Público
Público

Conduce 35 kilómetros sin un neumático y cuadruplica la tasa de alcoholemia

El conductor, que estuvo a punto de colisionar frontalmente contra varios vehículos, ha sido denunciado penalmente, con obligación de presentarse en sede judicial, por dos delitos contra la seguridad del tráfico.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:

Imagen de archivo un control de carretera de los Mossos d'Esquadra. EFE

Los Mossos d'Esquadra han denunciado penalmente a un conductor al que interceptaron el pasado viernes tras recorrer 35 kilómetros sin un neumático, invadiendo el sentido de circulación contrario y cuadruplicando la tasa de alcohol permitida.

Según ha informado la policía autonómica, se trata de un hombre de 38 años, nacionalidad española y vecino de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), que circuló entre Cornellà y Abrera sin un neumático delantero y con una tasa de alcoholemia de 1,01 mg/l de aire expirado.

Los hechos ocurrieron a las 6:40 horas del pasado viernes, 30 de junio, cuando un ciudadano observó un vehículo circulando por el tercer carril de la A-2 a la altura de Cornellà, sin el neumático delantero izquierdo, con la llanta tocando el pavimento y echando chispas.

Aunque el mismo ciudadano intentó detener el vehículo haciendo indicaciones al conductor, éste hizo caso omiso, por lo que llamó al teléfono de emergencias 112 alertando de la situación de peligro que suponía que circulara el vehículo sin neumático delantero.

El infractor se desvió de la A-2 hacia la C-55 con dirección al el municipio de Abrera, donde una patrulla de los Mossos hizo que redujera la velocidad hasta poder detenerlo en el término municipal de Esparreguera (Barcelona).

Tras ser sometido a las pruebas de detección alcohólica, el conductor dio positivo con un resultado más de cuatro veces por encima de la tasa permitida para este tipo de vehículo, que es de 0,25 mg/l.

El conductor fue denunciado penalmente, con obligación de presentarse en sede judicial, por dos delitos contra la seguridad del tráfico: uno por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y el otro por conducción temeraria, dado que en la C-55 estuvo a punto de colisionar frontalmente con varios vehículos cuando invadió en repetidas ocasiones el sentido contrario de circulación.