Público
Público

Activistas denuncian el exterminio de gatos por parte del Ayuntamiento de Cabra

Varias asociaciones denuncian que el consistorio cordobés inicia una campaña de control de colonias felinas en la que capturan a los gatos para luego sacrificarlos. El ayuntamiento lo niega y afirma que se acoge al artículo 27.3 de la Ley de Protección Animal.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 6
Comentarios:

Uno de los gatos silvestres de Cabra.

Activistas denuncian que el ayuntamiento de localidad cordobesa de Cabra ha iniciado una campaña para el control de la población felina en la ciudad que está acabando con toda la población de gatos silvestres del lugar.  Los activistas acusan al consistorio de capturar a los animales para posteriormente matarlos.

El consistorio gobernado por el Partido Popular ha puesto en marcha una campaña para "controlar la proliferación descontrolada de estos animales en Cabra", tal y como explican en una nota de prensa. El ayuntamiento reconoce que la presencia de colonias de gatos callejeros es frecuente en pueblos y ciudades pero alertan del "grave problema de insalubridad para los vecinos" y de las "dificultades de convivencia" que generan. 

El ayuntamiento niega que esté sacrificando a los felinos pero se acoge al artículo 27.3 de la Ley de Protección Animal que estipula que corresponden a los “ayuntamientos la recogida y transporte de los animales abandonados y perdidos". De este modo el consistorio sólo se haría cargo de los animales por un plazo mínimo de 10 días. Pasado dicho plazo, si nadie decide adoptarlos, se les sacrifica.

La Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Córdoba (FAPAC) alerta de que con casi toda seguridad estos animales acabarán siendo sacrificados. "La mayoría de estos gatos son asilvestrados, no son animales domésticos, por lo que es muy difícil que las familias quieran adoptarlos. Por eso se les acaba sacrificando", denuncia a Público una portavoz de FAPAC.

Varios de los gatos vigilados por activistas para evitar su sacrificio.

Además, la asociación ha pedido una reunión al ayuntamiento para expresarle las ventajas de tener una colonia de gatos controlada mediante el sistema CES. Esta practica consiste en la captura, esterilización y suelta de los animales. 

Mientras tanto, un grupo de voluntarios ha iniciado batidas para vigilar que no se lleven a los gatos. Estos activistas se encargan de alimentar a los felinos y hacer un recuento diario de cuantos animales hay. "No sabemos donde están los gatos que ya se han llevado, esta es una situación difícil", denuncia una de las activistas que está vigilando a los felinos.

"El ayuntamiento ha tomado esta decisión después de que los vecinos hayan denunciado la situación porque la gente deja comida a los gatos y no lo hacen de forma limpia, y eso les incomoda. El destino de estos gatos es el sacrificio, y esto no es una opción", explica a Público un portavoz de una protectora cordobesa.

Además, la protectora de gatos de Córdoba, Gatitud, ha iniciado una campaña a través de Facebook para informar de este problema y recoger firmas a través de Change.org. "Haya muchos gatos, o no, esta no es una forma ética de actuar. El hecho de que transmiten enfermedades es una excusa del ayuntamiento", afirma Gema, portavoz de esta protectora.