Público
Público

Rescates en el Mediterráneo Save The Children suspende los rescates en el Mediterráneo por el acoso de la Armada libia

La ONG lamenta la "incertidumbre" que plantea el hecho de que las autoridades libias "hayan decidido incrementar su zona de operaciones dentro de lo que se considera aguas internacionales".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Migrantes rescatados por el barco 'Vos Hestia' de la ONG Save the Children, en el puerto siciliano de Augusta. REUTERS/Antonio Parrinello

La ONG Save The Children ha informado este domingo de su decisión de suspender temporalmente las operaciones de rescate que venía desarrollando en el mar Mediterráneo como respuesta a la decisión de la Armada libia "de ejercer acciones de control en aguas internacionales".

La embarcación de esta organización, Vos Hestia, "se mantiene en espera y preparada para responder, una vez que se vuelva a garantizar la seguridad de sus operaciones", señala el comunicado remitido a los medios.

En el mismo, Save The Children lamenta la "incertidumbre" que plantea el hecho de que las autoridades libias "hayan decidido incrementar su zona de operaciones de 12 a 70 millas marinas desde la línea de costa, distancia que entra notablemente dentro de lo que se considera aguas internacionales".

"La seguridad del equipo y de la tripulación es primordial y, sin las adecuadas garantías, podríamos tener que considerar la posibilidad de una suspensión permanente, una decisión que no querríamos tener que tomar", ha subrayado Rob MacGillivray, director de operaciones del Vos Hestia en declaraciones recogidas en el comunicado.

La ONG operaba hasta ahora en esa zona para salvar a migrantes en riesgo de morir ahogados que huyen por ejemplo en endebles embarcaciones de caucho y que en muchos casos se lanzan al agua sin llevar el suficiente combustible para la travesía.

En ese sentido, han recordado que el pasado año se ahogaron 5.000 personas y que en lo que llevamos de 2017 han fallecido ya más de 2.200.

Save The Children ha manifestado su preocupación sobre la posibilidad de que migrantes y refugiados se vean obligados a volver a Libia, "lo que según los informes de las Naciones Unidas representa un peligro por el trato que están recibiendo en el país", apuntan.