Publicado: 17.12.2014 23:14 |Actualizado: 17.12.2014 23:14

Un obispo dice que la Iglesia asume la pederastia "como Jesús sufrió a Judas"

El prelado de Ciudad Real Antonio Algora sostiene que los abusos a menores en nuestro país “se producen en un 99% en el seno familiar, no en el educativo ni en el religioso”.

Publicidad
Media: 2
Votos: 8
Comentarios:

MADRID.- El caso de los presuntos abusos sexuales a un menor en Granada sigue dando dolores de cabeza a los representantes de la Iglesia Católica, que a menudo avivan aún más la polémica con sus declaraciones al respecto.

Este miércoles, en su tradicional desayuno informativo previo al periodo navideño, el obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, ha asegurado que distintos medios de comunicación esperaron para hacer públicos los supuestos abusos coincidiendo con la Asamblea Plenaria de la diócesis de Granada.

“Me llama la atención que se esperaran con lo de Granada al lunes en el que empezaba la plenaria cuando eso se sabía muchos meses antes”, sostuvoAlgora este miércoles, para después asegurar que estas “sorpresas” entran “dentro del guión de la cruz que la Iglesia tiene que llevar cuando uno de sus hijos mete la pata. Lo sufrió el Señor con Judas y lo tenemos que sufrir a lo largo del tiempo, es la cruz del pecado”, afirmó.



Después de apostillar que a los miembros de la Iglesia este tipo de hechos les causan “mucho dolor, porque son personas con las que has estado conviviendo”, el obispo no dejó pasar la ocasión de intentar desligar los abusos a menores de la institución católica. “Es necesario confirmar que la pederastia en España se produce en un 99% en el seno familiar, no es en el educativo ni en el religioso donde se produce”, aseguraba, sin especificar el origen de esta cifra.

Desde su llegada al Vaticano el Papa Francisco ha reivindicado la necesidad de sacar de los armarios y castigar todos los abusos a menores por parte de miembros del clero, y se ha implicado en el caso de Granada conversando telefónicamente con la presunta víctima hasta en dos ocasiones. Varios sacerdotes supuestamente vinculados con el caso han sido apartados de sus funciones, pero otros tantos siguen ejerciendo.

La ONU emitió a principios de año un duro informe en el que acusaba a la Iglesia de seguir encubriendo este tipo de prácticas, y las declaraciones de distintos representantes de la institucional menudo han servido para echar más leña al fuego.

En su intervención de este miércoles, el obispo que en su día llegó a criticar la reforma laboral de Rajoy ha reconocido también que la Iglesia está llena de “pecadores arrepentidos”, para después lanzar una consigna en contra del aborto. “La Iglesia está formada de pecadores arrepentidos: ojalá que esto vaya creciendo y seamos fieles al mensaje del Señor de respetar la dignidad de la persona desde que está en el vientre de su madre hasta la sepultura”, zanjaba.