Publicado: 15.04.2015 13:38 |Actualizado: 16.04.2015 09:37

“El espacio público de Madrid se privatiza a costa de los vecinos”

Los vecinos del centro de la capital protestan por la "inflación desorbitada de bares y terrazas" que viven sus calles. Han mandado 195 propuestas a todos los partidos políticos porque el Ayuntamiento de Madrid "ha optado por ignorarles".

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3
Comentarios:
Calle Valverde, Madrid./ Google Street View

Calle Valverde, Madrid./ Google Street View

MADRID.- Las Asociaciones de Vecinos del centro de Madrid se han reunido este miércoles para hacer un llamamiento por la "situación excepcional" que está viviendo el corazón de la capital. "El centro de Madrid se ha convertido en un centro comercial. Esta situación nos deja a los ciudadanos sin derechos", explicaba Jordi Gordon, uno de los ponentes.

Gordon ha querido recalcar que de cara a las próximas elecciones municipales han mandado 195 propuestas que han hecho llegar a todos los partidos políticos porque "el espacio público de Madrid se está privatizando a costa de los vecinos y más de 150.000 habitantes queremos tener voz en el proceso electoral para proteger el futuro de la ciudad".

Estos colectivos sociales denuncian la existencia de un número "elevadísimo" de bares y terrazas ilegales en el centro de Madrid. "La Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) -que regula el ruido- impedía que se abrieran bares ilegales en el centro de Madrid. Sin embargo, hay un bar por cada 55 habitantes", ha dicho Jordi Gordon.



Los vecinos del centro de la capital creen que la ciudad está quedando "sepultada" por el crecimiento de bares ilegales y por ello, han recurrido a diferentes formaciones políticas para exigir compromiso. "Necesitamos que haya transparencia y que haya información sobre esta situación", ha dicho Jordi, que ha pedido que les escuchen desde el Ayuntamiento para "cambiar esta situación".

Las asociaciones de vecinos de Madrid no solo piden que no haya más bares ilegales, sino también el cierre de todos los que ya existen. Además, exigen al Ayuntamiento que exista una información transparente para saber cuántos son, cuántos tienen licencia y cuáles ocupan el espacio público con sus terrazas. "La Plaza Vázquez de Mella o la plaza de San Ildefonso se han convertido en monocultivos: solo hay terrazas".

No solo han destacado que esto es un problema para los vecinos, sino que también han querido subrayar que la ilegalidad de los bares y terrazas supone una competencia desleal para los bares que sí cumplen las diferentes normativas. "Los bares ilegales son aquellos que no tienen licencia reconoida por el Ayuntamiento. A sabiendas de que estos bares son ilegales, se siguen abriendo". Saturnino Vela, representante del barrio madrileño La Latina ha respaldado las palabras de su compañero diciendo que más del 92% de los bares en la zona de Cavas y Costanillas no tienen licencia.

Sin embargo, ninguno de los representantes de las asociaciones de vecinos de Madrid está en contra de los bares. "Nosotros hablamos de los derechos de los vecinos y de que tiene que haber control". Además, han querido recordar que Madrid es una ciudad con un gran flujo de turistas y exigen que se desvíen. "Queremos que también haya bares en otros sitios".

"Vemos gente poniéndose rayas de cocaína encima de los cubos de basuras", cuenta Alonso Muñoz, presidente de la comunidad de vecinos de la calle madrileña Magdalena

Juan Carlos Mora ha indicado que esta situación supone un fraude masivo. "Si hacen actividades no autorizadas, están hurtando a las arcas públicas de Madrid miles y miles de millones. Estos bares ilegales no están pagando impuestos, pero el Ayuntamiento lo permite".

Mora ha denunciado que es el Ayuntamiento el responsable de que la capital de España se esté quedando sin capital cultural e histórico. "Si no se pone freno, Madrid se convertirá en Las Vegas". Por último ha exigido que los vecinos están haciendo un llamamiento para ser los protagonistas porque llevan años "siendo víctimas".

Antonio Caparros, de la Asociación de Vecinos de Chueca cree que los bares y terrazas ilegales están "sepultando Madrid con alcohol, orina, etc.". Los servicios sociales están quedando apartados por el ocio nocturno, denuncia Caparros. "Llevamos haciendo campaña durante un año y medio para intentar que haya columpios en Chueca".

Pepa Romero, de la Asociación del barrio Ópera-Austrias, está indignada porque los bares están "quitándoles infraestructura". "Las perspectivas que tiene el centro de Madrid son que desaparezca la infraestructura y nos vayamos a la periferia", continuaba diciendo. Pepa ha denunciado que en los barrios del centro vive menos gente porque "tienen que irse". La gente tiene que marcharse de sus casas. "Vecinos con ansiedad abandonan los pisos porque no pueden vivir", ha subrayado su compañero Alonso Muñoz.

"Si hacen actividades no autorizadas, están hurtando a las arcas públicas de Madrid miles y miles de millones", ha dicho Juan Carlos Mora

Muñoz, presidente de la comunidad de propietarios de la calle madrileña Magdalena número 32 ha dicho que la situación que están sufriendo los vecinos "es un Madrid Arena 2". El alcohol y las drogas son los protagonistas de las calles madrileñas y estas actividades las promueven los after hours. "Utilizan unas licencias distintas para ejercer unas actividades prohibidas. A partir de las 5.30-6.00 de la mañana empieza una música 'machacona', malos olores en el patio (tabaco, sudor, alcohol) y vemos gente poniéndose rayas de cocaína encima de los cubos de basura".

Pero no solo las sustancias eclipsan estos barrios madrileños. También la prostitución se ha hecho hueco en el núcleo de Madrid. "Nos encontramos que un miércoles, un día normal, hay señoritas negociando con los clientes el precio del servicio", denuncia Muñoz.

Solo el after de su calle tiene 547.000 euros de multa. A pesar de ser una gran suma, los dueños esquivan el pago. "Lo ponen a nombre de una sociedad mercantil y se declaran insolventes", ha dicho Alonso.

Por último, Roberto Majano de la Asociación de Vecinos Cavas y Costanillas no ha olvidado las declaraciones de la candidata a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre. "Ella viene aquí para cuidar de los comerciantes y ha dicho que la policía no está para chorradas para vigilar los locales. No se dónde vamos a acabar", concluía.