Público
Público

Insultos y ofensas a Carmena en un chat de policías municipales de Madrid: "Que se muera la zorra vieja ya"

En las conversaciones hay descalificaciones hacia Pablo Iglesias y Gabriel Rufián, a los que se les desea la muerte,  y también hacia los periodistas Ana Pastor y Antonio García Ferreras

Publicidad
Media: 3.85
Votos: 13
Comentarios:

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. E.P.

Un grupo de policías municipales de Madrid ha cargado contra la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, tras considerar un "error terrible" las cargas policiales durante el referéndum de Catalunya. En un grupo de WhatsApp integrado por más de un centenar de policías, uno de los agentes comenta: "Lo que es terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros, qué vejestorio más despreciable", en referencia a los asesinatos de cinco abogados laboralistas en el bufete de la calle Atocha en 1977 a manos de la extrema derecha, del que Carmena se salvó por muy poco. Los mensajes los recoge eldiario.es y forman parte de una denuncia presentada por uno de los agentes en una comisaría de la policía municipal.

Lejos de ser un comentario residual, la conversación sigue entre media docena de policías locales, que responden: "Que se muera la zorra vieja ya". A partir de ese momento se realizan una serie de descalificaciones contra el procés independentista y la población catalana: desde celebrar la violencia de las cargas policiales en Barcelona a pedir un atentado como el de Las Ramblas. Otros policías incluso sugieren con ironía que a los que heridos no les hubiese pasado nada si "se hubieran quedado en casa jugando a los tazos".

Los mensajes contra Carmena se van agravando durante las semanas más mediáticas en Catalunya. Por el grupo se pasa una pantallazo de una noticia sobre la cesión de un espacio municipal para un acto "contra el día de la Hispanidad", que provoca nuevos comentarios. "Para eso si para poner la bandera no pedazo de vieja hija de la grandisima", protesta un agente, a lo que otro compañero acompaña: "Hija de la grandisima puta roja de mierda mal parida".

Media docena de agentes realizan habitualmente comentarios, a lo que la mayoría guarda silencio

Media docena de agentes son quienes realizan habitualmente estos comentarios en el chat, otros se limitan a darles la razón y también hay dos o tres que les recriminan sus mensajes, pero la mayoría se mantiene en silencio. El grupo de WhatsApp se creó hace casi dos años, en principio para tratar asuntos laborales. Actualmente lo integran 115 agentes, todos del turno de noche de la policía local de Madrid. El grupo llegó a tener más de 200, pero en las últimas semanas han habido muchas bajas.

"Ojalá explote La Sexta y pille a Pablo Iglesias y Rufián"

La alcaldesa de Madrid no es la única que recibe amenazas e insultos, los municipales también atacan a periodistas como Ana Pastor o Antonio García Ferreras y a políticos como el líder de Podemos, Pablo Iglesias y el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya Gabriel Rufián. Los comentarios se dan después de que un agente del grupo envíe unas declaraciones falsas de la periodista de La Sexta sobre los atentados de Barcelona. Aunque otro compañero le advierte de que la noticia forma parte de un montaje, hay varias descalificaciones de los periodistas de La Sexta de muy mal gusto, según informa eldiario.

Pablo Iglesias entrevista a Gabriel Rufián, en 'Otra Vuelta de Tuerka'.

Hay mensajes que anhelan también la muerte de Iglesias y Rufián y de los trabajadores/as de La Sexta. "Ojalá explote la sexta con todos ellos dentro y que ese día esté también Pablo Iglesias y Rufián", a lo que otro participante responde con “un muerte lenta y agónica".

Denuncia por "delito de odio"

Estos comentarios han salido a la luz a raíz de una denuncia presentada el 13 de noviembre por uno de los integrantes del grupo de WhatsApp, que acudió a una comisaría tras recibir amenazas en el chat que empezaron en el mes de agosto, tras los atentados terroristas en Catalunya.

El agente señala en la denuncia lo que a su juicio es un delito de odio, ya que considera que ataques que recibe están relacionados con su función como delegado sindical de Comisiones Obreras. El agente manifestó haber reforzado su seguridad y la de su familia por miedo a represalias.

La denuncia se presentó ante el departamento de Asuntos Internos de la Policía, aunque por el momento no hay noticias de esa investigación. El caso lo lleva Juzgado de Instrucción Número 49 de Madrid, que ya ha citado al denunciante para ratificar lo dicho en comisaría.