Público
Público

MALTRATO ANIMAL El rechazo social hace crecer el veto a los circos con animales por todo España

Madrid ha sido el último ayuntamiento en sumarse a los casi 400 municipios que han prohibido ya los animales salvajes en estos espectáculos. Algunas comunidades, como Catalunya, han elaborado una normativa para todo el territorio.

Publicidad
Media: 4.89
Votos: 9
Comentarios:

Un tigre en un espectáculo de circo. EFE

Hace pocas semanas el mítico circo Ringling, el circo que se definía como "el mayor espectáculo del mundo", anunció que echará el cierre de forma definitiva el próximo mayo tras más de medio siglo de actuaciones.

Entre los motivos, el rechazo creciente al maltrato animal, por el que el circo había sido denunciado en varias ocasiones, y que le llevó a eliminar los elefantes de sus espectáculos un año antes.

Al igual que sucedió con las orcas de Seaworld, Ringling es sólo un síntoma del repudio cada vez mayor a este tipo de representaciones. En España, son los ayuntamientos los que están tomando la iniciativa. Según los datos recopilados por Infocircos, sólo en 2016 el número de municipios españoles libres de circos pasó de 200 a 370. En algunos territorios, como la Comunidad de Madrid, con un acelerón importante: allí se pasó en ese año de 8 a 48 localidades con veto a los espectáculos circenses. Otras como Navarra pasaron de 2 a 11, o Canarias, de 3 a 15.

El último en engrosar la lista ha sido el de Manuela Carmena, que esta semana ha dado el primer paso para prohibir los circos con animales salvajes en la ciudad.

"En los circos, los animales suelen vivir en condiciones de cautividad, alojados en jaulas y contenedores donde apenas se pueden mover y son transportados a largas distancias en remolques de camiones que no satisfacen sus necesidades fisiológicas más básicas", dice la proposición del consistorio madrileño para una normativa sobre los derechos de los animales, que añade que estos espectáculos suponen "muchas horas de castigo" a los animales, con "golpes, horas sin comer o
incluso descargas eléctricas".



Mapa elaborado por Inforcircos

Los profesionales del sector, agrupados en la Unión de Porfesionales y Amigos de las Artes Escénicas y en la más reciente Asociación Circos Reunidos, luchan por mantener los animales en los espectáculos circenses, aunque aseguran que su objetivo es el de "perseguir cualquier caso de maltrato animal en el circo".

"Grupos minoritarios, agresivos y antisistema nos agreden continuamente, amenazan a los Ayuntamientos y Comunidades Autónomas que nos permiten
trabajar, rompen la cartelería, infundiendo graves acusaciones a un colectivo que desarrolla una actividad legal", denuncian.

En 2016 el número de municipios españoles libres de circos pasó de 200 a 370

En 2008, una invesitigación de la organización animalista Igualdad Animal documentó los trastornos físicos y psicológicos de varios animales del Circo Mundial, el Circo Americano, el Circo Italia y el Roma Doma tras permanecer encadenados y enjaulados durante el tiempo que no estaban en el espectáculo.

Los colectivos animalistas piden que se prohíba el uso de cualquier tipo de animal en los espectáculos circenses, como ya han establecido a través de su legislación algunos paíese como Austria, Bolivia, Grecia o Malta. Otros, como Finlandia, Dinamarca, Hungría, Portugal, India, Suecia, Eslovenia, o Perú han prohibido el uso de especies salvajes.

Catalunya ha sido la primera comunidad en prohibir los animales en los circos a nivel autonómico

Aquí no existe una norma a nivel estatal, sino que las prohibiciones se han ido estableciendo a nivel local a través de ordenanzas municipales. No obstante, las iniciativas están calando también a nivel autonómico. Catalunya se ha convertido en la primera comunidad en prohibir la utilización de animales salvajes en los circos en todo el territorio autonómico y la Comunidad Valenciana, Galicia, Extremadura, Castilla-La Mancha, Cantabria, La Rioja y Murcia han anunciado pasos en el mismo sentido.