Público
Público

Refugiados "Estamos huyendo de la guerra y lo único que pedimos es un sitio donde vivir"

El sufrimiento de varios refugiados, contados en la Puerta de Sol por videoconferencia desde Grecia, sirve para denunciar la falta política en la acogida de refugiados del Gobierno. Este martes, se cumple la cuota por la que España debía haber acogido a más de 9.000 personas, cumpliendo sólo con un 13%. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Concentración en Madrid pidiendo que España reciba a los refugiados / PÚBLICO

"Mi vida me la robó la guerra", sentencia desde Grecia uno de los miles sirios que se encuentran arrinconados en los campos de refugiados. Aún no se le ha devuelto porque continúa sin hogar, sin seguridad y sin futuro. Como él, otros tantos de afganos, paquistaníes, iraquíes, y un largo etcétera de hombres, mujeres, niños y familias enteras que huyen de la guerra. De todos ellos, al menos 15.888 deberían estar en territorio español si el Gobierno hubiera cumplido su acuerdo, sin embargo, sólo han llegado o van a llegar 1.257 de este tanto.

El día que se cumple el plazo para haber llegado a la cuota prometida, ni siquiera se ha llegado un 13%. No es solo el caso español, ningún país europeo ha cumplido su cuota. Mientras, miles de refugiados siguen pidiendo ayuda y la sociedad reclamando que así se haga.

Este mismo día, centenares de personas se han reunido en la Puerta de Sol para recordar a los refugiados ausentes "que ya deberían estar en España", denunciando la falta de voluntad política ante este drama. Pablo Sainz, portavoz de la Red Solidaria de Acogida, denuncia la farsa del Gobierno y la falta de intención en acoger a los refugiados. 

"Hemos demostrado en miles de ocasiones la voluntad de la sociedad civil" manifiestan desde la plataforma, y señalan que no se puede permitir que ningún ser humano viva "en condiciones tan míseras": Varios refugiados cuentan a través de la videoconferencia que llevan en torno a un año, algunos dos, esperando desde Grecia poder ir a cualquier otro país en el que puedan "tener un futuro". Denuncian que no hay seguridad, que no pueden ir a los colegios porque están a horas de distancia, la situación es de extrema pobreza viviendo entre ratones y serpientes, casi sin comida.

Varios refugiados cuentan cómo llevan más de un año esperando en Grecia un nuevo destino para "tener un futuro"

Maya, refugiada siria en Grecia, vive allí con su hijo: "Fue un viaje de mucho sufrimiento. Estuve meses en un campo de refugiados.  Las condiciones eran denigrantes y atroces. Después de cinco meses, conseguí viajar a Atenas. Aquí llevo un año y ocho meses esperando que se decida mi suerte".

Maya pide ir a Noruega con el resto de su familia, pero ante sus peticiones siempre hay una respuesta: "Espera". Algunas veces han sido peor, y han intentado que pida el asilo en Grecia porque es adulta y está con su hijo, renunciando a reunirse con el resto de familiares. "Pero no podemos quedarnos aquí, la Policía nos echa de unas casas a otras y he perdido todas las pertenencias que tenía. Solo estamos huyendo de la guerra y lo único que pedimos es un sitio donde vivir. No tenemos futuro y sentimos que nadie nos quiere" denuncia.

La Red Solidaria de Acogida ha organizado en Sol una jornada en la que utilizan objetos cotidianos para visibilizar a todos los refugiados ausentes, "pero que deberían estar aquí" / PÚBLICO

Pablo Sainz cuenta a Publico que desde la Red exigen la acogida de los refugiados y un cambio de política que ayude ante estas realidades tan crueles. Pero también señalan que "se tienen que abrir vías seguras. Las cuotas no eran una solución, sólo un paño tibio a un drama humanitario que no se alcanza a cubrir. Hay muchas medidas que los Gobiernos, han adoptado, en este caso PSOE y PP, que están en contra de las políticas humanitarias".

La Red recalca que la reclamación que hacen al Gobierno de acogida también se extrapola al resto de personas inmigrantes "como todos aquellos que entran por la frontera sur". 

"La sociedad civil quiere acoger a los refugiados"

Pablo Sainz relata cómo nació la red de solidaridad: "En 2015 nos juntamos 250 personas en una primera reunión para ver cómo podíamos ayudar en esta crisis humanitaria. A los pocos días nos enteramos de que había personas solicitantes de protección que estaban durmiendo a la intemperie tras llegar a la estación de Méndez Álvaro. Organizamos un dispositivos entre nosotros y dimos alojamiento para 130 personas en la primera semana. En la segunda lo mismo. A partir de aquí comenzamos con la labor de denuncia política a la administración que es la que debe dar asilo a estas personas y no la sociedad civil".

"Nuestra experiencia demuestra el potencial de la sociedad"

En la actualidad, trabajan en términos municipales: "La oficina de atención al refugiado se demora durante largos periodos de tiempo en dar las citas, a veces durante meses, y durante ese periodo los solicitantes no tienen ningún tipo de cobertura. Quedan en situación de calle". Por esto, explican que intentan cubrir estos huecos que quedan vacíos, por ejemplo, pagando el alojamiento a personas que se quedan fuera del sistema "excluyente" de asilo y no tienen dónde vivir.

Durante una de las videoconferencias, se acerca una de las participantes de la concentración al teléfono. Pregunta qué puede hacer desde España la sociedad civil por ellos, y desde Grecia no dudan: "Hay que alzar la voz ante el Gobierno español para que abran las fronteras y nos ayuden"