Público
Público

TITIRITEROS Ediles de Ahora Madrid reprochan al Ayuntamiento su denuncia a los titiriteros

Los concejales de Ahora Madrid Mauricio Valiente, Montserrat Galcerán, Pablo Carmona y Rommy Arce han exigido hoy disculpas al Ayuntamiento por la denuncia que llegó a interponer contra los dos titiriteros que hace un año acabaron en prisión acusados de enaltecimiento del terrorismo.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:

Los titiriteros vuelven a representar el 'Gora Alka ETA' que les llevó a prisión.

Los concejales de Ahora Madrid Mauricio Valiente, Montserrat Galcerán, Pablo Carmona y Rommy Arce han exigido hoy disculpas al Ayuntamiento por la denuncia que llegó a interponer contra los dos titiriteros que hace un año acabaron en prisión acusados de enaltecimiento del terrorismo.

Este domingo, la compañía Títeres de Abajo (integrada por Alfonso Lázaro y Raúl García) vuelve a representar en Madrid la obra 'La bruja y don Cristóbal', por la que fueron acusados de enaltecimiento del terrorismo y cuya causa judicial se archivó el pasado 11 de enero.

En un manifiesto publicado hoy en Público, un grupo de políticos, miembros de asociaciones de vecinos, sindicatos y de la plataforma ciudadana Ganemos Madrid han expresado su compromiso "con defensa de la libertad de expresión y con la cultura".

Entre los firmantes hay cuatro concejales de Ahora Madrid, grupo que dirige el gobierno municipal, y un diputado de Podemos en la Asamblea regional, Raúl Camargo.

"Consideramos imprescindible pedir explicaciones a los medios de comunicación"

"Consideramos imprescindible pedir explicaciones a los medios de comunicación y los partidos políticos que, con total irresponsabilidad, alimentaron la campaña de criminalización de los artistas Alfonso Lázaro y Raúl García", señalan.

El Gobierno municipal llegó a interponer una denuncia a los titiriteros por incumplimiento de contrato, en la que sostenía que no conocía el contenido de la representación, que era "inadmisible" y que "hería la sensibilidad de los menores".

Alfonso Lázaro de la Fuente y Raúl García, uno de los dos titiriteros investigados por un delito de enaltecimiento del terrorismo, ha vuelto a sacar sus marionetas a la calle para representar tres obras cortas ante unas cien personas que han reclamado su absolución en la causa, en la madrileña plaza de Tirso de Molina. EFE/Luca Piergiovanni

La representación satírica, en horario infantil e incluida en la programación del Ayuntamiento para las fiestas de Carnaval, contenía acciones como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía o la violación de una monja y la exhibición de una pancarta con el lema 'Gora Alka-Eta'.

"El propio Ayuntamiento debería también excusarse por la denuncia interpuesta en un primer momento. Sólo así logrará restaurarse el honor y la dignidad de los falsamente incriminados y conseguiremos que no quede impune el desaforado linchamiento político y mediático de unos pretendidos delitos que nunca fueron tales", apuntan los firmantes del manifiesto.

En el escrito, reprochan que los tres grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid llegaran a pedir la dimisión de la delegada de Cultura, Celia Mayer, cuando un año después los tribunales archivaron definitivamente el caso.

"Se demuestra que no había causa para tanto alboroto. Se demuestra que todo fue un montaje en el que los medios de comunicación y los partidos políticos que dicen defender la libertad de expresión abusaron de su situación de privilegio para calumniar sin pudor las nuevas autoridades municipales, provocando graves daños a personas inocentes", añaden.

Por ello, piden a los políticos que criticaron entonces al Gobierno municipal que "pidan públicamente excusas" y confían que los medios de comunicación que publicaron "semejantes difamaciones" dediquen "el mismo espacio de sus publicaciones a difundir el error que cometieron".