Público
Público

Juicio Altsasu Un vídeo desmiente la versión de uno de los guardias civiles implicados en la pelea de Altsasu

El tribunal ha admitido este miércoles la grabación realizada por uno de los acusados con su teléfono móvil. El sargento, al comprobar que le estaban filmando, lanzó el aparato al suelo de un manotazo.

Publicidad
Media: 4
Votos: 33

Varias personas protestan durante la octava jornada del juicio en la Audiencia Nacional por la agresión a dos guardias civiles en Altsasu. / EFE

Gritos, algún que otro insulto, un móvil que vuela al suelo a raíz de un puñetazo y un hombre de camisa blanca impoluta dando vueltas de un lado a otro. Así podría resumirse el vídeo grabado con su teléfono por uno de los jóvenes acusados de terrorismo por la pelea de bar en Altsasu. Las imágenes corresponden precisamente a la madrugada del 15 de octubre de 2016, cuando se produjo la reyerta con los dos guardias civiles sin uniforme. A pesar de su valor, esta prueba audiovisual había sido inicialmente rechazada por el tribunal.

Las cosas han cambiado este miércoles, cuando la Sala ha admitido el vídeo aportado por la defensa. El joven que lo grabó, Iñaki Abad, enfrenta una petición de 50 años de cárcel. Se trata, por tanto, de una prueba clave para él y para los otros siete acusados. En total, la Fiscalía pide para todos ellos penas que suman 375 años de prisión. Tres de los acusados –Jokin Unamuno, Adur Martínez de Alda y Oihan Arnanz- llevan más de 500 días encarcelados de forma preventiva.

“Conviene recordar como muestra de las irregularidades acaecidas que la inclusión de esta prueba, donde se observan a algunas de las personas encausadas y denunciantes, ha requerido de la insistencia de las defensas, ya que fue denegada inicialmente por el tribunal”, remarcaron desde el Grupo de Madres y Padres de Altsasu.

En el vídeo aportado por Abad se ve claramente al sargento de la Guardia Civil que se encontraba aquella noche en el bar Koxka de Altsasu junto a un teniente del cuartel de esa localidad navarra y sus respectivas parejas. En distintas declaraciones, tanto el sargento como algunos testigos presentados por la acusación aseguraban que su prenda de color blanco había quedado repleta de manchas, provocadas por las patadas que habría recibido durante la pelea.

Sin embargo, en la grabación que se ha visualizado este miércoles en la Audiencia Nacional no se observan tales huellas sobre su camisa ni se aprecia que hubiese recibido golpe alguno. En su lugar, se ve al sargento caminando de un lado a otro junto a varios policías forales y tratando de identificar a varios jóvenes con los que mantiene contacto visual, mientras Abad lo grababa con su móvil. Fue entonces cuando le pegó un manotazo al teléfono, que cayó al suelo. “Tranquilidad, eh”, se oye gritar segundos después.

En otro instante del vídeo, el agente de la Benemérita se dirige a un bar que está enfrente del Koxka para ver quiénes estaban allí. Siempre lo hace custodiado por los miembros uniformados de la Policía Foral de Navarra.

“Desmonta las acusaciones”

A criterio del Grupo de Madres y Padres de Altsasu, estas imágenes “refuerzan la versión de las defensas y desmontan afirmaciones claves de la fiscalía y de las acusaciones”. Entre otros aspectos, subrayan que en esa grabación no se observan “manifestaciones de hostigamiento a las fuerzas de seguridad, ni gritos de Alde Hemendik (‘Que se vayan’), ni nada parecido a tumultos agresivos”.

“Resulta altamente significativo que el sargento se cruza o se mueve entre la gente, entre ellos varios encausados, manteniendo contacto visual, sin reconocer a ninguno de ellos”, apuntaron. Asimismo, destacaron que estas imágenes “muestran unos acontecimientos más compatibles con un contexto festivo con personas ebrias”.

Durante la sesión de este miércoles también se ha visionado el vídeo de la retransmisión de un partido de pelota que tuvo lugar la misma noche de la pelea. En esas imágenes de ETB (Televisión Pública Vasca) “se puede ver cómo la vestimenta negra-oscura de un encausado es claramente diferente a la descripción realizada por los denunciantes en sus declaraciones, lo que vuelve a poner en entredicho el relato de las acusaciones”, subrayaron los familiares.

¿Golpe o torcedura? 

Asimismo, dos peritos médicos han presentado sus valoraciones en torno a las lesiones que presentaba el teniente en su tobillo. En tal sentido, indicaron que este tipo de roturas no son habitualmente causadas por un golpe directo, sino que suelen deberse a “mecanismo indirecto”, como puede ser una torcedura seguida de una caída.

El juicio continuará este jueves con el visionado de algunos videos presentados por la acusación. Según ha podido saber Público, el viernes –en contra de lo inicialmente previsto- no habrá sesión, por lo que la vista continuará la semana próxima, tras el puente del 1 de Mayo.