Público
Público

Susana Díaz retira en dos horas el concepto hombre como víctima de violencia de género

El Gobierno andaluz admite “el error” y cambia la redacción del recién aprobado decreto de apoyo a empresas de inserción sustituyendo la palabra hombre por “persona víctima de violencia de género”.

Publicidad
Media: 3.73
Votos: 11
Comentarios:

La presidenta andaluza, Susana Díaz, saluda en los jardines del Palacio de San Telmo en Sevilla a las mujeres que participan en la reunión hoy del Consejo Andaluz de Participación de las Mujeres. /EFE

El Gobierno de Susana Díaz ha tardado menos de dos horas, tras la publicación de la información avanzada por Público, en retirar la consideración de “hombre” como víctima de violencia de género que aparecía en el nuevo decreto de empresas de inserción en Andalucía. La Consejería de Presidencia asume que ha sido “un error” y ha ordenado borrarlo tanto del preámbulo del decreto recién aprobado como de la nota difundida a los medios de comunicación, así como de las redes sociales (se eliminó un tuit que equiparaba a hombres y mujeres como víctimas de violencia de género). La nueva redacción habla ya de “personas víctimas de violencia de género”.

El matiz está en el uso del lenguaje, porque el efecto de los cambios normativos es el mismo, y además viene impuesto por una directriz europea: se clarifica y amplía la consideración de víctimas de violencia de género “a todas aquellas personas que convivan en el contexto violento”. Pero la rectificación en el uso del lenguaje no es baladí para el Gobierno andaluz, que hasta hoy siempre ha distinguido claramente qué es violencia de género y qué es violencia doméstica.

En el primer caso se habla de machismo y de los malos tratos que el hombre ejerce contra la mujer, su pareja o expareja; en el segundo caso se refiere a otro tipo de agresiones en el ámbito familiar (de hijos a padres, entre hermanos…) La casuística de hombres que son maltratados por sus parejas es tan ínfima, que la Junta no legisla específicamente este espectro, aunque también se contempla en la Ley andaluza de Igualdad. Al incluir “por error” al hombre en el contexto de la violencia machista, el Ejecutivo andaluz asume que se ha desviado de su propio discurso, y ha rectificado de forma fulminante.

El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes por la mañana una modificación de la normativa que regula las ayudas públicas a empresas que contratan a personas en riesgo de exclusión. Uno de los colectivos beneficiarios es el de las víctimas de violencia de género, y por primera vez la Junta ampliaba este concepto “tanto a mujeres como a hombres, incorporando igualmente a todas a aquellas personas que convivan en el contexto violento”.

La inclusión del término hombre “sorprendió” y generó “estupor” tanto en la Consejería de Igualdad como en el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), y en pocos minutos se le trasladó su preocupación al departamento de Empleo, responsable de dicha norma. El revuelo ha aumentado porque justo cuando el Consejo de Gobierno aprobaba esta reforma normativa, en el mismo Palacio de San Telmo, Susana Díaz estaba presidiendo el pleno del Consejo Andaluz de Participación de las Mujeres, junto a todas las responsables del área de Igualdad.

El Gobierno andaluz admite el "error"

Fuentes del Ejecutivo andaluz admiten que la consideración de hombre como víctima de violencia de género ha sido “un error” que contradice el discurso político de esta Administración, y que atribuyen a una “confusión” o “la falta de coordinación” entre dos departamentos del Gobierno: Empleo, que regula el decreto, y Bienestar Social, responsable de los informes de impacto de género de toda la legislación que sale del Consejo de Gobierno. La Consejería de Presidencia es quien ha ordenado rectificar el texto y corregir la redacción del decreto, que aparecerá publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) sin calificar al hombre como víctima de violencia de género.

Las modificaciones al decreto andaluz son, en realidad, una adaptación autonómica del Convenio del Consejo de Europa sobre Prevención y Lucha contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica. El documento, también conocido como Convenio de Estambul (2011)-, hace extensivo el concepto de víctima al hombre (adultos, mayores, niños), no sólo a la mujer, y fue firmado por 40 países, entre ellos España. Para la nueva redacción del decreto, el Gobierno andaluz ha tenido en cuenta las definiciones exactas que aparecen en el artículo 3 de dicho convenio, y que distinguen y clarifican los siguientes conceptos: A) “Violencia contra las mujeres”; B) “Violencia doméstica”; C) “Género”; D) “Violencia contra las mujeres por razones de género” y E) “Víctima”. El decreto andaluz incluye al hombre en este último concepto genérico de “víctima”, entendiendo como “toda persona física que esté sometida a los comportamientos especificados en los apartados A y B”.