Público
Público

Día Internacional de la Mujer El movimiento feminista llama a todas las mujeres a secundar la huelga el 8 de marzo

La primera huelga legal, respaldada por sindicatos y algunos partidos políticos, propone un paro laboral, de los cuidados, estudiantil y de consumo. Las organizadoras anuncian que tanto la huelga como las movilizaciones desbordarán todas las previsiones.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 6

Integrantes de la Coalición del 8M de Madrid en rueda de prensa llamando a la huelga de mujeres / Público- Marisa Kohan

El movimiento feminista ha hecho este jueves un llamamiento a todas las mujeres a secundar la huelga de mujeres convocada para el próximo 8 de marzo, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer. "No es una huelga al uso, puesto que no es sólo un paro laboral en sentido tradicional", afirmó este jueves Justa Montero, miembro de la Comisión del 8M, una plataforma de organizaciones feministas que están coordinando la huelga y la marcha del próximo día ocho. 

"Se trata de demostrar que sin nosotras se para el mundo", enfatizaron las convocantes en una rueda de prensa este jueves, que se realizó en el área central del mercado de San Fernando, en el Madrileño barrio de Lavapiés. La elección de este espacio no era baladí, puesto que la convocatoria de la huelga incluye el ámbito laboral, el de los cuidados, el estudiantil y el del consumo.

"Hemos querido hacer este evento en un mercado, porque tiene mucho que ver con la manera en que las mujeres consumimos y de lo que se trata es de abrir debates de cómo el consumo afecta a las mujeres y cómo nosotras podemos modificarlo", afirmó una de las organizadoras.

La huelga y las movilizaciones tendrán también un gran impacto en el área de la educación, donde desde hace meses se están organizando grupos de información y de apoyo a la huelga. Reclaman que la educación sea pública y laica e incluir como una parte fundamental del currículo la educación afectivo-sexual. También reclaman el incremento de las becas y la bajada de las tasas y medidas para acabar con la división sexual de los estudios, que "reproducen estereotipos patriarcales sobre qué estudian las niñas y los niños", afirmó Sara Naila, una joven activista. Las estudiantes están convocadas a secundar la huelga tanto en las universidades como en los centros de secundaria.

Derechos de huelga garantizados

Por primera vez, los sindicatos se suman activamente a la convocatoria de huelga. En la convocatoria del año pasado, las fuerzas sindicales se habían limitado a plantear paros simbólicos. Sin embargo, en esta ocasión todos los sindicatos han convocado a la huelga. Comisiones Obreras y UGT lo hicieron el pasado 27 de enero, llamando a paros de dos horas por turno. Otros como CNT, USO y la CGT, se decantaron por convocar un paro general de 24 horas. 

La coalición 8M ha puntualizado que este respaldo sindical supone que todas las mujeres tienen garantizado el derecho a huelga laboral durante las 24 horas y volvieron a resaltar que la huelga es de mujeres, a pesar de que los sindicatos no pueden restringirla sólo a un sexo, por lo que convocan a hombres y mujeres.

Entre los partidos políticos que activamente se han sumado a esta huelga figuran Podemos e Izquierda Unida y Compromís, mientras que el PSOE manifestó que se sumaba a las convocatorias de CCOO y UGT. Ni el Partido Popular ni Ciudadanos apoyan la iniciativa. Las organizadoras daban por descontada la postura del partido del Gobierno, pero criticaron la posición de Ciudadanos al que pidieron que "no haga trampas". La portavoz de Igualdad de esta formación en el Congreso, Patricia Reyes, afirmó hace unos pocos días que "algunas somos feministas pero no comunistas", para justificar su rechazo a la iniciativa y añadió: "A mí lo que me molesta es que algunos intenten utilizar el feminismo y a la mujer como un instrumento para otros fines que nada tienen que ver con la igualdad".

Para Justa Montero, la formación naranja "apoya las políticas públicas liberales que están llevando a la precariedad y a brutales recortes".  Recordó también que las organizaciones feministas están haciendo "propuestas muy concretas, como en educación afectivo sexual o en la necesidad de ratificar el convenio de la OIT sobre empleadas del hogar. La posición de Ciudadanos nos hace preguntarnos cuál es el problema que tienen con estas propuestas, ya que lo rechazan porque dicen que es una huelga ideológica. Que hablen de su ideología".

La lucha continúa

No es la primera batalla. Montero explicó que esta huelga y las movilizaciones que la acompañan vienen ya de una tradición que comenzó en Islandia en 1975. Ese año las mujeres de aquel país, hartas de las discriminaciones y los abusos decidieron parar. El seguimiento de un 90% de los paros provocó una serie de reformas que culminaron cuatro años más tarde con la elección de la primera presidenta de Islandia, y la primera mujer en dirigir un gobierno en Europa.

Importantes fueron, también para las organizadoras, las movilizaciones que tuvieron lugar en Polonia en 2016, cuando las mujeres salieron masivamente a las calles para frenar una ley que pretendía prohibir el aborto y las registradas en Argentinas que, bajo el lema "Ni una menos", llamaron a la huelga internacional el año pasado y sigue siendo un referente de la lucha por los derechos de las mujeres.

"Nosotras venimos de un recorrido similar", señaló Montero, recordando las grandes manifestaciones del Tren de la Libertad, que en 2013 consiguieron dejar en papel mojado la reforma legal del aborto que pretendía el Gobierno del PP de la mano del entonces Ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón. "Este año necesitamos ir un paso más allá", añadió Montero.

Más de 300 organizaciones 

Según las organizadoras, más de 300 organizaciones de distinto tipo se han sumado ya a la huelga y las movilizaciones, sin contar a las organizaciones feministas que ya forman parte de la Comisión 8M.

Las convocantes afirmaron que en breve se conocerá la hora y el recorrido de la manifestación que tendrá lugar en Madrid, que se espera que sea una de las más multitudinarias. El recorrido será largo y amplio para poder acoger una gran cantidad de manifestantes. Según las organizadoras, se espera que este año se supere con creces el medio millón de manifestantes que se estima participaron el año pasado.