Público
Público

Facebook El racismo de una paciente italiana: "No me dejo examinar por un médico negro"

El doctor Andi Nganso, nacido en Camerún y desde hace doce años en Italia, le respondió: "Se lo agradezco, así tengo un cuarto de hora para beber un café". Luego denunció la actitud racista en Facebook, de la que se hicieron eco otros usuarios.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

Andi Nganso, en una foto colgada en su cuenta de Facebook.

El doctor Andi Nganso nació en Camerún y lleva doce años viviendo en Italia. Pese a recibir una cálida acogida por parte de muchos vecinos y colegas, durante este tiempo también ha sufrido el racismo. El otro día, una señora que había acudido al ambulatorio de Cantú (una ciudad lombarda de 37.431 habitantes gobernada por la xenófoba Liga Norte) le dijo: "¿Usted es el médico? Entonces me voy". 

Las palabras de la mujer fueron muy duras ("Yo no me dejo examinar por un negro"), pero Nganso, de treinta años, supo responderle con ironía: "Se lo agradezco, así tengo un cuarto de hora para beber un café". Luego denunció la actitud racista en Facebook, de la que se hicieron eco otros usuarios, aunque finalmente borró el comentario. "Nunca me había encontrado con una reacción tan violenta", escribió Nganso, que lleva ejerciendo dos años la medicina.

Este caso de racismo ha sido recogido por el diario Il Corriere della Sera, que explica que antes de convertir su sueño en una realidad (ser médico) había estudiado Economía, pero se cambió de carrera antes de graduarse. Desde que se licenció, ha trabajado en varios centros médicos, así como en los centros de acogida de migrantes de Bresso y Lampedusa. Este no ha sido el único comentario racista que ha sufrido: "No me lo tomo a mal, pero en esta ocasión la reacción de la paciente me ha destrozado. Ni me llegó a decir cuál era su problema de salud".

Nganso, residente en la vecina Sesto San Giovanni, a media hora en coche de Cantú, cree que en los últimos años la sociedad italiana se ha abierto algo más a los migrantes, aunque advierte claramente que "los comportamientos cambian mucho en función del clima político". Por ello, entiende que algunos "quizás sean síntoma de un malestar social, pero eso debe ser controlado y no fomentado, alimentando la discriminación y encendiendo los ánimos".

El episodio racista ha desatado una ola de solidaridad en Facebook, algo que agradece el médico de Cantú, en la provincia de Como. "He visto muchos gestos de amistad, no es una novedad. Nunca quise generalizar sobre la sociedad italiana y tampoco lo voy a hacer ahora. Habitualmente, me encuentro con personas abiertas y acogedoras", escribió en su muro, aunque advirtió de que no siempre es así.

"También es cierto que hay una minoría, a menudo muy ruidosa, que tiene una actitud diferente. No estoy amargado por el comportamiento de esa anciana estúpida que se encuentra con un médico negro. Puedo entender su asombro, de verdad. Pero si se convierte en racismo o intolerancia, entonces me parece algo inaceptable".