Público
Público

Maltrato animal Animalistas piden actuar contra el chatarrero de Mataró por maltratar a su burro

El animal se ha convertido en el epicentro de la lucha por la protección de los équidos. Las protectoras piden al Ayuntamiento que sancione al propietario y decomise al animal.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El burro del chatarrero de Mataró.

La organización animalista Faada, afincada en Catalunya, ha presentado una denuncia administrativa este jueves ante el Ayuntamiento de Mataró por los “malos tratos” que sufre un conocido burro de la localidad, utilizado por un vecino desde hace años para recoger y vender chatarra.

Este animal, que recorre las calles del municipio tirando de un pesado carro lleno de chatarra, se ha convertido en los últimos meses en un símbolo de la protección de los équidos en Catalunya y en el resto del país.

Las protectoras han denunciado reiteradamente “las palizas que el propietario propina al animal”, las “laceraciones en el contorno de los ojos” por llevarlos permanentemente cubiertos, el lugar lleno de residuos y basura en el que su propietario lo mantiene y la falta de alimentación necesaria y correcta, acreditada por varios informes veterinarios.

“El Ayuntamiento de Mataró ha consentido durante años que el propietario vulnere sistemáticamente la ley y las ordenanzas de la ciudad, tanto la de circulación como la de protección de los animales. Es inaceptable que una administración que en sus propias ordenanzas sobre Tenencia de Animales Domésticos manifiesta como objetivo garantizar el máximo respeto a los derechos de los animales, y el buen nivel de convivencia entre personas y animales en el medio urbano, pase por alto esta situación de maltrato”, ha señalado Faada en un comunicado.

La organización asegura que se ha reunido varias veces con las administraciones locales para que procedieran al decomiso del burro, pero “ante la falta de acción de las mismas” –argumentan- ha decidido ahora interponer formalmente una denuncia para que el Ayuntamiento “proceda a sancionar e inhabilitar al propietario”.

El consistorio, por su parte, ha mantenido hasta ahora que “el burro está bien cuidado” y que “tiene los papeles en regla”, según manifestó el propio concejal de Salud Pública, Joan Vinzo, a La Vanguardia.