Público
Público

Lavapiés clama: "Todos somos Mame Mbaye"

Miles de personas protestan en el barrio madrileño de Lavapiés por la muerte del mantero senegalés de un infarto tras ser perseguido por la Policía Municipal. No se han producido incidentes.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 10

Concentración en la plaza de Nelson Mandela, en el barrio madrileño de Lavapiés, para protestar por la muerte del mantero senegalés Mmame Mbage. JAIRO VARGAS

Tras la tempestad del jueves, vino la calma tensa de este viernes. La protesta convocada por "la memoria de Mambe Myabe Ndiayer", el mantero senegalés fallecido este jueves en Madrid, por el Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid ha traído a miles de personas a las calles del centro de Madrid y se ha desarrollado sin incidentes. 

La concentración, emplazada a las 18:00 en la Plaza de Nelson Mandela de Lavapiés, se convirtió en una masiva manifestación espontánea por las estrechas y empinadas calles del castizo barrio de Madrid. Los gritos de "justicia", "la policía mata" y "ningún ser humano es ilegal" han dominado la marcha, que al encontrarse con varias dotaciones de antidisturbios de la Policía Nacional pertrechadas con cascos, escudos y lanzadores de balas de gomas, en la Plaza de Lavapiés se incrementó la tensión. Varios hombres africanos mediaron entre la policía y los manifestantes para evitar que se produjesen enfrentamientos entre los agentes del orden y las personas que pedían justicia para Mambe Myabe.

Concentración en la plaza de Nelson Mandela, en el barrio madrileño de Lavapiés, para protestar por la muerte del mantero senegalés Mmame Mbage. JAIRO VARGAS

La manifestación volvió a la Plaza de Nelson Mandela donde acabó entre proclamas de "libertad" y un minuto de silencio por el mantero senegalés, precedidos por varias intervenciones de migrantes africanos. "Queremos beber del mismo agua que bebéis ustedes", "¿por qué los perros van a tener mejor vida que los negros", "somos todos iguales" y "queremos libertad y legalidad" son algunas de las frases que más aplausos han arrancado de la multitud que abarrotaba la plaza.

"Hoy estamos aquí porque hemos perdido un amigo, un hermano, un hijo al que mató la Policía Municipal por salir a ganarse la vida vendiendo ropa en la calle para poder tener algo para sobrevivir. Legalicen a los inmigrantes, por amor de Dios. ¿Cómo quieres que una persona indocumentada pida trabajo en una oficina? La migración empezó cuando los americanos y los europeos fueron a África cogiendo a nuestros tatarabuelos para llevarlos a los campos de cultivo para explotarlos. Por favor, ya basta de maltratos", ha denunciado a Público, Ismael, un cocinero de Guinea Conakry.

Dos jóvenes depositan velas en el lugar donde murió el mantero senegalés Mmame Mbage. JAIRO VARGAS

Tania y Vanessa, dos estudiantes negras de 20 y 21 años, han venido juntas a la protesta antirracista. "Cuando me enteré de lo que había pasado me vinieron flash backs de todos los momentos racistas que he vivido. He sufrido acoso en el instituto por ser negra. Se me saltaron las lágrimas al pensar que podría ser mi padre. Han matado a una persona inocente", ha explicado Vanessa. "Hay que aprender a gestionar las minorías. No pueden seguir las cosas así", ha manifestado Tania.

Mientras la gente se iba yendo a cuentagotas, las personas racializadas formaban corrillos donde, como Tania y Vanessa, contaban las experiencias de racismo cotidiano que han sufrido y denunciaban el racismo institucional y social de España. Resume la protesta pacífica de este viernes las palabras de Tania: "Somos todos de carne y hueso, solo nos diferencia el color de piel. Me veo igual que una persona blanca. Pero no me va a llenar de odio, me voy a llenar de amor".