Publicado: 30.08.2015 11:44 |Actualizado: 30.08.2015 15:36

Otra muerte de un hombre corneado en un encierro vuelve a poner en tela de juicio los festejos taurinos

La víctima, de 63 años, falleció tras recibir una cornada de un novillo en el corazón durante las fiestas de Cuéllar (Segovia). En lo que va de verano ya han muerto diez personas.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3
Comentarios:

SEGOVIA.— Un hombre, aún sin identificar, ha muerto este domingo tras recibir una cornada de un novillo en el tórax, que le ha afectado directamente al corazón, en el primer encierro de Cuéllar (Segovia), según han confirmado fuentes municipales y de la enfermería.

La víctima mortal es un hombre con iniciales J.M.R.B., de 63 años, y era vecino de Rentería (Gipuzkoa).

El suceso, según algunos testigos, se ha registrado en torno a las nueve y veinte de la mañana, en la zona conocida como del "embudo", de transición entre el final del recorrido del campo y el inicio del trazado urbano, donde un toro rezagado ha arremetido contra el corredor causándole la muerte prácticamente en el acto.



La Asociación Encierros de Cuéllar, que preside Jesús Salamanca, en su informe sobre el encierro ha explicado que la bajada de la zona del "embudo", donde termina el recorrido por el campo y comienza el tramo urbano, ha sido "muy rápida y peligrosa".

La asociación ha recordado el "peligro" que corren los espectadores en la zona del "embudo", donde solo existen vallas de delimitación, no de protección, y donde suelen acudir personas mayores y niños con pocos recursos físicos, en su opinión.

En lo referido al recorrido urbano, en el informe esta asociación califica el encierro como "malo", con ganado disgregado al que no se le ha podido hacer buenas carreras, ya que la rapidez de bajada en el "embudo" ha marcado mucho todo el recorrido donde los bravos y los mansos han llegado por separado.

Los toros, procedentes de la ganadería Blázquez y Rein, de Alcalá del Valle (Cádiz), han entrado finalmente en la plaza cerca de las diez de la mañana y, además de la cornada mortal, ha habido que registrar una contusión leve de un joven en el recorrido urbano.

Con esta muerte ya son casi diez las personas que han muerto este verano en los numerosos festejos taurinos que se celebran en todo el país. Una cifra, la más elevada de los últimos años, que acrecienta la polémica sobre la conveniencia de estos festejos y ha generado un debate sobre las medidas de seguridad en estos eventos.

Dos heridos, uno muy grave, en Alcalá de Henares

Además, este mismo domingo otras dos personas han resultado heridas, una de ellas de gravedad al ser corneada, durante la suelta de reses de la última jornada de las fiestas de Alcalá de Henares que ha tenido lugar este domingo.

Según ha informado el Consistorio complutense en un comunicado, un vecino alcalaíno de 62 años que responde a las iniciales E.S.T. ha resultado herido muy grave, después de que el tercer novillo del festejo saltase al callejón, donde se encontraban decenas de espectadores.

El hombre ha sido estabilizado y operado en el quirófano de la plaza de toros de Alcalá de Henares y trasladado intubado al Hospital Príncipe de Asturias en estado muy grave.

Al Hospital ha llegado también un herido de 52 años, que responde a las iniciales I.M.R., y que presenta pronóstico reservado. Sufre un traumatismo en el cuarto dedo de la mano derecha con aplastamiento de la falange distal, y un traumatismo craneal cerrado sin pérdida de consciencia. Ha pasado a Observación.

Etiquetas