Público
Público

Protesta de inmigrantes Inmigrantes sin papeles protestan en el Hostal Welcome por sus precarias condiciones

La ONG Cruz Roja desarrolla en el hostal madrileño un proyecto de asilo y de ayuda humanitaria. Entre las quejas se encontraban la comida, la atención sanitaria, el transporte o la falta de actividades

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Inmigrantes protestan a las puertas del Hostal Welcome, en el  barrio de Vallecas, Madrid  /EUROPA PRESS (Javier Baeza)

Un grupo de inmigrantes en situación irregular ha protestado este lunes 17 de abril por la mañana a las puertas del Hostal Welcome, en el barrio de Vallecas (Madrid) para pedir unas mejores condiciones. La protesta ha comenzado alrededor de las 8,30 horas y hasta allí se han desplazado varios coches de la Policía que más tarde se han retirado.

El sacerdote y representante de la Coordinadora de Barrios, Javier Baeza, ha indicado que el grupo de personas concentradas a las puertas del alojamiento ascendía a unas 40 personas y entre sus quejas, se encontraban la comida, la atención sanitaria, el transporte o la falta de actividades como clases de castellano.

Asimismo, según ha indicado Baeza, algunos migrantes referían que llevan una estancia muy prolongada en este hostal, hasta 50 días, y que no saben cuál va a ser su futuro. Por ello, solicitan su traslado a pisos donde puedan comenzar una integración plena. "Ellos dicen que están aquí esperando no se sabe muy bien a qué; que al final de todo el periplo migratorio que han realizado se ven frente a un muro de incertidumbre, porque, no saben qué va a ser de ellos", ha precisado el sacerdote.

"Al final de todo el periplo migratorio que han realizado se ven frente a un muro de incertidumbre, no saben qué va a ser de ellos"

La ONG Cruz Roja desarrolla en el Hostal Welcome un proyecto de asilo y de ayuda humanitaria del que actualmente se benefician más de 250 personas que residen en este alojamiento --que también es frecuentado por turistas mochileros-- durante un tiempo que oscila entre la semana, para los demandantes de asilo, y los tres meses, para los migrantes en situación irregular.

El responsable de migrantes de Cruz Roja en Madrid, José Zamora, ha explicado a  que el grupo que protestaba este lunes está formado por unas 15 ó 20 personas, sobre todo, procedentes de Camerún que son atendidas por el programa de ayuda humanitaria de esta ONG. A diferencia de los solicitantes de asilo, estas personas suelen entrar por las costas, Ceuta y Melilla, "por cuestiones de atención humanitaria, porque vienen de países donde sufren hambruna o guerras", según precisa.

Zamora admite que aunque la atención que se ofrece es similar para todos, la cobertura no es la misma pues tienen que ceñirse al manual de intervención que contempla el convenio por el cual reciben la subvención del Ministerio de Empleo y Seguridad Social para este tipo de proyecto, que comprende, según señala, la atención de urgencia, tanto sanitaria como social, y la cobertura de necesidades básicas. También les facilitan un abono transporte, según añade.

"Es verdad que es una cuestión subjetiva y ellos consideran que las prestaciones que les estamos dando no son las adecuadas", indica Zamora, al tiempo que asegura que desde Cruz Roja siguen trabajando igual que el primer día. "Nosotros les intentamos explicar que simplemente desarrollamos el trabajo que podemos desarrollar", apunta.

Diferente cobertura para los solicitantes de asilo

Según explica, la ONG desarrolla este programa con los migrantes durante tres meses y considera que una de las razones que puede haberles llevado a protestar es la dilación en el tiempo de su estancia frente a la de sus compañeros de hostal que son solicitantes de asilo, que se suelen marchar de allí a la semana o a los 15 días como máximo, ya que en su caso se trata de una "primera acogida".

"La convivencia es mucho más intensa en el caso de las personas en ayuda humanitaria porque están más tiempo, la gente no ve la salida rápida como en el caso de asilo", remacha. A los tres meses, Cruz Roja estudia la situación concreta de cada migrante, si tiene redes de contactos, algún medio para encontrar trabajo y trata de potenciar su autonomía para que también salgan de esa situación irregular a corto o medio plazo.

En caso de que finalice ese tiempo y la persona no tenga redes, les derivan a las redes de servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid, en el caso de la capital. También podrían darles cobertura en algunos de sus centros de acogida, dentro de los proyectos generales de atención a personas migrantes.

Sobre las demandas concretas que han expresado este lunes, Cruz Roja explica que la atención sanitaria, siempre que sea necesaria, se deriva a los centros de salud para la atención en urgencias, al tratarse de personas que carecen de documentación. Acerca de las comidas, asegura que están cubiertas en el hostal y es la misma para todos, aunque dice que están dispuestos a realizar una revisión de los menús si es necesario.

Este lunes, un equipo de Cruz Roja se ha desplazado hasta el Hostal Welcome para conversar con los migrantes y transmitirles que están "trabajando por su bienestar" aunque reconocen que la situación está "un poco enconada". En todo caso, Zamora ha indicado que seguirán trabajando como hasta ahora porque tienen "poco margen". Por ejemplo, ha señalado que el manual no les permite responder a algunas demandas como entregas monetarias por encima de los topes.