Público
Público

La Eurocámara critica la sentencia contra ‘La Manada’ y pide reconocer como violación todo acto sexual no consentido

Los eurodiputados censuran con dureza el fallo que condena por abuso sexual a los autores de una violación multiple en San Fermín en 2016 y piden que los Estados miembros armonicen la legislación en materia de protección a las víctimas de violencia sexual y de género.

Publicidad
Media: 4.38
Votos: 8

Concentración feminista contra el fallo judicial de La Manada en la Puerta del Sol. EFE/Luca Piergiovanni

Una de cada diez mujeres en la Unión Europea ha sufrido algún tipo de abuso sexual. Una de cada veinte, como la víctima de La Manada, ha sido violada. La oleada de indignación que siguió a condena por abuso contra los cinco responsables de la violación en San Fermín ha llegado al Parlamento Europeo, que ha criticado con dureza la sentencia y ha pedido armonizar la legislación europea para que los Estados miembros reconozcan, tal y como establece el Convenio de Estambul, que todo acto sexual sin consentimiento expreso es violación.

“Solo sí es sí, si no hay consentimiento válido y explicitico, es violación”, ha subrayado Tania González, promotora del debate en la Eurocámara sobre la implementación por parte de España de los estándares internacionales sobre violencia sexual, a la luz del caso de La Manada. La sentencia, ha subrayado, “subestima la gravedad de la violación. Un caso concreto que por desgracia, se multiplica”. La eurodiputada de Podemos ha pedido a la Unión Europea que dé “certezas” a las mujeres. Certezas que, insiste, pasan por implementar en su totalidad el Convenio de Estambul. “El 8 de marzo supuso un antes y un después en nuestro país, no hay vuelta a atrás. Es el tiempo de las mujeres. Es nuestro tiempo”, ha concluido la eurodiputada de Podemos Tania González.

“Indignada” y “asqueada”, se mostraba la eurodiputada sueca Anna Hedh ante la sentencia, “¿cómo puede pasar esto en la Unión Europea?”. Una sentencia que, entiende Ernest Urtasun, eurodiputado de ICV, “fomenta la cultura de la violación y la violencia contra las mujeres”. Esta decisión judicial, ha asegurado Ángela Vallina, representante de Izquierda Unida, “ha abierto una brecha, y muy grande, entre el mundo judicial y las mujeres”.

Los eurodiputados piden los gobiernos hacer los deberes

Y cerrar esa brecha pasa para los eurodiputados por dos cuestiones fundamentales: armonizar el reconocimiento de la violación como una forma de agresión en toda la Unión Europea y asegurar la formación de policía y jueces en perspectiva de género. Una formación que, ha subrayado el eurodiputado del PSOE Juan Fernando López Aguilar, habría evitado el “aberrante voto particular”, repleto de “injurias” y comentarios despectivos respecto a la víctima de ‘La Manada’.

El Convenio de Estambul, ratificado por diecisiete de los todavía 28 Estados miembros y la Unión Europea, considera “violencia sexual” todo acto sexual sin consentimiento. Sin embargo, solo seis de los países europeos que han integrado el Convenio en su ordenamiento jurídico (Reino Unido, Bélgica, Chipre, Luxemburgo, Irlanda y Alemania) reconocen que si no hay consentimiento, es violación. Por eso los eurodiputados han pedido hoy a Comisión y Consejo que aseguren que todos y cada uno de los Estados armonizan sus leyes para asegurar la protección de las mujeres víctimas de violación.

Rosa Estaràs, eurodiputada del PP que se oponía a la celebración del debate por entender que ponía en cuestión una decisión judicial española, ha reconocido que la legislación actual es “arcaica y estereotipada”. Estaràs ha insistido en que hay que modificar esta ley pero tras una “reflexión sosegada”. Ha apuntado también la representante del PP a la necesidad de introducir formación de género para los jueces, a fin de evitar que se perpetúen los estereotipos también en las decisiones judiciales. Pero lo ha hecho no sin destacar que “criticar a los jueces no es el camino”.

Iratxe García, del PSOE, se ha apresurado a subrayar que “no pretendemos interferir en las decisiones judiciales pero sí podemos exigir un mayor compromiso en la lucha contra la violencia de género”. Compromiso que, ha insistido García, “es urgente y necesario”. La eurodiputada socialista ha criticado con dureza al gobierno “porque incumplen el Pacto de Estado contra la violencia de genero recortando en 120 millones de euros el presupuesto”. García pide también “profundizar en la formación de los profesionales porque no vamos a permitir ataques a la libertad, la integridad y la dignidad de las mujeres".

“El problema no son los tribunales, viene cuando los gobiernos no hacen sus deberes”, ha puntualizado la eurodiputada independiente Beatriz Becerra. También en esa línea se ha expresado Urtasun que ha recordado al gobierno español su responsabilidad de implementar el Convenio de Estambul que ratificó en 2014.

La comisaria Europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Věra Jourová también ha participado en el debate. Aunque ha evitado pronunciarse explícitamente sobre el caso, al entender que no es competente por tratarse de una decisión judicial que ha sido recurrida, Jourová se ha mostrado evidentemente crítica con la sentencia.

La comisaria ha comenzado su intervención deseando a la víctima de “ese acto tan violento al que fue sometida”, una pronta recuperación “física y anímica”. Un caso de violencia de género, ha subrayado Jaurová, “que tiene consecuencias específicas para una persona pero también para toda la sociedad”. La comisaria ha insistido en que espera que “el Tribunal Supremo en España actúe con diligencia”, ya que entiende que cuando los tribunales no interpretan correctamente las leyes, “los autores quedan impunes”, “les sale muy barato”. Jaurová ha apuntillado además su intervención destacando la importancia de este tipo de sentencias en una sociedad que sigue creyendo que si una mujer es violada, es porque lo provocó.

La propuesta, rechazada por el PP y con ausencia de Cs

El debate en la Eurocámara ha sido impulsado por la Izquierda Unitaria, a petición de Podemos, que ha solicitado la inclusión de un punto en la agenda de la sesión plenaria del Parlamento Europeo en Bruselas, a propósito de la aplicación por parte de España de los estándares internacionales sobre violencia sexual, a la luz del caso de La Manada.

La propuesta ha sido apoyado por 188 eurodiputados (los de la Izquierda Unitaria, los Verdes, Socialdemócratas y parte de los liberales de ALDE, grupo al que pertenece Ciudadanos) y rechazado mayoritariamente por los populares, incluidos los representantes del PP.  La formación naranja ha apoyado el debate ya que considera que las medidas que refuerzan la lucha contra esta violencia, incluida la violencia sexual, no pueden esperar más y que la normativa y las medidas vigentes son insuficientes.

En el debate ha participado apenas una docena de eurodiputados, en su mayoría españoles, ante un hemiciclo prácticamente vacío. No estuvieron los parlamentarios de Cs Javier Nart y Carolina Punset, que se encuentran de baja. Fuentes de la formación naranja señalan que, si hubieran estado presentes, habrían votado a favor del debate.