Público
Público

Violencia machista Poniatowska: "Los jóvenes deben impulsar la lucha contra la violencia hacia las mujeres"

La escritora mexicana y premio Cervantes considera "gravísimo" que en su país haya tantos feminicidios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Elena Poniatowska, en la Feria Internacional del Libro (FIL), en Guadalajara. / EFE

La vida de la mexicana Elena Poniatowska (París, 1932) se ha basado en "preguntar, preguntar y preguntar", pero hoy le ha tocado responder, responder y responder en un encuentro con jóvenes a quienes pidió que no se "desestimen" ni se crean peores que los de las generaciones anteriores. "No piensen que los de entonces eran héroes y los de ahora no lo son", dijo la Premio Cervantes 2013 en una actividad enmarcada en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

La autora de La piel del cielo (2001) quiso hacer a los asistentes la propuesta de que México se convierta en el país de América Latina "que más protege a las mujeres". "¿Por qué no impulsar con los jóvenes la lucha contra la violencia en contra de las mujeres? Es gravísimo que haya en nuestro país tantos feminicidios", reflexionó.

También en torno al tema de la violencia machista, una joven del público le comentó que había quedado muy enfadada después de leer Querido Diego, te abraza Quiela (1978), sobre la primera esposa del pintor Diego Rivera. Al respecto, la escritora dijo que también en una librería feminista francesa habían rechazado "por completo" su novela, porque muestra a una mujer que, aun después del desprecio sufrido por Rivera, estaba "tan enamorada que lo aceptaba todo".

"Es la derrota, la historia de una mujer que se deja derrotar; creo que hay en todos nosotros esa posibilidad de derrota y hay que aceptarla", argumentó, para añadir que eso no quiere decir que ella misma sea "una dejada".

"Los jóvenes de antes no hacen más que los de ahora"

La escritora y periodista, quien empezó el evento confesando estar "muy asustada y muy contenta", fue interrogada por un estudiante preocupado por el hecho de que a los de su generación les llaman "revolucionarios de escritorio" y les dicen que se "callan" frente a las injusticias. "No se callan, creo que los de antes no hacen más de lo que ustedes hacen ahora, no se desestimen", dijo Poniatowska.

Argumentó que hay "muchísimas manifestaciones" en todo el país, y que los jóvenes de ahora tienen el mismo carácter que los de 1968, solo que ahora "tienen más posibilidades de comunicación, de informarse, de saber, de estar enterados de qué está sucediendo". "No hay que decir eso, es un error pensar así", sentenció en referencia a la pregunta.

Otra estudiante quiso saber su opinión sobre qué se puede hacer para que no queden en el olvido eventos como la matanza de estudiantes de la Plaza de las Tres Culturas de 1968, sobre la cual la autora recogió testimonios que volcó en La noche de Tlatelolco (1971), y la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela de Ayotzinapa de 2014.

"Puedes seguir preguntando qué pasó", respondió Poniatowska, quien aprovechó para clamar que es inaceptable que 43 personas desaparezcan y "no dar explicación", mientras que la investigación no da ningún resultado.

"Para ser periodista, debes ver, oír y escuchar"

Ante la inquietud de una asistente por dedicarse a la comunicación, Poniatowska, quien inició su labor periodística en el diario Excélsior haciendo lo que se llamaba "crónicas de sociales", reveló que el secreto es "estar pendiente del otro".
Para ser buen periodista, consideró, "lo único que importa es saber ver, oír, escuchar; es muy fácil la receta".

Durante la charla también echó la mirada hacia 2013, año en que la anunciaron ganadora del Cervantes, y apuntó que mucha gente dijo en su momento que concedérselo era una "enorme equivocación" por ser reportera. Destacó que, por ejemplo, al también mexicano Fernando del Paso, quien recibió el galardón en 2015, debieron dárselo antes que a ella, y que hay otros grandes talentos de las letras que nunca lo recibieron: "Son mucho más las injusticias que los aciertos, pero finalmente así es la vida".

En la última intervención del público le preguntaron cuál de sus libros recomienda a quien nunca se haya acercado a su literatura, y el título elegido fue Fuerte es el silencio (1980). "Le gustó a Carlos Monsiváis. Por eso creo que puede servir para algo", bromeó la escritora.