización temporal de la frontera del Tarajal.

Interior echa las culpas a las mafias

Ante esta situación, el Gobierno lejos de ofrecer soluciones humanitarias, echa balones fuera, culpando a las mafias de "favorecer la inmigración irregular".

“No es nuestra responsabilidad que decidan irse de su país. No es nuestra responsabilidad directa que decidan hacerlo en condiciones muy precarias”, se excusaba el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, el pasado verano, cuando se le pidieron explicaciones en el Congreso por un naufragio en el mar de Alborán en el que murieron 49 migrantes.