Público
Público

"Dar pecho es un derecho" en las piscinas de Zaragoza

El ayuntamiento lanza una campaña de apoyo a la lactancia en espacios públicos tras la expulsión de una madre de un centro deportivo privado por alimentar a su bebé

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

El Ayuntamiento de Zaragoza ha comenzado a habilitar cambiadores para bebés en edificios públicos.

"Dar pecho es un derecho" en los espacios públicos. Hace tiempo de eso, aunque en la práctica las madres siguen encontrando trabas para practicarlo con sus bebés en numerosos lugares.

La polémica levantada en Zaragoza por la expulsión de una madre lactante de un complejo deportivo privado por alimentar a su bebé de manera natural, con la peregrina argumentación de que la leche podía contaminar el agua, ha llevado al equipo de gobierno de ZeC (Zaragoza en Común) a lanzar, con ese lema, una campaña de apoyo a la lactancia en espacios públicos: la instalación de carteles informativos en los recintos de baño municipales se verá reforzada por la jornada de puertas abiertas para las madres lactantes y sus bebés (sin límite de edad) en las 22 piscinas públicas de la ciudad el próximo sábado.

“La lactancia es un derecho, aunque a raíz del episodio de la piscina privada el Ayuntamiento comenzó a recibir consultas sobre si eso había ocurrido en una municipal y sobre si estaba prohibido amamantar a bebés en ellas”, explica la concejal de Igualdad, Arantza Gracia, que coincide con el responsable de Deportes, Pablo Híjar, en señalar lo ocurrido en el recinto privado como el detonante para poner en marcha la campaña.

Las madres lactantes entrarán gratis este sábado con sus bebés en las piscinas municipales de Zaragoza.

“No hay ninguna restricción para la lactancia materna en los espacios municipales, tampoco en los deportivos”, anota este. “El objetivo es concienciar a la sociedad sobre la naturalidad de practicar la lactancia materna en cualquier espacio público, incluidas las piscinas”, señaló el ayuntamiento en un comunicado. “La lactancia es algo tan natural como alimentar a tu hijo o hija, y nadie puede restringir este derecho en ningún espacio público”, sostiene Gracia, para quien eso “en pleno siglo XXI debería ser algo incuestionable, pero por desgracia cada cierto tiempo siguen surgiendo polémicas de este tipo que nos indican la necesidad de lanzar campañas como esta”.

Casi el 90% de las madres

Entidades como la OMS (Organización Mundial de la Salud), que este año convoca su Semana Mundial de la Lactancia  del 1 al 7 de agosto, y como Unicef defienden sus beneficios nutritivos y sanitarios y se refieren a ella como “una forma sin parangón de proporcionar un alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo sanos de los lactantes” y como una “parte integrante del proceso reproductivo, con repercusiones importantes en la salud de las madres”.

Sin embargo, y a pesar de que casi el 90% de las madres  opta por esta forma natural de alimentación en países como España, episodios como el ocurrido en Zaragoza  (que provocó una concentración de protesta de madres lactantes) y antes en otros lugares como Granada, así como las trabas para su práctica en ámbitos laborales e incluso en algunos servicios públicos, denotan la necesidad de continuar reivindicando su normalización.

El avance de la lactancia materna es destacable en países como España, donde hace un lustro, y según la Encuesta Nacional de Salud  del INE (Instituto Nacional de Estadística), apenas dos terceras partes de los bebés tetaba en sus primeros seis meses de vida. El estudio señala que se alimentaban de manera totalmente natural el 68,4%, mientras las madres de otro 2,27% combinaban el pecho con la leche artificial.

Según la misma fuente, el porcentaje de lactantes naturales bajaba al 52,48% en las siguientes seis semanas mientras el de bebés con alimentación mixta crecía al 10,43%, para bajar al 24,72% y el 14,73% entre los tres y los seis meses, periodo a partir del cual no hay datos.

Natural, en la piscina también

El Ayuntamiento de Zaragoza ya ha dado otros pasos para facilitar el cuidado de bebés en las instalaciones municipales. En este sentido, el año pasado comenzó a habilitar pequeños recintos como cambiadores, disponibles hoy en la casa consistorial y en el edificio del Seminario (las principales sedes municipales), así como en varios centros cívicos y en la mayoría de las piscinas públicas, que el año pasado recibieron 886.789 visitas.

“Uno de los objetivos de la campaña es que todo el mundo sepa que nada ampara a quien pretenda impedir la lactancia, que además es algo recomendado por la OMS”, explica Híjar, que insiste en que “no existe ninguna regulación específica que la limite, ni ninguna restricción, en espacios públicos”.

“Dar el pecho a un bebé es la cosa más natural del mundo, y en la piscina también lo es”, refuerza Gracia, que destaca que la campaña es “una forma de visibilizar el apoyo del ayuntamiento” a su práctica.